La Serpentina | El doctor Navarro y los famosos “expedientes”

Para evitar argumentos burocráticos en expedientes, mejor hacer obras con recursos propios.

0
651

Por Guillermo Aguirre

Algunos de mis queridos lectores se han de acordar de las muchas obras que se anunciaron en algunas ocasiones y que finalmente nunca las vimos, la mayoría de las veces, la suspicacia ciudadana hizo su juicio a ojo de buen cubero, es decir sin ninguna información oficial o legal, considerando que dichas obras no se hicieron porque el dinero de ellas, seguramente había ido a parar a los bolsillos de los servidores públicos en turno, claro, quiero reconocer que a veces, esta vindicta del populacho para sus gobernantes, tuvo algo de certeza, pero hasta ahí, no siempre el motivo de la cancelación de una obra anunciada o programada, fue porque alguien se quedó con el dinero.

Claro, algunas gigantescas estructuras que nos prometieron, y que quizá soñamos con ver hechas porque tuvimos la ilusión de que serían una realidad,  ni siquiera fueron sometidas a presupuesto, porque simplemente eran una locura grandilocuente de un alcalde o gobernador, se me viene a la mente por ejemplo aquel viejo proyecto que tuvo un presidente municipal ya fallecido, de hacer de la Loma de Tepic, una “Disneylandia”, iba a poner una montaña rusa, unos túneles con sus respectivos lagos y lanchas , y sin faltar los personajes de Disney, claro, la locura del poder aunque sea municipal, ataca a cualquier ser humano que no esté preparado para ejercer un mandato.

El hecho es que muchas obras públicas no se realizan, porque para pedir presupuesto para su ejecución, la federación exige que se haga algo que se llama “el expediente técnico”, que no es otra cosa más que la explicación o argumentación por la cual se solicita determinada acción en beneficio de un estado, municipio o colonia.

Parece sencillo, pero es tan minucioso hacer un expediente técnico que hay todo un equipo, una secretaría incluso, dedicada a este trabajo de armar los expedientes, aun así, muchas solicitudes son rechazadas luego de llegar a manos de quienes revisan su argumentación para pasar más adelante el expediente hasta llegar a donde le dan el visto bueno, que tiene qué ver con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, me comentan los que han hecho este tipo de trabajo, que los datos pedidos son tan, meticulosos, extremistas y detallistas, como explicar cuánta gente pasa por la banqueta, en los casos de solicitar la rehabilitación de una calle.

Seguramente ustedes se han de acordar en el pasado cuatrienio,  cuando se autorizó la rehabilitación y modernización de la avenida Jacarandas, y que ya el día del banderazo del inicio de obras, un minúsculo grupo de personas se opusieron a esta renovación, y como ya estaba el recurso autorizado y era mucho trabajo como para perderlo, el mandatario en turno, decidió  no perder ese presupuesto, y trasladó todo el recurso a otra calle pero en La Cantera, donde se modernizaron las vías para beneplácito de la gente del lugar, y es que es mucho trabajo lograr la aprobación para una obra, para luego perderla por el capricho o protesta de cualquier grupo.

Pues el hecho es que el pasado sábado, estuvo el gobernador MIGUEL ANGEL NAVARRO QUINTERO, en Huajicori, autorizando distintas obras, entre ellas 3 vados que impedirán que 20 pueblos de la sierra del municipio, queden incomunicados por la gran cantidad de agua que baja por las vías carreteras y el crecimiento de ríos, y para evitar los argumentos de que no se han concursado porque no se ha hecho el expediente, y para no andar ya con las lluvias encima y las obras concursándose, el gobernador por lo más práctico, autorizar con recursos propios los tres vados, esto para que la gente no quede aislada al momento de la temporada de lluvias, como ha ocurrido en tiempos pasados.

El argumento del doctor NAVARRO QUINTERO, es irrefutable: “Nayarit tiene prisa por salir del atraso en que ha estado sumido”. 

De paso esto me recuerda que a la llegada del alcalde de Santiago Ixcuintla, EDUARDO LUGO LÓPEZ, alguien criticó que había construido unos estadios que su antecesor había autorizado, es cierto que los aprobaron, pero nunca tuvieron el dinero para hacerlos, y LUGO LÓPEZ, viendo que eran necesarios para la práctica del deporte de niños y jóvenes, optó por su construcción, no hay tiempo para seguir en el atraso, así es la nueva forma de gobernar…hasta mañana

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí