DIÁLOGOS // LA CORRUPCIÓN EN TODO

Autor: REDACCIÓN

2018-02-13 01:20:42

OPINION

Por Juan Alonso Romero


Es innegable, que al romperse con la austeridad republicana de Don Benito Juárez y en la época moderna de Don Adolfo Ruíz Cortines, el gobierno mexicano, empezó a verse por parte de los políticos – de todas las tendencias ideológicas -, como una opción para enriquecerse. Así empezaron a buscar primero a hacerse militantes y dirigentes del Partido en el poder, para poder ser candidatos a todo: regidores, síndicos, presidentes municipales, diputados locales, diputados federales, senadores, gobernadores y más. Incluso buscaron puestos federales, estatales y municipales. En los cuales se quedaban sin oposición alguna, sexenio tras sexenio. Muchos de ellos, se fueron a conformar los sectores: CTM, CNC y CNOP, donde permanecían toda su vida. Otros se volvieron cuadros históricos del magisterio, de los partidos o de los sindicatos federados de la burocracia. De las ramas minera, de los petroleros, etc. Luego el PAN fue arribando poco a poco a posiciones de poder y empezó a sufrir la misma ambición que antes sólo era privativa del partido en el gobierno. Así pasó con Vicente Fox Quezada. Gobierno de malos antecedentes con sus funcionarios y familia política. Luego llegó Felipe Calderón, a reclutar más de un millón de afiliados-funcionarios panistas. Pues al término de su gobierno, esa misma cantidad de vivales, se desafilió del PAN, pero sin soltar sus puestos públicos. EN LOS SEXENIOS En sexenios inmediatos anteriores, se permitió demasiadas libertades para los señores gobernadores, los cuales hicieron inmensas fortunas: -saqueando al erario público. -Cobrando tanto por ciento por la obra pública. -Ejecutando ellos mismos y sus incondicionales la obra pública. -O ligados al crimen organizado, en sus diferentes modalidades. Recursos que utilizaron no sólo para riquezas inexplicables. Sino para imponer a sus incondicionales en todos los puestos burocráticos y de elección popular. Generándole un grave daño a su partido, fuera tricolor, azul o amarillo. EN ESENCIA En esencia, la corrupción es el producto de la ambición desmedida de los gobernantes anteriores y en turno, que por dinero, le dan la espalda a sus promesas de campaña. Se olvidan del pueblo y ejercen el gobierno como de su propiedad privada. Esa ambición ha permeado lógicamente a la Procuración e investigación de los delitos. A la aplicación de la justicia. A los diferentes cuerpos de policía y a los mandos en los tres niveles de gobierno: federal, estatal y municipal.

NAYARIT

LO MÁS LEIDO