Sociales

¿Es callado o no escucha?

Autor: Daniela de la Mora/Reforma (Monterrey)

2018-05-18 01:04:21

SOCIALES

En México cuatro de cada mil niños nacen con una pérdida de audición en uno o ambos oídos.


S

i tu hijo tiene más de un año y aún no habla, o es tranquilo y muy callado, podría no estar escuchándote.
Al nacer, además de la revisión física y exámenes como los de sangre, es importante que se le realice un examen de audición.

"


"La sordera es la discapacidad más frecuente en el recién nacido", comenta Felícitos Santos Garza, cirujano otorrinolaringólogo del Instituto Otológico Monterrey y del Centro Médico Muguerza.


"Un niño empieza a balbucear y a decir sus primeras palabras entre los 4 y 6 meses, al año ya tiene un vocabulario de al menos 30 palabras y hace frasecitas, y si no las hace, algo está pasando".
En México cuatro de cada mil niños nacen con una pérdida de audición en uno o ambos oídos.
Por este motivo desde hace más de 40 años se ha desarrollado un tratamiento para resolver la sordera profunda: el implante coclear, un dispositivo que consta de un componente interno que se coloca quirúrgicamente detrás de la oreja para reemplazar las funciones de un oído, y un procesador externo que se encarga de captar los sonidos y procesarlos.

QUÉ HACER PARA SABER SI MI HIJO ESCUCHA
Desde hace más de 10 años la Secretaría de Salud emitió una Norma Oficial Mexicana para realizar un estudio de detección de sordera en los recién nacidos.
Es una prueba no invasiva que se realiza en la cuna del bebé el primer día de nacido.
Es un estudio para detectar si el bebé tiene un problema de audición. De ser así, se corrobora a los 6 meses. Ese paciente será candidato a un implante coclear y, al año, hay que operarlo. No hay razón de esperar más.
"Una prueba de audición no es invasiva, se puede hacer a cualquier edad y, en el caso del lenguaje, es lo principal que se debe hacer".
De acuerdo con Santos Garza, hay dos tipos de pacientes, quienes nacieron con sordera y quienes perdieron la audición tiempo después.
"Si la sordera se descubrió al nacimiento, el tratamiento debe realizarse a la brevedad para que logre desarrollar el lenguaje y esté a la par de un niño de su edad que no tiene esta discapacidad", explica.
"En los pacientes que perdieron la audición después de haber desarrollado el lenguaje, toda la información cognitiva está almacenada en su cerebro, y es cuestión de poco tiempo para que el cerebro reconozca las señales enviadas por el implante y la audición se restablezca en una forma notable".
Cabe mencionar que el implante tiene mayor efectividad en bebés de 1 a 3 años, como máximo.
"Si operas a un niño de 1 año, a uno de 3 y a uno de 7 años, el de 1 año va a hablar mejor que todos los demás porque tuvo más tiempo para reconocer los sonidos", explica el especialista.
También debe asistir a terapia auditiva-verbal y psicológica en un centro especializado, en el que aprenda a reconocer y darle un significado a los sonidos y a formar palabras para desarrollar su lenguaje.

Una prueba de audición
Como norma, los sistemas de salud y los hospitales deben hacer una prueba de audición cuando nace el bebé. En caso de que no se realice, los padres deben solicitarla.
A simple vista los problemas de audición pueden pasar desapercibidos, pero se debe prestar mucha atención en los primeros años si el pequeño no se despierta con los ruidos comunes o fuertes, como el golpe de una puerta, o si hay retraso en el lenguaje (que no hable o siga balbuceando después del año).
Es importante que los padres sepan detectar a tiempo las pequeñas anomalías que puede manifestar su hijo, y no esperar a que un doctor o un maestro las noten por ellos.
"Hay bebés que he operado a los 11 meses, al año, porque lo detectas, y no hay razón de que me espere hasta que tenga 3 años, pero muchas personas no se dan cuenta que el niño no desarrolla lenguaje y dicen: 'Es que así era tu abuelo, era lento, tímido, es que no hace caso, no pone atención, es distraído'".



NAYARIT

LO MÁS LEIDO