A FONDO // ¿QUIÉN NO QUISIERA TENER UNA CURUL?

2018-01-11 11:14 pm


Por Ricardo Téllez



Dicen los expertos en comunicación que, en promedio, el 75% de los rumores resultan ser ciertos, y lo que en un principio fue calificado por el propio Presidente en México, Enrique Peña Nieto, como una “fakenews” (noticia falsa) el pasado 8 de enero, resultó ser verdad: Miguel Ángel Osorio Chong dejó la Secretaría de Gobernación (SEGOB); de igual manera, aunque sin rumores previos, quien fuera el titular de la Secretaría Desarrollo Social (SEDESOL), Luis Miranda Nava, dejó su cargo al mismo tiempo que Osorio Chong, pues ambos irán en pos de una curul, el exsecretario de Gobernación por una Senaduría y Miranda por una Diputación Federal, lo que dio lugar a una serie de cambios y enroques en el gabinete presidencial.

En un principio se había especulado respecto a la salida de Osorio Chong para reforzar la campañadel candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la Presidencia la República, José Antonio MeadeKuribreña, luego se negó cualquier salida y finalmente está sí se dio pero para buscar una posición en el Senado, en donde seguramente buscará ser el líder de la Cámara Alta.

Sobre Luis Miranda dudo un poco que busque la diputación por votación directa ya que lo suyo no es mostrarse tanto en público dado algunos incidentes ocurridos durante su desempeño como Secretario de Desarrollo Social, donde quedóque lo suyo no es debate sino que su eficacia está más tras bambalinas, en las oficinas palaciegas y no tanto ante los reflectores.

En todo caso estos movimientos podrían ser entendidos por algunos con una señal de arranque, sobre todo para aquellos que aspiran a una Senaduría o Diputación Federal. Y si bien antes existía la creencia de que no deberían de anticiparse y mostrar sus aspiraciones bajo la sentencia salinista de qué el que “se mueve no sale la foto”, los tiempos han cambiado y últimamente ha sido la cultura del “madruguete” el eje rector que dinamiza a los pretensos.
Así que no duden que en breve empecemos a ver una serie de movimientos en nuestro estado, probablemente algunos funcionarios públicos o los mismos diputados locales, incluso, algún Diputado Federal buscando una Senaduría o un Senador buscando una Diputación Federal por nuestro estado.

Y es que ser legislador federal no es nada despreciable, ya que representa enormes ventajas que no pocos valoran. Para empezar perciben sueldos como si fueran secretarios de Estado cuando en la práctica el nivel de exigencia en su trabajo es mucho menor, y la mayoría de ellos queda lejos del escrutinio público. Además de que no están obligados a rendir cuentas de lo que hacen o dejan de hacer, o si hacen algo o hacen nada, es más, quienes los elegimos ni siquiera tenemos elementos para evaluar su desempeño.

Por si fuera poco, un legislador federal nunca se equivoca, al menos no de manera individual, porque cuando se toman malas decisiones dicen que fueron todos, incluyendo hasta a los de los partidos contrarios. En cambio, si publican muchos de “sus éxitos”,ydicen que trabajaron, que gestionaron y bajaron recursos para su gente, aunque dichos recursos ya hubieran estado presupuestados y etiquetados para tal o cual inversión,y ellos lo único que hacen es endilgarse la obra o beneficio haciendo acto de presencia en algún evento público para tal fin.

Ser senador o diputado federal los mantiene vivos políticamente, hasta les ayuda atrazar su futuro con los amarres que pueden hacer con los líderes de los partidos, no por nada muchos de nuestros políticos han vivido años y años brincando de un cargo popular a otro. Hasta los hay quienes nunca han tenido que hacer campaña para obtener un cargo de tal naturaleza porque todos los han conseguido por la vía plurinominal.

Como legisladores federales pocos son los que han sido juzgados por la ciudadanía. Te puedes dar el lujo incluso de formar parte de una comisión donde no tienes ni una peregrina idea de lo que se trata, lo cual tampoco es un requisito porque para ello cuenta con significativos presupuestos para pagar a asesores, los cuales tampoco estás obligado a hacer ya que muchos destinan esos recursos para pagárselos a supuestos asesores que no son otros más que parientes, amigos o compromisos contraídos, lo cual tampoco importa porque, como lo dije anteriormente, nadie va a evaluar su desempeño.

Y como un plus más todavía, sobre todo para aquellos que andan huyendo o tienen “cola que les pisen”, con estos cargos agarran el preciado fuero, lo cual les dará tiempo para que la gente olvide sus agravios o para lograr los acuerdos necesarios para que se le dé “carpetazo” a los casos en su contra.

Cierto, en nuestra historia ha habido representantes populares federales destacables, que sí han trabajado, que sí han devengado sus percepciones, que sí han formado parte de comisiones en las cuales sí saben y aportan, y construyen, pero estos casos son excepcionales, son “garbanzos de a libra”, ¿no lo cree?










NEWSLETTER

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

EDICIÓN IMPRESA

Descarga la versión impresa en formato PDF.

SÍGUENOS

Visita nuestras redes sociales y mantente informado

© MERIDIANO 2016, todos los derechos reservados