Desde hace ocho años decidió abrazar la carrera policial, lo hizo por necesidad de salir adelante y su convicción con la tarea de cuidar el orden, prevenir el delito, actuar cuando éste se registra.

Es la agente de la Policía Estatal Preventiva, Alondra Corina Sánchez López quien charla con Meridiano sobre este trabajo sobre el que tiene claro existen muchos prejuicios entre la sociedad e ideas erróneas, “ser mujer policía en Nayarit no es una tarea fácil, la sociedad se burla de nosotras, las mismas mujeres nos catalogan como lesbianas, nos agreden verbalmente, muchas veces son las mismas damas las que atentan en contra de nuestra integridad, pero aquí seguimos trabajando con responsabilidad y honestidad a favor de toda una sociedad”, dice muy segura y lamentando sucedan estas situaciones. La entrevista tiene lugar en la víspera del Día Internacional de la Mujer.

Ejemplifica sobre cómo es un momento de trabajo, uno en el que ella participa, en una escena donde se ha cometido un ilícito, o hay algún accidente, o suceso de violencia, dice que ellas son las que mayor riesgo corren, “porque los delincuentes piensan que nosotras por ser mujeres somos más fáciles de someter, más fácil de desarmar, e incluso, cuando llegamos a arrestar a otra mujer, la infractora de la ley se atreve a retarnos a golpes y lanzan en contra de nosotras infinidad de agresiones verbales, en ocasiones nos tiran hasta golpes, muchas de ellas son altaneras con nosotras, nos insultan, pero una vez que las sometemos nos piden disculpas y tratan de justificar sus agresiones en nuestra contra”. Puntualiza, Alondra.

Sin embargo, la agente Sánchez López aseveró que mientras portan el uniforme como policías, tienen la responsabilidad de emplear la tolerancia psicológica para no violentar físicamente a los infractores, “sean hombres o mujeres, siempre  tratamos de respetar sus derechos humanos, pero sí los hacemos cumplir la ley, los detenemos y los presentamos ante la autoridad competente y son los jueces los que deciden la situación jurídica de quienes por diversas razones infringen  la ley”, dice la agente de la corporación policíaca con quien charlamos ampliamente.

Finalmente, la entrevistada aseveró que existen mujeres que físicamente son “robustas” y que se sienten superiores a los agentes policíacos y al tenernos frente ellas los agreden: “sean hombres o mujeres, las mujeres robustas son mujeres que se atreven a atacar a los compañeros policías porque en la mayoría de los casos las mujeres agresivas desde niñas fueron violentadas por sus padres o tutores, por ello me atrevo a decir que la violencia en México y en Nayarit es una cultura, es parte de la educación de las mujeres nayaritas”, concluye Alondra Corina esta charla con Meridiano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí