7.7 C
Tepic
sábado, febrero 24, 2024
InicioOpiniónLa prudencia en la vida

La prudencia en la vida

Fecha:

Más Noticias

Edición impresa 24 de febrero de 2024

Meridiano de Nayarit Sección Política Descargar Sección Política |...

Incendio en el Hotel Buenaventura

Por Adrián De los Santos La madrugada de este viernes...

Hallaron un muerto en el poblado de El Tuito

Por Adrián De los Santos Las autoridades municipales y judiciales...

Le rajaron la cabeza en la Emiliano Zapata

Por Jesús Calata Por razones hasta el momento desconocidas, un...

Chofer prensados antes del crucero de Talpa

Por Adrián De los Santos En una coordinada acción entre...
spot_imgspot_img

Por Juan Alonso Romero

El ser humano – hombre o mujer – que se ha formado sanamente, con principios y valores, sabe de lo importante que es la vida humana. Para atenderla, cuidarla, mejorarla y preservarla. Junto con ella, hacerlo también con todo que le da el sustento: aire, agua y entorno ecológico. Cuidando al planeta completo, como hábitat natural de nuestra especie y de las especies que conviven con nosotros. Ese es un principio racional, necesario y conveniente de prudencia. De sentido común, regla elemental para preservar la vida y a la sociedad. De prudencia, para no chocar con nada. 

NO AGRESIONES NI VOLENCIA 

Todo lo que daña a la vida humana y a su entorno, la agrede. E incluso, puede violentarla, como la contaminación, deforestación, incendios o abuso en el uso de los recursos naturales. Pero también, en una mala relación o mala convivencia con los otros. Que se traduce en violencia intrafamiliar o hacia la sociedad. Es por eso, que todas las religiones condenan la violencia del hombre en contra del hombre. El ataque a los semejantes, a la convivencia sana, o la alteración de la paz y la tranquilidad del individuo, la familia y la sociedad. Todo eso, viola las reglas elementales de la prudencia. 

EL HOMBRE EN EL CENTRO DE LAS COSAS 

El ser humano, hombre o mujer, son en nuestro planeta, el centro de las cosas. El objetivo de la mejora en todos los sentidos. Es el principio básico, que permitió el surgimiento del renacimiento – del Siglo XIV al XVI – y del humanismo. Donde florecieron las artes, las letras, la poesía, la arquitectura, la escultura, el urbanismo, la cultura. Esta fue una etapa de la humanidad, que merced a sus bondades, marcó el puente entre la Edad Media y la Edad Moderna, que nos acercó a gozar más y mejor de los bienes de la civilización. Poniendo a la cultura, como parte básica de ser ciudadano del mundo. El seguir la huella prudente de la enseñanza de los clásicos griegos o latinos. Entendiendo como tales – clásicos – a ser dignos de ser imitados, seguidos o tomados como modelos o maestros. 

EL FIN SUPERIOR 

El cuidado de la paz pública, el rechazo de la corrupción y de la violencia, llevan necesariamente al Estado de Derecho. Al cumplimiento estricto de las leyes, por autoridades y ciudadanos. A cero tentaciones de polarizaciones, confrontaciones o discrecionalidades de parte de las autoridades hacia los ciudadanos. A gobiernos abiertos a la información, la transparencia y la rendición de cuentas. Permitiendo la auditoria ciudadana total. Respetando la integridad del tejido social. Ese estado de Derecho, se llama Prudencia Política. Donde el fin superior, es el ciudadano y no el gobernante. Ni tampoco el poder. Bajo la regla de oro, de prudencia política para no chocar con nadie. Ni convertir en enemigo a nadie. 

Popular

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí