A FONDO

Discriminación

Autor: Ricardo Téllez

2018-08-08 01:00:30

OPINION

En nuestro país, más de la mitad de los habitantes mayores de 18 años dijo haber sufrido discriminación en el último año, según la encuesta Nacional sobre discriminación (ENADIS) 2017


Dicen que ante la ley todos los mexicanos somos iguales, sujetos que los mismos derechos y las mismas obligaciones, por lo que deberíamos también contar con las mismas oportunidades y recibir el mismo trato, pero en los hechos no es así. Nuestro tono de piel, manera de hablar, peso, estatura, forma de vestir o arreglo personal, clase social, creencias religiosas, sexo, edad y orientación sexual determinan la manera en que somos tratados y hasta si se nos otorga o no el goce de algún derecho.

En nuestro país, más de la mitad de los habitantes mayores de 18 años dijo haber sufrido discriminación en el último año, según la encuesta Nacional sobre discriminación (ENADIS) 2017, que dio conocer el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Por primera vez, el Instituto recabó información y dio conocer los resultados de esta significativa encuesta, la cual permite reconocer la prevalencia de la discriminación y sus diversas manifestaciones.

El estudio permite captar actitudes, prejuicios y opiniones hacia distintos grupos de la población discriminados por motivos étnicos, etarios y de orientación sexual, entre otros.

Entre los resultados más reveladores de la Encuesta, destacan los siguientes:

* Más de la mitad de la población (53.8%) mayor a 18 años, ha percibido discriminación en el último año debido a su apariencia (tono de piel, peso o estatura y forma de vestir o arreglo personal).

* El 40.3% de la población indígena declaró que se le discriminó debido a su condición de persona indígena; el 58.3% de las personas con discapacidad, a causa de su condición de discapacidad y de las personas de la diversidad religiosa, el 41.7% señaló que fue por sus creencias religiosas.

* El 23.3% de la población de 18 años y más señaló que en los últimos cinco años se le negó injustificadamente alguno de sus derechos, tales como apoyos de programas sociales, atención médica o medicamentos.

* También, el 71.9% de personas trans, el 65.5% de las personas gays o lesbianas, y el 57.1% de las mujeres trabajadoras remuneradas del hogar, declararon que en el país se respetan poco o nada sus derechos.

Existen también prejuicios que derivan en actos discriminatorios, por ejemplo:

* Poco más del 60% de la población de 18 años y más está de acuerdo con que “la mayoría de las y los jóvenes son irresponsables”.

* El 44.7% estuvo de acuerdo en que “mientras más religiones se permitan en el país, habrá más conflictos sociales”. Y un 24.5% considera que “las personas con discapacidad son de poca ayuda en el trabajo”.

Las cifras anteriores son preocupantes, invitan a la reflexión y a la acción; deben servir de base para la definición de políticas públicas, integración de programas educativos, de formación y orientación.

Entre todas estas estadísticas, al menos hay una buena noticia para los nayaritas, ya que nuestra entidad es en la que observó el menor porcentaje de percepción de discriminación a nivel nacional con un 12.8%, seguido de Zacatecas con 13.7% y Nuevo León con 14.0%; en tanto, los estados donde se percibe mayor discriminación son Puebla con 28.4%, Guerrero con 25.1% y Oaxaca con 24.9%.

PARA ADVERTIR

Lo que está pasando en grandes metrópolis con relación a servicios como los de UBER debe ser observado. El día de hoy en Nueva York se discutirá en el Concejo Municipal si se aprueba o no una barrera para servicios como UBER, Lyft y Via Transportation. Actualmente, la ciudad tiene más de 80 mil vehículos con estas aplicaciones, siendo que en 2015 sólo había 12 mil 600. ¿Qué ha provocado esto? La falta de pasajeros y una reducción dramática en las percepciones de los conductores, lo cual derivó en una serie de suicidios de transportistas afectados por la difícil situación económica ante un exceso de oferta de taxis, alquiler de vehículos mediante aplicaciones y limusinas.

En Nayarit, recientemente las organizaciones de taxistas han pedido nuevamente la intervención de la Fiscalía General y de Tránsito del estado para regular el servicio de UBER, mismo que compite con ellos en condiciones mucho más favorables, ya que no tienen que absorber los mismos gastos de operación que el transporte público concesionado, como son permisos, seguros, licencias y prestaciones de ley para sus trabajadores. Incluso, la semana pasada el líder del Sindicato de Taxis, Transporte Urbano y Similares de la CTM, Gregorio Haro Amaya, advirtió a las autoridades que existe el riesgo de que en Tepic se susciten “enfrentamientos físicos” entre los taxistas y los choferes de UBER, tal como los que ya se han registrado en Bahía de Banderas. Algo habrá que hacerse, ¿no lo cree?

NAYARIT

LO MÁS LEIDO