Breverías | El oficio de aplaudir

0
653

El aplauso y no la noticia fue la materia prima del periodismo en muchos lugares de México, como Nayarit. El halago a los poderosos en turno ocupaba los titulares, los artículos de opinión, las columnas. El incienso en todas sus variantes llenaba planas y tiempo en radio y televisión. Esa práctica lo hizo estéril, antes que la tecnología y la caída de la inversión publicitaria amenazara con su desaparición. Algunos medios, como Meridiano, se están reinventando. El primer reto es olvidar el aplauso y el incienso. El segundo, aceptar que la noticia hace mucho dejó de ser el insumo privilegiado del periodismo escrito, porque al parir sus textos al alba, lo sucedido el día anterior es historia. El periódico es una especie de píldora del día después para comprender y explicar el mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí