Familiares de Yulyhana y Martha exigen justicia

"Ni todo el dinero del mundo nos va regresar a mi madre y mi hermana", sentencia Larisa Ramos Nieve quien dio a conocer más detalles sobre la sucedido aquel fatídico día.

0
334

Amigos y familiares de la joven Yulyhana y de la señora Martha, ambas asesinadas a puñaladas en la colonia Amado Nervo de Tepic la noche del martes 1 de marzo, se manifestaron frente a Palacio de Gobierno para exigirles a las autoridades correspondientes que apliquen todo el peso de la ley en contra del feminicida de sus familiares.

Ante diversos medios de comunicación la joven Larisa Ramos Nieve, hermana e hija de las víctimas, ante diversos medios de comunicación declaró que su hermana dejó en la orfandad a dos menores de edad.

Refirió,  que el asesino de su madre y de su hermana era vecino de ellas: “no lo tratábamos mucho porque el muchacho era muy solitario siempre se la pasaba en su casa con su esposa, pero sí eran muy serios, un día empezaron a vender hamburguesas, los niños y nosotros le empezamos a consumir, yo les llevaba amistades, lo tratamos muy poco, pero antes de los hechos, el tipo se molestó con mis papás porque estacionaron afuera de la casa donde él  vivía el carro de nosotros y ese día el tipo salió de su casa con un tubo queriendo agredir a mis tíos y a mis primos, pero ya el  día del crimen el tipo sacó un cuchillo y con el atacó a mi papá, a mi mamá y mi hermana, el resto ustedes ya lo saben”.

En este mismo contexto, la joven Larisa expresó que al acabar con la vida de su señora madre y de su hermana, el feminicida terminó con toda una familia: “éramos nosotras tres las únicas mujeres que vivíamos en la casa, además de mi papá y los niños, con este crimen la vida nos cambió de forma drástica y muy triste porque mi mamá, mi hermana y yo éramos muy unidas, todos los días convivíamos entre nosotros, mi padre en este momento está devastado, en ratos está tranquilo y en ratos totalmente devastado”.

Al referirse a la falta de atención medica que recibió su hermana Yulyhana (ahora fallecida)  en las instalaciones del sanatorio Guadalupe, la joven entrevistada explicó: “mi papá fue la que llevó a mi hermana al sanatorio Guadalupe y él me dijo que en este sanatorio no tenían ningún aparato para atender a mi hermana y dice mi papá que no se acuerda de muchas cosas, pero la atención médica fue pésima, ahora ni con todo el dinero del mundo regresan a la vida a mis seres queridos, por eso exigimos justicia, justicia”, concluyó Larisa Ramos Nieves.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí