Se fue el formador de pastores
LA SERPENTINA

2017-01-06 03:43 am


Asciende Robles Cota a la Casa del Padre


** Nos deja ALFONSO HUMBERTO ROBLES COTAS, obispo emérito de Tepic, parte a la Casa del Padre, a descansar eternamente
** Murió ayer quien fuera gran amigo de los periodistas, y un hombre de excelente buen humor
**Los desayunos que hacía con los comunicadores, con motivo del día mundial de las comunicaciones, no han sido igualados por quienes lo han sucedido
** Opíparos eran esos desayunos, excelencias de la cocina casi siempre con alimentos muy mexicanos, jocoque, quesos, frijolitos fritos, panela, tortillas hechas a mano casi siempre, el guiso excelente y pan con café, y nunca faltaba la calabaza enmielada y el vaso de leche
** Algunos datos curiosos; nacido en los Mochis, Sinaloa, un 30 de octubre de 1931, fue el último de 17 hermanos procreados por don Gumersindo Robles y doña María del Refugio Cota.
**Decía que de niño, ya tenía fija su idea del sacerdocio, aunque también pensaba en ser torero y ya adulto, los toros le causaban miedo
** Su ingreso al seminario fue parte de lo que él llama destino: “sentía que lo que Dios me iba dando ya estaba escrito para mí”, dijo
** Monseñor Robles inicia su formación y pasa los primeros 6 años en el Seminario de Montezuma, Nuevo México. De ahí es enviado a Roma a cursar una Licenciatura en Teología y es ahí mismo que un 30 de octubre de 1955, con tan sólo 24 años de edad, es ordenado sacerdote.
** Fue enviado a colaborar en el Seminario Diocesano, donde pasa gran parte de su sacerdocio. 23 años, para ser exactos.
** Un día confesó un dato que pocos sabían, que nunca fue ni vicario ni párroco. Nunca estuvo al frente de un templo.
**Después de tantos años sirviendo al seminario lo nombraron Vicario General de su diócesis, cargo que ocupó durante dos años para después recibir la Ordenación Episcopal”.
**Los restos del obispo Humberto Alfonso Robles Cota, serán velados en la Catedral de Tepic, llegando su féretro, hoy viernes a las 4 de la tarde.
** La Misa Exequial será el sábado a las 12 del día, también en la Catedral y de igual forma presidida por el Cardenal Carlos Aguiar Retes.

Ayer nos dejó el Obispo Emérito de Tepic, monseñor ALFONSO HUMBERTO ROBLES COTA, ¿quién no conoció a don Alfonso?, un excelente amigo de los comunicadores, los desayunos que nos ofrecía año con año, con motivo del día mundial de las comunicaciones, eran épicos, excelencias de la cocina casi siempre con alimentos muy mexicanos, jocoque, quesos, frijolitos fritos, panela, tortillas hechas a mano casi siempre, el guiso excelente y pan con café, eso sí, nunca faltaba la calabaza enmielada y el vaso de leche, todo era abundante, servido generosamente, y en medio del desayuno, el señor obispo, dialogaba con los periodistas, siempre tenía a la mano un chascarrillo, una anécdota, siempre tenía salida para todas las preguntas, y en materia de criticar las malas acciones del gobierno en turno, MONSEÑOR ALFONSO HUMBERTO ROBLES COTA, siempre fue directo, sincero, franco, honesto, nunca tuvo dos caras, toda la vida su opinión era la que él pensaba, no la que muchos creían que debía de decir.
A monseñor ALFONSO HUMBERTO ROBLES COTA, lo entrevisté varias veces, algunas de estas veces en eventos masivos, y otras en la casa episcopal, siempre era interesante platicar con él.
Pero bien, este buen hombre de Dios, falleció ayer en Guadalajara Jalisco, víctima de algunos problemas de salud que venía arrastrando, y se le complicaron con las fatales consecuencias ya comentadas, previamente estuvo internado en el sanatorio San Francisco de Asís, en la perla tapatía.
DON ALFONSO HUMBERTO ROBLES COTA: FORMADOR DE PASTORES, OBISPO DE TEPIC Y HOMBRE DE EUCARISTÍA…la siguiente entrevista la tomé de la publicación LA SENDA DE FRAY JUNÍPERO, REVISTA DE LA DIÓSECIS DE TEPIC, y la replico aquí porque me parece interesante la vida de nuestro buen amigo ROBLES COTA, obispo siempre compañero de las causas sociales justas:

Inquieto por el sacerdocio desde la infancia

Nacido en los Mochis, Sinaloa, un 30 de octubre de 1931, fue el último de 17 hermanos procreados por don Gumersindo Robles y doña María del Refugio Cota.
Don Alfonso recuerda una infancia feliz. Con sencillez afirma haber sido buen estudiante, buen hijo y mejor amigo. “Recuerdo que cuando salí de primaria yo ya pensaba en ser sacerdote. Aunque también soñaba, como cualquier niño, en ser doctor, ingeniero, y hasta pensé en ser torero, pues me gustaba mucho la fiesta brava; pero hasta la fecha les tengo mucho miedo a los toros”, afirma.
Su ingreso al seminario fue parte de lo que él llama destino: “sentía que lo que Dios me iba dando ya estaba escrito para mí”.
Monseñor Robles inicia su formación y pasa los primeros 6 años en el Seminario de Montezuma, Nuevo México. De ahí es enviado a Roma a cursar una Licenciatura en Teología y es ahí mismo que un 30 de octubre de 1955, con tan sólo 24 años de edad, es ordenado sacerdote.

Formador de pastores

Recién ordenado regresa a su tierra natal. Comenta para La Senda que se siente orgulloso de ser el primer sacerdote ordenado para su diócesis.
Luego es enviado a colaborar en el Seminario Diocesano, donde pasa gran parte de su sacerdocio. 23 años, para ser exactos.
Con voz pausada y con la tranquilidad que lo caracteriza, comparte: “pasé mucho tiempo de formador en el seminario. A lo mejor pocos lo saben, pero nunca fui ni vicario ni párroco. Nunca estuve al frente de un templo. Después de tantos años sirviendo al seminario me nombraron Vicario General de mi diócesis, cargo que ocupé durante dos años para después recibir la Ordenación Episcopal”.

Pastor de la Diócesis de Tepic

Fue en el año 1981 cuando Don Alfonso es nombrado Obispo de la Diócesis de Tepic. Y al hacer un poco de memoria nos dice: “recuerdo un Tepic con cerca de 60 mil habitantes; nada qué ver con los más de 400 mil que lo habitan hoy. Recuerdo que lo primero que hice fue tratar de conocer su gente, a los sacerdotes y su geografía”.
En relación a la diócesis de aquellos años añade: “hoy veo un presbiterio muy unido, creciente, participativo, y sobre todo con ganas de hacer bien su trabajo”.
A sus hermanos sacerdotes, especialmente a los que se van iniciando en el ministerio, los invita a ser “unidos, principalmente en el Plan Pastoral, y siempre en obediencia a su obispo. Sean pacientes con sus semejantes, sean amigos de los que serán sus amigos”, afirma.

Un Obispo que vive de la Eucaristía

Don Alfonso tiene ganas de seguir colaborando con el Señor, aunque su salud no es óptima. Menciona que siente que su recuperación en buena: “ya quiero estar de pié otra vez; extraño a todos, a mis hermanos sacerdotes, a mis hermanas religiosas, a la gente, pero sobre todo el regalo de seguir celebrando la Santa Eucaristía”. Por cierto, asegura que hasta el día de esta entrevista ha celebrado treinta mil quinientas Misas.
Monseñor Robles Cota pastoreó la Diócesis de Tepic durante 27 años. Fue un 21 de febrero del año 2008 cuando se le acepta oficialmente su renuncia al gobierno de la diócesis y así, desde el 11 de abril del mismo año, se convierte en Obispo Emérito.


LA MISIÓN DEL OBISPO

-----Siendo un pequeño miembro de este bendito Pueblo de Dios observo con temor y temblor cómo los medios de comunicación, los políticos y, por influencia de ellos, muchos presbíteros y laicos, juzgan a los obispos (y hasta al Papa) como si se tratara de administradores de bienes temporales, de líderes de opinión o de gestores de algún tipo de institución propagandística cuya misión fuese la de ampliar su clientela a cualquier precio. Se trata de una conciencia escindida y mundana que pretende obligar a los pastores a bailar al son de las modas de opinión que quieren llevarnos de un lado para otro corriendo cual pollos sin cabeza.
-----De esta manera los obispos que se mantienen fieles en las circunstancias difíciles, los que defienden la justicia ante los abusos del poderoso, los que proclaman la verdad que ya pocos desean escuchar, son criticados con frecuencia y sufren el maltrato de la prensa y hasta de cristianos desquiciados que preferirían que sus pastores se limitaran a amoldarse a los sones que tocan los que reparten los dineros y las influencias.

-----No necesitamos obispos “populares”, sino santos. No necesitamos sacerdotes cool, sino santos. La Iglesia no se sustenta sobre los privilegios y dádivas del poder, sino sobre el testimonio de los mártires. El Papa ayuda a ser cada vez más consciente de que hoy en día lo más importante suele ser repetir las evidencias básicas de la vida cristiana, como cuando el viernes 22 de enero dijo que “el primer deber del obispo es estar con Jesús en la oración. El primer deber del obispo no es hacer planes pastorales… ¡no, no! Rezar: éste es el primer deber. El segundo deber es ser testigo, es decir, predicar.”

-----No juzguemos a los obispos por si cuadran o no las cuentas, ni siquiera por si se saben el discurso teológico con precisión de relojero. No es lo decisivo. Lo decisivo para ellos, y para todo cristiano, es seguir enamorados de Cristo con la pasión y la alegría del primer encuentro. De ahí nace el testimonio que es fermento de la fe y de la esperanza del pueblo.

¿QUÉ SON LOS OBISPOS? SOBRE EL MINISTERIO DE LOS OBISPOS, SU SER Y QUEHACER

Reflexión sobre el documento titulado -El obispo, servidor del Evangelio de Jesucristo para la esperanza del mundo
El obispo en la tradición cristiana
La palabra Obispo procede del latín “Episcopo”, que se traduce como “vigilar”. El obispo aparece muy temprano en la tradición cristiana. En los Hechos de los Apóstoles, encontramos cómo el Apóstol San Pablo dejó a Timoteo y Tito como guías de una comunidad, para que “vigilaran” la vida cristiana de aquella comunidad.
En el siglo II, San Ignacio de Antioquía, uno de los grandes Padres de la Iglesia, habla sobre el ministerio propio del obispo en el que se percibe una clara visión de que el obispo es sucesor de los apóstoles y guía de la Iglesia en nombre de Jesucristo. A lo largo de los años, el Magisterio de la Iglesia, con la Luz del Espíritu Santo, ha ido iluminando la labor episcopal, para que responda a las necesidades propias de los tiempos.
El ministerio Episcopal

Los obispos tienen un triple ministerio:
Enseñar: La misión primordial del obispo es la de “enseñar”. Jesucristo antes de subir a los Cielos envió a sus apóstoles a “predicar el Evangelio y a bautizar a toda creatura. De aquí nace el deber de enseñar el Evangelio a las criaturas. El obispo predica y enseña a través de la homilía, por medio de las cartas pastorales, por el contacto con los diversos sectores de la diócesis. En este sentido, el obispo se hace responsable de la doctrina y evangelización de sus fieles.

Santificar: La misión que el obispo tiene de “santificar” al pueblo de Dios la ejerce representando a Cristo Sacramento. El Lineamenta enviado por el Papa, señala que “es inherente al obispo la administración de los Sacramentos que miran a la perfección del individuo y de la comunidad”. Es el obispo el principal administrador de los misterios de Dios en entre los fieles.

Regir: El obispo debe guiar a los fieles en la caridad. El documento anteriormente señalado habla en el número 67 que la función principal del obispo es la de “guiar” al pueblo de Dios teniendo en cuenta dos realidades: la primera, la figura del pastor, que da su vida por las ovejas y las conduce a pastizales abundantes y, la figura de siervo, “el que quiera ser el primero, que sea el último y el servidor de todos”. El obispo puede decidir, en comunión con la doctrina de la Iglesia, sobre la vida de su propia diócesis, ya sea en cuestiones de liturgia, de formas de evangelización, entre otras.

Los signos Episcopales

La Iglesia es rica en tradiciones y simbolismos; el obispo porta varios signos que expresan la dignidad de su ministerio.

- Anillo: Representa el compromiso del Obispo con su diócesis. En la tradición cristiana y en las Sagradas Escrituras, se habla del amor esponsal que Cristo tiene por su Iglesia; es este amor el que el obispo debe tener a la Iglesia que se le ha encomendado.

- Mitra: Representa la dignidad episcopal, y es signo de las virtudes que deben resplandecer en este ministerio.

- Báculo: Simboliza el pastoreo que realiza entre los fieles.

- Pectoral: Es la manifestación externa de la consagración a Cristo y a su Iglesia.
Cierro mi comentario de hoy, dedicado a un hombre que siempre tuvo atenciones para la prensa, dolido por su fallecimiento, y esperando que el Señor lo tenga descansando como él se lo merece, compartiendo con ustedes la siguiente información: hoy viernes 6 de enero a las 12 del día, se ofrecerá una misa en honor A MONSEÑOR HUMBERTO ALFONSO ROBLES COTA, la cual será presidida por el Cardenal nayarita Carlos Aguiar Retes.
Los restos del obispo Humberto Alfonso Robles Cota, serán velados en la misma Catedral de Tepic, llegando su féretro, como ya dije, hoy viernes a las 4 de la tarde.
La Misa Exequial será el sábado a las 12 del día, también en la Catedral y de igual forma presidida por el Cardenal Carlos Aguiar Retes.
Sus restos se depositarán en una de las criptas de la Catedral…descanse en el Señor, Monseñor Alfonso Humberto Robles Cota, se extrañarán sus comentarios sarcásticos, y sabios, además de su buen humor y su sentido social, y el lugar que le daba a la amistad….hasta mañana












NEWSLETTER

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

EDICIÓN IMPRESA

Descarga la versión impresa en formato PDF.

SÍGUENOS

Visita nuestras redes sociales y mantente informado

© MERIDIANO 2016, todos los derechos reservados