Breverías | Lo que queda del corazón

0
286

Dos infartos y dos cateterismos en febrero dejaron una certeza: mi corazón también tuvo más cuartos que un hotel de putas. Uno para cada mujer que amé en el pasado, amo en el presente y amaré en el futuro. Uno para cada pasión intelectual y laboral. Pero colapsaron y hoy quedaron unos cuantos espacios amplios y abiertos, suficientes para unas pocas mujeres, cuyos nombres omito por razones de espacio, y dos o tres ocupaciones: el oficio de la palabra al servicio del periodismo escrito en la tercera época Meridiano y las matemáticas aplicadas a la medición científica de opiniones y actitudes colectivas. Me dijo la cardióloga al concluir la segunda intervención: “Cuídese. Lo veo en quince años”. Si llego a esa fecha, quiero llevarle un corazón vigoroso envuelto en un ejemplar de Meridiano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí