Mala administración

Crece deuda pese a ingresos excedentes

Autor: Belén Rodríguez, Agencia Reforma

2018-10-21 21:03:25

NACIONAL

De 2000 a 2016, cada año se obtuvieron ingresos excedentes superiores al uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), con excepción de 2001, 2002 y 2009, de acuerdo con el Centro de Estudios de Finanzas Públicas (CEFP)


Aunque en los últimos 15 años el Gobierno ha recibido más ingresos que lo presupuestado, estos recursos adicionales no le han bastado y ha contratado más deuda para cubrir un gasto creciente.

De 2000 a 2016, cada año se obtuvieron ingresos excedentes superiores al uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), con excepción de 2001, 2002 y 2009, de acuerdo con el Centro de Estudios de Finanzas Públicas (CEFP)

En el mismo periodo, la deuda en su medida más amplia y medida como porcentaje del PIB, pasó de 30.6 a 48.7 puntos, con un crecimiento ininterrumpido desde 2008.

En total, en el periodo referido los ingresos adicionales suman 4 billones de pesos, a precios de 2016, según cálculos del CEFP.

Este monto es equivalente a casi el presupuesto total de 2016.

Sin embargo, los recursos adicionales no han generado ahorros, ni se han visto reflejados en un déficit público menor.

El balance presupuestario es la diferencia entre los ingresos y los gastos totales, por lo que un resultado negativo o deficitario implica que se ha gastado más de los que se recibió, lo que al final determina el endeudamiento.

"El continuo incremento de los ingresos presupuestarios, y de su favorable evolución al compararse con lo aprobado en la LIF, no se ha traducido en una reducción permanente en el déficit público, menor deuda o mayores ahorros financieros del sector público", señala el análisis del centro de estudios.

De acuerdo con el Instituto para el Desarrollo Industrial y Crecimiento Económico (IDIC), las finanzas públicas no han enfrentado una falta de recursos, sino más bien una mala administración que ha destinado los recursos adicionales a cubrir gasto corriente de operación, el cual no contribuye al fomento de actividades productivas de manera directa.

Según muestran cifras de la Secretaría de Hacienda, el déficit presupuestario de 2000 a 2005 se mantuvo por debajo de uno punto porcentual del PIB, los dos años siguientes re registro un superávit cercano a 0.1 por ciento del PIB.

A partir de 2008, con la crisis financiera, el balance presupuestario regresó a un resultado deficitario y desde entonces ha marcado una tendencia al alza, al pasar de -0.1 por ciento del PIB en 2008 a 2.5 por ciento en 2016, con un nivel máximo registrado en 2015 al alcanzar 3.4 puntos.

Adicional al problema de presupuestario y ejercicio del gasto señalado por los análisis tanto del CEFP como del IDIC, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha señalado que faltan mecanismos de transparencia en el uso de los ingresos excedentes.


NAYARIT

LO MÁS LEIDO