A pesar de la urgencia

Atoran en Senado reglas para Sofipos

Autor: Jessika Becerra, Agencia Reforma

2018-09-16 21:43:07

NACIONAL

Las Sofipos son un sector deteriorado no sólo por los fraudes sino por indicadores de su balance financiero


A pesar de que las Sociedades Financieras Populares (Sofipos) podrían convertirse en un riesgo para el sector financiero y para los ahorradores, la supervisión es deficiente y un nuevo marco regulatorio sigue atorado en el Senado.

Bernardo González, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), organismo encargado de la supervisión, asegura que en 2015 la Secretaría de Hacienda presentó un proyecto para arreglar las deficiencias del marco jurídico actual de las Sofipos, donde se buscaba limitar el monto de depósitos que reciben.

Aunque el proyecto fue aprobado en Diputados se quedó atorado en el Senado, según González, por el cabildeo de la Asociación de Sofipos (Amsofipo).

Asegura que la Comisión trabaja desde hace meses en fortalecer el marco regulatorio dentro del ámbito de su competencia.

Para la tarea de supervisión, la CNBV es asistida por federaciones regionales, pero sus labores de vigilancia no han sido positivas.

Muestra de lo anterior es que en el actual sexenio ya reportaron ocho casos de fraude o problemas para que los ahorradores retiren sus recursos de estas sociedades y de 43 Sofipos que operan poco más de la mitad lo hacían en número rojos al primer semestre de 2018.

Para muestra de la deficiencia regulatoria es lo que ocurrió con el fraude de Ficrea de 2014, que afectó a más de 6 mil 800 ahorradores por más de 6 mil 800 millones de pesos.

También está el caso de Alta, una empresa donde también hubo triangulación, pero los ahorradores recuperaron su dinero porque los pasivos de la empresa se transfirieron a Finamigo.

El tercer escándalo fue el de Planfía, ya que sus ex directivos colocaron en el mercado bursátil certificados sin garantía por más de 600 millones de pesos y desviaron esos recursos a cuentas personales.

Después, en 2016, la CNBV revocó la autorización para operar a Sofagro y Opormex y a la Federación Mexicana de Desarrollo, por no cumplir con las disposiciones.

Si un ahorrador pierde sus recursos en una Sofipo, está cubierto con un seguro de depósito de hasta 25 mil Udis, unos 150 mil pesos.

Pero la falta de vigilancia ha permitido que los ahorradores depositen más de lo que cubre el seguro de depósito, reconocieron directivos de la CNBV y la Condusef.

También ha permitido desfases entre los periodos a los que se otorgan los créditos y los lapsos en los que las entidades requieren liquidez.

Con ello, generan problemas para cumplir con los mínimos regulatorios de capital, como le sucedió a Progressa, Alta, Planfía, Porvenir, Proyecto Coincidir, Perseverancia, Sierra Gorda y Caja Reforma.

Mario di Costanzo, presidente de la Condusef, expuso que se requiere una ley que tope los depósitos a dos veces el seguro.


NAYARIT

LO MÁS LEIDO