Con una buena higiene

Se pueden prevenir infecciones en las glándulas mamarias

Autor: Argimiro León

2018-07-05 20:51:17

NAYARIT

La Secretaría de Salud en Nayarit les reitera las medidas preventivas a mujeres que amamantan para evitar este mal, este mal se origina por bacterias que se encuentran sobre la piel del pecho


La mastitis es una inflamación de las glándulas mamarias que se manifiesta con dolor intenso, endurecimiento del seno, enrojecimiento de la piel y aumento de temperatura corporal, se presenta principalmente en mujeres de 18 a 35 años de edad, durante y fuera del período de lactancia, el tipo más frecuente de mastitis es la que se conoce como puerperal, la cual se presenta en las primeras dos semanas de lactancia y se caracteriza por provocar un estancamiento de la leche, debido a la inexperiencia propia en la técnica de amamantamiento.

Así lo dio a conocer el titular de los Servicios de Salud en Nayarit, Víctor Quiroga Aguirre, añadiendo que en otros casos “este mal se origina por bacterias que se encuentran sobre la piel del pecho, como el estafilococo áureo, que penetra la aureola o el pezón a través de las grietas en la epidermis”.

Estas grietas son causadas por la incorrecta o excesiva succión de los recién nacidos. A las pacientes con esta patología se les prescriben antibióticos y antinflamatorios, pero lo más importante es no dejar de amamantar cuando no hay diagnóstico de infección.

Recordó que la Secretaría de Salud en Nayarit en un constante acercamiento con mujeres que están amamantando o apenas concluyeron dicha etapa, “les reitera las medidas preventivas para no desarrollar mastitis, las cuales son: ofrecer el pecho a demanda, no limitar la duración de la toma, evitar usar ropa ajustada, masajear y limpiar el pecho antes de amamantar, así como una adecuada higiene de manos”.

Por otro lado, la mastitis no asociada a la lactancia es un proceso inflamatorio relacionada con tumores, traumatismo y otro tipo de patologías, como las llamadas autoinmunes o idiomáticas. Afecta a mujeres de 18 años de edad en adelante, pero predomina en la población de 30 a 35 años de edad.

Los síntomas más comunes son: enrojecimiento de la piel, aumento de temperatura en la región del pecho y la presencia de tumores con bordes difusos que no se mueven ni segregan pus, “por tener características similares a la inflamación que causa el cáncer mamario, se recomienda acudir con un especialista para realizar estudios de mastografía, ultrasonido y biopsia, a fin de descartar la presencia de carcinomas”.



NAYARIT

LO MÁS LEIDO