Los consejos de Mónica: transexual en libramiento

“Muchas veces me contratan no para tener sexo, sólo lo hacen para pedirme un consejo de matrimonio, porque aquí llegan muchos hombres que me cuentan que no llevan una buena vida al lado de sus esposas”, relató Mónica

0
789

Hace más de 10 años que Francisco Iván, se dedica a ofrecer sexo servicio a los traileros y automovilistas que circulan por el libramiento carretero.

Francisco, reveló que los servicios sexuales los ofrece en una gasolinera que se localiza a un costado de un reconocido motel por el libramiento, justo a la altura de la colonia Miguel Hidalgo. Es transexual, su nombre de batalla es Mónica y por los servicios que ofrece cobra desde 200 hasta 500 pesos.

Mónica dice que en ocasiones, los hombres que la contratan sólo lo hacen para dialogar con ella y pedirle un consejo matrimonial: “muchas veces me contratan no para tener sexo, sólo lo hacen para pedirme un consejo de matrimonio, porque aquí llegan muchos hombres que me cuentan que no llevan una buena vida al lado de sus esposas, la mayoría de ellos me dicen que el sexo con sus esposas no es el mejor, pero que no quieren dejarlas, entonces, yo les digo que lo mejor que ellos pueden hacer para salvar sus matrimonios es reconquistar a la mujer que tienen en casa, porque es cierto que las mujeres en ocasiones se olvidan de atender al marido, pero también es necesario que el marido analice y reconozca que ellos también dejan en el abandono a sus esposas y en pocas palabras, los dos son responsables de la situación matrimonial que viven por eso entre los dos tienen que buscar una solución al conflicto”.
En otro orden de ideas, Mónica explicó que como consecuencia de la pandemia del COVID-19, desde hace dos años, ella vive una severa crisis económica: “porque en época de pandemia ni las moscan se paraban por esa zona, nadie se dejaba venir, nadie se soltaba el pelo, todos los hombres se la pasaban encerrados en sus casas y nosotras aquí siempre tristes, sin dinero y con muchas necesidades, es horrible vivir en la pobreza y sin hombres”, aseguró. 

Sin embargo, la entrevistada recordó que en tiempos de bonanza hubo clientes que le pagaban mil, dos mil, tres mil y hasta cinco mil pesos: “quien me pagó los 5 mil pesos, recuerdo, era un gran hombre, con mucho dinero, era guapo y generoso, esa noche pasó por aquí por esta gasolinera, me invitó a subirme a su carro, me subí y nos fuimos a un lugar privado y toda la noche la pase con él, al final me pagó 5 mil pesos, pero desde ese día ya no lo he vuelto a ver y ya pasaron más de dos años”, reveló. En contraste, Mónica explicó que hay tipos abusivos que solo se las llevan y después del acto no les pagan por sus servicios: “hay tipos que no nos pagan, solamente nos utilizan,  nos subimos a sus carros nos vamos a dar la vuelta y nomas consiguen lo que quieren y nos bajan a gritos,  son unos ingratos, pero lo peor es que nadie nos defiende, nadie nos apoya; el perro nos muerde y el gato nos rasguña”, concluyó Mónica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí