El poder creativo de la política

Potenciación de la Secretaría General

Autor: Ernesto Acero C.

2018-07-27 00:40:41

OPINION

“La sabiduría fortalece al sabio más que diez poderosos que haya en una ciudad”. Qo. 7:19


Habíamos señalado, mucho antes de las elecciones de 2017, que el gobernador para el periplo 2017-2021, primordialmente podría hacer obra política, pero no obra material en las proporciones que Nayarit requiere. De ahí la necesidad de hacer de la esfera política la parte medular del gobierno de Toño Echevarría García. Partamos de esto como premisa necesaria para sustentar las reflexiones siguientes.

Hay quienes ejercen el derecho de hacerse bolas con cualquier cosa. Por eso hay quienes se confunden con definiciones que deberían ser elementales. Una de esas definiciones es la que se relaciona con la titularidad del Poder Ejecutivo en el estado. Parece sencillo de entenderse, no obstante, hay quienes no han entendido que en Nayarit solamente hay un gobernador. Pero los confundidos en el pecado llevan la penitencia. Como información para perplejos, cabe dejar en claro que ese gobernador se llama Antonio Echevarría García. Los no perplejos, ya lo saben.

La confusión, aunada a los chismes (fake news, recurriendo al acostumbrado barbarismo), es lo que lleva a la no comprensión de lo que ocurre en el gabinete de Antonio Echevarría García. Específicamente no se logran entender los cambios que se han dado en el equipo que acompaña al gobernador en su ruta cuatrienal.

En algunos casos, el gobernador ha rectificado y en otros, ha decidido reforzar áreas. Se dieron cambios en la SEP, al salir de esa titularidad Margarete Moeller Porraz. Otros cambios se registraron en Contraloría y en el INIFE. Se registraron desplazamientos en Comunicación Social, en la dirección del Canal 10 y en la del Sistema DIF Nayarit. Es obvio, evidente, que algunos reacomodos llevan como finalidad generar mejores condiciones para obtener mejores resultados. Algunas salidas del gabinete se deben interpretar como golpe de timón en algunas áreas.

Recientemente, el gobernador del estado Antonio Echevarría García, decidió hacer otros ajustes en su gabinete. Ha dejado en claro que está dispuesto a cambiar al gabinete en su totalidad de ser así necesario, puesto que de lo que se trata es que la gente vea resultados. Así debe ser, si la gente no escucha al gobierno en el bolsillo, ¡es hora de cambiar!

Se trata de la Secretaría General de Gobierno, que preside el Maestro Jorge Aníbal Montenegro Ibarra. El titular de esa dependencia carga con buen nivel de experiencia obtenida en el ejercicio de cargos anteriores, donde ha logrado dejar su marca. Esto último debe decirse para diferenciar de aquellos que solamente han dejado huella en las áreas administrativas mediante el estampado de sus firmas en la nómina. No es el caso de Jorge Aníbal, que ha hecho aportaciones que en su momento habrá de mencionar y reconocer.

Ahora, el gobernador ha hecho cambios en los Servicios de Educación Pública del Estado de Nayarit (SEPEN), en donde durante un año coordinó los trabajos en esa dependencia José Antonio Serrano Guzmán. El abogado recibió a Roma en llamas, pues la dependencia se encontraba bajo la presión de cientos de maestros a los que el gobierno pasado no les cubrió sus quincenas durante meses. Escuelas sin maestros, maestros sin escuelas, plazas docentes entregadas al doble y con dobles compromisos laborales que no se manifestaban en el terreno de los hechos, y así, sucesivamente.

De los manejos financieros mejor ni hablar, pues el gobierno pasado dejó en situación de alto riesgo a esa dependencia. La llegada de Serrano constituyó una etapa de choque que sirvió para frenar la serie de problemas derivados del caos administrativo, financiero, de recursos humanos, y en fin, en el desastre en el que se recibieron los SEPEN. A un año, la catástrofe en la que se encontraban los SEPEN, ha sido un escenario remediado.

El mismo que logró salvar a los SEPEN de la estrepitosa ruina, Antonio Serrano, ha sido llamado por el gobernador Antonio Echevarría García, para que con su experiencia refuerce los trabajos de la Secretaría General de Gobierno que encabeza el Maestro Jorge Aníbal. Ahí, en esa dependencia, reside la mayor importancia de las responsabilidades que le han sido encomendadas al titular del Poder Ejecutivo estatal mediante el mandato popular.

El gobernador no recibió una montaña de dinero, sino de deudas y de complicaciones, de rezagos y de abandono de diversas responsabilidades. No podrá realizar una obra digna de faraones al frente del gobierno estatal, pero sí ha logrado frenar el deterioro institucional y se empiezan a frenar inercias y a cumplir con serios compromisos con diversos sectores.

El Maestro Jorge Aníbal y el Maestro Serrano, ya han realizado diversas tareas de manera conjunta. Se han sabido entender cabalmente en diferentes contextos, coyunturas y crisis, y lo han hecho bien y con resultados satisfactorios. Hablan el mismo idioma, que es el idioma de los resultados. Eso sin duda contribuirá a enfrentar dificultades y situaciones de crisis de una manera que los resultados puedan ser los más racionales y los más ajustados a las necesidades y a las posibilidades del gobierno.

El gobierno pasado dejó innumerables expedientes abiertos; en lo social, en lo político, en lo administrativo, en lo financiero, en lo electoral, en lo educativo, en seguridad pública, en el imperativo legal, y prácticamente en todos los frentes. De manera sobresaliente, debe mencionarse que el calendario institucional fue dinamitado alegre y miserablemente. Las razones y las proporciones, de todo eso, es otra cosa que se debe analizar por separado. De lo que no hay duda, es que esos rezagos, expedientes abiertos, y embalse de complicaciones, son evidentes.

¿Qué hacer ante ese mundo de complicaciones y dificultades? La respuesta está en la comprensión de la naturaleza del gobierno. La naturaleza de la cosa pública es de índole política. En ocasiones, eso no se logra entender, ni dimensionar, ni comprender en su justa dimensión. Por eso la divisa porfirista: “Poca política y más administración”.

El tiempo que le ha tocado a Echevarría García al frente del Poder Ejecutivo del estado, exige ciertamente administración, mucha administración. Eso no debe ser óbice para que se despliegue la acción política en grandes proporciones. Es más, la problemática en materia de administrativa puede tener su mejor solución en la política. De ahí que para el gobierno solamente cabe una divisa pertinente: “Tanta administración como sea necesaria y suficiente, y tanta política como sea posible”. Ni las condiciones democráticas, ni la racionalidad política, dejan lujar a la tesis porfirista.

En Nayarit ya no cabe para nada don Porfirio. Lo que cabe es la política, pero en serio. La política, entendida como arte y ciencia para que los diferentes dialoguen. Política, como expresión de la voluntad popular y como eficacia al tomar decisiones que respondan al interés general.

De nuevo, pues: ¿qué hacer ante ese mundo de complicaciones y dificultades? Primero, construir consensos. Segundo: confrontación seria y leal de las opiniones. Tercero: decidir en armonía con la mayoría verdadera, no simulada o envilecida. Cuarto, respetar las manifestaciones minoritarias, sin cortar cabezas y sin el ánimo de adornarse el pecho con el cráneo de los “enemigos”.

En quinto lugar, se debe asegurar un sistema de pesos y contrapesos, en los que la correlación entre minorías y mayorías logren construir equilibrios que no resulten paralizantes. Esta parte es importante, pues las mayorías no lo son para siempre, y las minorías, si bien pueden extinguirse, también es dable que logren acceder al poder público. Lo vemos hoy, en el caso de Andrés Manuel López Obrador.

El compromiso con la legalidad y el sentido de responsabilidad, son el corolario de toda concepción y praxis política. No se puede actuar en política en contra de la norma jurídica. Tampoco se puede actuar irresponsablemente suponiendo que nada pasará, tarde o temprano. En todo caso, los cambios a la ley deben procesarse desde la ley misma: «de la ley a la ley a través de la ley», planteaba uno de los más grandes padres debla transición española, don Torcuato Fernández-Miranda.

El gobernador carga a cuestas con serias dificultades. En buena medida, estamos ante un escenario en el que podemos hablar de zona de desastre de las instituciones.

Para colmo, debe proceder a resolver grandes problemas a contrarreloj. De ahí que la decisión de reforzar la Secretaría General de Gobierno, abre las puertas a un panorama prometedor para Nayarit. En la democracia, la política es el mejor caldo de cultivo para la libertad. La gente espera. Lo hace en la orilla del río.

NAYARIT

LO MÁS LEIDO