Un nuevo hecho de violencia consterna a la sociedad nayarita. El asesinato de una joven mujer, su hijo y su presunta pareja llenaron las redes sociales de ira, tristeza y condolencias tras darse a conocer los hechos ocurridos en la colonia Villas del Molino, durante las primeras horas de este oscuro viernes 13.

Eran las dos de la mañana, cuando el estallido de un cristal alertó a los vecinos de la calle Villa del Norte. Al salir a revisar que pasaba se percataron que el interior de la finca marcada con el número 26 se había convertido en un infierno, donde las llamaradas abrazaban todo a su paso; vaticinando una escena terrorífica.

Ante dicha situación, los ciudadanos se abocaron a sofocar el incendio con baldes de agua, mientras se esperaba la llegada de elementos de Protección Ciudadana y Bomberos de Nayarit quienes arribaron al lugar en cuestión de minutos, derribando la puerta principal de la vivienda.

Al ingresar al domicilio notaron entre el fuego una imagen inverosímil. El cadáver de una persona del sexo masculino, boca abajo, semidesnudo y con aparentes heridas producidas por arma blanca, en diversas partes de su cuerpo.

La pesadilla continuó para los vulcanos quienes no daban crédito a lo que estaban observando. En la recámara principal yacía el cuerpo calcinado de una joven mujer, el cual además presentaba heridas punzocortantes en su constitución física.

Y al seguir avanzando en la macabra escena, finalmente localizaban en otra recámara el cuerpo de un menor, de tan solo cinco años de edad, quien perdió la vida por la inhalación del humo.

Elementos de la Policía Estatal acordonaron el área, mientras que las primeras investigaciones señalaban que el siniestro fue provocado.

Al lugar arribaron elementos de la Agencia de Investigación Criminal del departamento de homicidios, y posteriormente el personal de Servicios Periciales que procedió a levantar los primeros indicios.

Tras las primeras pesquisas, el domicilio marcado con el número 26 de la calle Villa Norte se había convertido en una casa del horror que mostraba la cruda realidad de violencia familiar que viven miles de nayaritas. Todo apuntaba a un nuevo caso de feminicidio y parricidio.

Al poco tiempo las autoridades lograron identificar a los hoy occisos. La joven mujer era conocida como Jetcibe Razura Cortés de 26 años de edad, madre de tres menores, entre ellos el pequeño Yeshua que fue localizado sin vida en una de las habitaciones de su hogar. Así mismo, el tercer asesinado llevaba por nombre Pablo Acuña de 27 años de edad.

Jetcibe Razura Cortés y Pablo Acuña fueron las víctimas de este atroz crimen.

De acuerdo con los vecinos de la zona, los fallecidos laboraban en el antro “Abolengo”, y tenían apenas unas horas de haber llegado del estado de Aguascalientes, después de trabajar en la Feria de San Marcos, información que constató la Fiscalía General de Nayarit a través de un comunicado.

Así mismo los colonos señalaron que el último momento en que vieron con vida tanto a Jetcibe, como a Pablo y al pequeño Yeshua, fue cuando salieron del domicilio manifestando que acudirían a cenar.

Horas más tarde se enteraron del trágico hecho sucedido en el hogar contiguo. De acuerdo con la versión oficial, todo apunta a que el perpetrador de los terribles crímenes fue un sujeto identificado como Abraham “N”, quien estuvo casado nueve años con Jetcibe y que es padre de sus tres menores hijos, entre ellos Yeshua.

Abraham “N” también laboraba con ellos, colegas de la vida nocturna, que estuvieron compartiendo un domicilio en Aguascalientes, mientras fungían como empleados temporales de una sucursal de la empresa de antros para la que trabajaban.

El pasado 11 de mayo, Jetcibe presentó una denuncia contra Abraham “N” en la ciudad hidrocálida, acusándolo de llevarse todas sus pertenencias. Anteriormente, los propios vecinos del matrimonio alertaron que habían presenciado hechos de violencia al interior del domicilio.

A través de redes sociales se confirmó esta información: “Si exageré porque mi caso, casi se convirtió en otro FEMINICIDIO”, escribió Jetcibe en Facebook, al revelar que presentó una denuncia contra su esposo por haberle “hackeado” sus cuentas digitales y dos meses después haberla golpeado.

Este multihomicidio indigna a toda la sociedad nayarita, pero sobre todo a los amigos y conocidos de Jetcibe, Pablo y Yeshua quienes no dan crédito a lo sucedido. Mientras tanto, los muros nayaritas de Facebook, Instagram y Twitter claman justicia, a la par que difunden el rostro del presunto asesino. De manera extraoficial se confirmó la detención de Abraham “N”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí