No cumple aún su octavo mes al frente de la presidencia municipal de Bahía de Banderas, y ya acumula una buena cantidad de escándalos, que derivan de su peculiar forma de entender y ejercer el poder público.

Ahora, la polémica y eventual comisión de un acto contrario a la ley, tiene lugar porque Mirtha Villalvazo decidió inmortalizar su imagen en un mural, que con recursos públicos del ayuntamiento, se ejecuta en el arco de acceso a la población de San Juan de Abajo.

La pintura en el arco está inspirada en las fotos que le fueron tomadas a la presidenta municipal con el atuendo de escaramuza, un traje que lució el pasado 10 de noviembre, en el desfile de presentación de las Alazanas de Bucerías durante el Campeonato Nacional Charro en Aguascalientes. Ese equipo de escaramuzas nada tiene que ver con San Juan de Abajo, por lo que no pudiera argumentar que se trata de la imagen de otra integrante.

Mirtha Villalvazo Amaya, ha sido acusada por amenazas a sus propios funcionarios, el más reciente caso, fue el del Contralor municipal, Martín García, quien dijo haber sido retenido en contra de su voluntad, en un cuarto de la presidencia por la propia alcaldesa y la pareja de ésta; ambos lo amenazaron y pidieron su renuncia, tras haber iniciado un procedimiento en contra del Secretario del ayuntamiento, José Abad, que fue suspendido temporalmente de su cargo por desacato, a petición de seis regidores y el Síndico. 

Los escándalos que derivan de su peculiar estilo de ejercer el poder van en aumento. Amenazas documentadas de ella a sus colaboradores; parientes directos en diferentes cargos de su administración y otros más ejerciendo poder sin tener nombramiento alguno, son temas que han distinguido la administración de Mirtha Villalvazo, quien acusa de violencia de género a quien denuncia sus atropellos.

Pretender inmortalizar su imagen, no es solamente un tema impropio en el aspecto ético, es, sobre todo, la eventual comisión de un delito por parte de la alcaldesa, pues una disposición legal prohíbe a los servidores públicos hacerse publicidad, lucrar con programas, obras y acciones del gobierno.

En menos de ocho meses, la alcaldesa ha logrado poner a la mitad del Cabildo en su contra, lo que hace complicado operar algunos temas por las diferencias que cada día se acentúan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí