#Opinión

La ilusión de la Ley Seca

Los únicos beneficiados con la restricción de venta de alcohol, fueron los especuladores del mercado negro, porque el consumo se siguió dando siempre

Martes 19 de Mayo de 2020
7'

Ya era casi un clamor  generalizado el que se derogara la ley seca en Nayarit, y temprano el gobernador del estado, ANTONIO ECHEVARRIA GARCIA, anunció que dejaba a consideración de cada municipio la venta de bebidas embriagantes, de alcohol pues para entendernos, y es que cuando digo que casi era un clamor generalizado por supuesto que me refiero a los consumidores de este tipo de bebidas en el estado que  durante años ostentaron el primer lugar de consumo de alcohol en el país, cuando menos del 2002 al 2008, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Adicciones, que realiza la Secretaría de Salud en el país, fuimos campeones nacionales en materia de alcoholismo, así que había mucho inconforme.

Aunque claro, les debo decir que las leyes no se cambian porque alguien esté inconforme porque lo afectan éstas, pero curiosamente en materia de la ley seca  que durante 45 días estuvo vigente en Nayarit, tanto el gobernador del estado, como ayer el presidente municipal FRANCISCO JAVIER CASTELLON  FONSECA, presidente municipal de la capital, coincidieron en que esta restricción de vender bebidas embriagantes, beneficiaron a una parte muy oscura de la sociedad, la que se mueve en el llamado “mercado negro”, o sea el clandestinaje.

De hecho el alcalde expresó en su video informativo que  era su intención que a  partir de estas medidas, los ciudadanos sean conscientes de que se estaba permitiendo la venta de estos productos, para evitar lo que estaba ocurriendo; evitar incrementar el ‘mercado negro’, que no solamente estaba encareciendo las bebidas, sino también que estaba permitiendo la acción del crimen organizado sobre ellas.

Así que el consejo y petición del alcalde de Tepic, era pedirle a los ciudadanos, consciencia, moderación, y que al interior de sus hogares guarden esa cordura que deben de guardar cuando uno se encuentra en familia, es decir, que no  por la libertad de comprar la cerveza o vinos y licores que quieran, se desboquen en el consumo de estos productos.

Y es que fíjense lo que ocurrió; ocurrió que el consumo de esta bebidas no bajó considerablemente, si bien, lo que si bajó fue la facilidad para obtenerlos, nada más, ya que como ustedes lo supieron se cerraron los establecimientos y se prohibió su venta en donde se hacía habitualmente, pero entonces surgió un gigantesco mercado negro, en donde algunas personas incluso se anunciaban hasta en el Facebook, dando el domicilio para ir a comprar cerveza, o cualquier otra bebida alcohólica embotellada.

Y no lo van a creer, pero en la historia, el desenlace es casi siempre el mismo, la primera  ley seca se aprobó en 1917 en los Estados Unidos de Norteamérica por el congreso,  la Constitución de los Estados Unidos (la Enmienda XVIII)  prohibía la venta, importación, exportación, fabricación y el transporte de bebidas alcohólicas en todo el territorio de Estados Unidos. En enero de 1919 la enmienda fue ratificada por 36 de los 48 estados de la Unión, siendo susceptible de imponerse como ley federal (aplicable a todos los Estados). En octubre del mismo año, se aprobó finalmente la ley Volstead, que implementaba la prohibición dictaminada por la Enmienda XVIII, aunque ojo, al igual que en Nayarit, no se prohibía el consumo de alcohol, sólo su venta.

Ahora bien, tuvo efectos secundarios negativos, y fue perdiendo apoyos progresivamente. Se siguió produciendo alcohol de forma clandestina y también importado clandestinamente de países limítrofes, provocando un auge considerable del crimen organizado. Hubo numerosos casos en donde ciudadanos compraron licor masivamente durante las últimas semanas del año 1919, antes que la ley entrase en vigor el 17 de enero de 1920, para así atender el consumo propio, miren otra casualidad con lo ocurrido en Tepic cuando menos, ya que aquí  si lo observamos, viendo taxis llenos en asientos y cajuela de cientos y cientos de botes de cerveza, carros particulares repletos de bebidas, personas que salieron con carritos llenos de botellas de algún tipo de licor de las super tiendas, es decir, un día antes de que entrara en vigor esta prohibición, se surtieron como trastornados o adictos sin control, cientos o miles de ciudadanos, ya que si  bien la ley seca,  impedía la oferta de alcohol, la demanda no había desaparecido, igual en Estados Unidos que en Tepic.

Y otro problema, en Norteamérica, la persistencia de la demanda de bebidas alcohólicas estimuló la fabricación y venta de licores, que se convirtió en una importante industria clandestina; la ilegalidad de esta práctica causó que el alcohol así producido adquiriese precios elevados en el mercado negro, atrayendo a este a importantes bandas de delincuentes. Un buen ejemplo de esto fueron Al Capone (inspiración de infinidad de películas, tales como Los intocables de Eliot Ness) y otros jefes de la Mafia estadounidense, que ganaron millones de dólares mediante el tráfico y la venta clandestina, expandiendo sus actividades criminales a casi todo el país, e involucrando la corrupción de numerosísimos funcionarios y policías encargados de hacer cumplir la ley seca, miren qué casualidad, como en Nayarit, ya que ayer el gobernador comentó que lamentablemente se sabía que algunos funcionarios y servidores públicos, estaban ligados de alguna forma como cómplices de que se siguieran vendiendo estas bebidas, en estos últimos 45 días, pero además esto nos lleva a los más de 140 muertos en el país mexicano a causa del alcohol adulterado, ayer hubo seis muertes más en Yucatán por cierto.

Pero regresando a los Estados Unidos de Norteamérica,  muchos de los delitos más serios de la década de 1920, incluyendo robo y asesinato, fueron resultado directo del negocio clandestino de alcohol que operó durante la ley seca. El propio Capone llegó a influir directamente sobre varios barrios de la ciudad de Chicago para que se le permitiera continuar su negocio ilícito a cambio de sobornos o amenazas, mientras su banda, junto con decenas de otras, luchaban violentamente entre sí a lo largo del territorio estadounidense para controlar el muy lucrativo tráfico de alcohol.

En fin, regresando a nuestro país, lo cierto es que La ley seca en varios estados y la suspensión de producción, al no ser un insumo de primera necesidad, ya genera una escasez inédita en México de cerveza, y ha detonado que especuladores se beneficien, y ahora el producto se venda al doble de su precio, incluso en algunos casos el six-pack está en más de 300% de su valor real.

Además, se ha generado un tráfico de cervezas que entran por ambas fronteras, especialmente la de Estados Unidos, donde no se ha detenido la producción, por lo que los traficantes aprovechan para venderla en Tijuana hasta por mil pesos, de acuerdo con una investigación periodistica.

Pero no solo los consumidores se han visto afectados, pues el Gobierno Federal pierde a su principal fuente de ingresos por Impuesto Especial a Producción y Servicio (IEPS), ejemplo de ello es que el año pasado este impuesto reportó casi mil millones de pesos a las arcas federales.

Los efectos de la escasez son diferentes en cada estado donde los precios de la cerveza varían dependiendo de qué tan fácil sea adquirir la bebida debido a las imposiciones de ley seca que aplican en cada zona debido a la pandemia por coronavirus o COVID-19, por lo pronto en Nayarit, los grandes especuladores se quedaron sin negocio…hasta mañana.


® Meridiano.mx es diseñado, operado y producido por la compañia ® SOCIALES.TV
® Meridiano.mx es una marca registrada. Todos los derechos reservados. El fin justifica a los medios J.L.D.A