La nostalgia por los años de gran venta del periódico

Meridiano es el único sitio sobreviviente con venta en la calle y estanquillos, dice Francisco Javier de la Torre, un añejo voceador de periódicos de la capital. Está enfermo y pide ayuda al gobernador de Nayarit

0
684

“Los años de bonanza para la prensa escrita han quedado en el pasado, hace como 14 años yo salía a vender periódico y vendía hasta 250 ejemplares en las calles del centro de la ciudad, a las 12 del día me retiraba a sacar cuentas y ya como a la una de la tarde estaba en mi casa listo para comer”, dice con gran nostalgia Francisco Javier de la Torre, en entrevista con Meridiano.

Con 64 años de edad, don Pancho recuerda que por cada periódico que vendía se ganaba tres o cuatro pesos: “hoy en día no se venden muchos periódicos, por eso dejé de venderlo, antes vendía el periódico Realidades, vendía el Meridiano, vendía el Avance y el Nayarit Opina, vendía cuatro marcas de periódicos y ahora no se vende ninguno, ahora el  único que sigue saliendo a la venta es el Meridiano, Meridiano es el único periódico que no ha muerto”.

El entrevistado, aseveró que ha sido la tecnología la que ha venido a acabar con la prensa escrita en el estado: “porque ahora los políticos y la personas de clase media y alta a través de sus teléfonos celulares se enteran de lo que acontece en el estado de Nayarit, en México y el mundo, ya nadie compra el periódico de papel, la tecnología acabó  con todos los medios impresos, no creo que se vuelvan a vender los periódicos de papel,  antes los periódicos que más se vendían era el Realidades y el Meridiano, pero ahora solo queda el Meridiano”, reiteró.

Es importante destacar que don Francisco de la Torre desde hace años padece una grave enfermedad en sus pies que le impide usar calzado, “de mis pies sale vapor, es por eso que se me ven como quemados, tócalos, no pasa nada”, solicitó al que escribe.

Por su  estado de salud y su discapacidad física, Don Pancho solicita al gobernador del estado, Miguel Ángel Navarro Quintero, una ayuda económica para lograr sobrevivir, pues dijo que a pesar de que es padre de seis hijos, “cuatro de crianza y dos de sangre”, ahora vive solo, pues su esposa hace años que falleció.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí