Cruzada contra el huachicoleo

A FONDO

Autor: Ricardo Téllez

2018-12-28 22:18:59

OPINION

La complicidad de funcionarios de Pemex y autoridades es, en el robo de hidrocarburos, como el elefante en la habitación que nadie quería ver


En México se pierden 200 millones de pesos cada día debido al robo de hidrocarburos de Petróleos Mexicanos (Pemex), según se dio a conocer el jueves pasado en el marco de la presentación del plan conjunto del Gobierno de la República para combatir este delito.

El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que con los recursos que se han perdido en este año por concluir, se alcanzaría a financiar el 40 por ciento de una refinería o “para ponerlo en otros términos, tres años de robo de combustible es equivalente a una refinería nueva”, dijo.

Según la numeralía dada a conocer, cada día se pierden en promedio 600 pipas diarias, cada una con 15 mil litros de combustible, equivalentes a 200 millones de pesos.

Pero para la consumación de este ilícito, el cual no solo implica la extracción ilegal sino también la distribución y venta, se requiere de toda una compleja red de complicidades. Inclusive, como lo señalé hace tiempo, entre los implicados debe de haber especialistas y hasta gente dentro del propio Pemex, porque no cualquiera sabe la ubicación de las redes de distribución, no cualquiera sabría hacer una extracción segura y no cualquiera sabría burlar los esquemas de seguridad o cubrir, desde el interior, las cuantiosas pérdidas del líquido, lo cual fue confirmado por el propio presidente al anunciar la detención de funcionarios de la empresa productiva del Estado.

López Obrador aseguró que la ordeña de ductos es una pantalla para el negocio del robo de combustible, pues no existe explicación para la distribución de más de mil pipas diarias fuera de las rutas de distribución: “Hay hipótesis de que de todo el robo sólo el 20 por ciento se da con la ordeña de ductos, es una especie de pantalla, la mayor parte tiene que ver con un plan que se opera con la complicidad de autoridades, y con una red de distribución; entonces son huachicoleros de abajo y huachicoleros de arriba”, sostuvo.

Para tener una idea más clara de lo que implica el huachicoleo, en cifras anuales, el monto de pérdidas representa el presupuesto de la UNAM, el 60 por ciento de lo que se destinará a las pensiones de adultos mayores, y 60 veces más de lo que se destinará a la creación de 100 universidades públicas. De ese tamaño es el negocio, pero ante semejante monstruo uno no puede más que preguntarse el por qué no se ha dado un combate efectivo a menos, desde luego, que a quienes les toque combatir no les convenga hacerlo o tengan intereses de por medio.

PARA ADVERTIR

Por sus dimensiones y lo complejo que resulta seguir aplicando la sustracción, distribución y venta de cuantiosas cantidades de hidrocarburos, lo cual se ha venido haciendo durante años, no dudaría en pensar que los tentáculos de complicidad alcanzan no solo a funcionarios de Pemex, sino también a autoridades federales y estatales. Por cierto, Puebla es la entidad que encabeza las estadísticas en el robo de hidrocarburos a nivel nacional, nada menos en la presente semana la Policía Federal realizó cateos en tres domicilios del municipio de San Martín Texmelucan, donde aseguró un total de 168 mil litros de diesel. El combustible había sido almacenado ilícitamente en bidones, dos pipas y una cisterna, además, en el lugar fue detenida una mujer con cerca de un millón de pesos en efectivo.

La complicidad de funcionarios de Pemex y autoridades es, en el robo de hidrocarburos, como el elefante en la habitación que nadie quería ver.


NAYARIT

LO MÁS LEIDO