Celebrará el 10 de mayo en el penal

“Mi hijo tiene 27 años de edad y lo metieron a la penal porque le encontraron droga, para una madre no hay hijos malos, por eso tengo pensado ingresar al CERESO de Tepic el día de las madres para comer con él”, sostuvo la señora Zambrano Jiménez.

0
158

Con el propósito de visitar a su hijo, preso en el Centro de Rehabilitación Social Venustiano Carranza, el próximo martes 10 de mayo y compartir con él una buena comida, la señora María Zambrano Jiménez trabaja arduamente vendiendo dulces en las calles de la ciudad.

En entrevista,  la señora Zambrano Jiménez explicó que su hijo fue detenido y enviado al penal de Tepic, después de que elementos policíacos encontraran entre sus ropas una  dosis de droga: “mi hijo tiene 27 años de edad y lo metieron a la penal porque le encontraron droga, no sé si él consuma, pero tengo fe en Dios que muy pronto saldrá mi hijo de la cárcel, para una madre no hay hijos malos, por eso sí tengo pensado ingresar al penal de Tepic el día de las madres para comer con mi hijo”.

La señora María Zambrano,  refirió que después de convivir con su hijo en esta fecha tan importante, se trasladará hasta el domicilio de su señora madre, mujer de edad avanzada que se encuentra enferma: “mi madre es una mujer de más de 80 años y pobrecita, hace tiempo se cayó y se lastimó el hueso de su pierna y tengo pensado ir a comer con ella el 10 de mayo, pero después de visitar a mi hijo en el penal de Tepic, tengo tres hijos, dos varones y una hija pero creo que él que está en el penal es quien necesita más de mí por eso lo voy a visitar el día de las madres, para que mi hijo no esté solo”.

En este mismo contexto, la entrevistada explicó que desde hace tiempo se dedica a vender dulces en las calles de la capital nayarita: “a veces vendo y a veces no, pero diosito me socorre y me ayuda para surtir, yo ya no tengo marido, en agosto del año pasado murió quien era mi esposo, él murió de diabetes mellitus, pobrecito quedó muy flaquito y un día amaneció muerto, mis hijos también son pobres, me ayudan con lo que pueden, pero no quiero ser una carga para ellos, por eso que me dedico a vender dulces”.

Enseguida, la señora María Zambrano reveló que a pesar de que le duelen bastante sus rodillas de tanto caminar no dejará de trabajar para ganarse el pan de cada día: “me duelen mucho mis rodillas y hace poco me enfermé de la vesícula también, pero pues aquí seguimos trabajando, recorriendo las calles de Tepic en busca de un peso vendiendo mis dulces porque a mí no me gusta ser una carga para nadie”.

Antes de concluir la entrevista, la señora María Zambrano Jiménez reveló que si Dios le diera a escoger entre dinero y salud, ella le pediría al todopoderoso salud: “lo mismo para mis tres hijos y para mi madre, porque ellos son todo lo que me queda, amo a mis hijos y amo a mi madre y lo único que le pido a Dios es que nos de mucha salud, pero también le pido a mi Dios que mi hijo el que está en el penal de Tepic pronto salga de la cárcel, porque tener un hijo preso  es algo que a una madre le provoca mucho dolor en el alma”, concluyó la señora María Zambrano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí