7.7 C
Tepic
lunes, mayo 20, 2024
InicioNayaritSíndrome de Estocolmo con estilo tepicense

Síndrome de Estocolmo con estilo tepicense

Fecha:

spot_imgspot_img

Edgar Ulises Jacobo es originario de la ciudad de Puerto Vallarta, Jalisco, tiene 22 años de edad, es adicto al alcohol y a la mariguana, en charla con Meridiano dijo que días después de integrarse en la ciudad de Tepic al grupo denominado Escuadrón de la Muerte,  fue abusado sexualmente por uno de sus compañeros. 

Narró que los hechos se registraron después de que él y un joven de más de 25 años, de quien no reveló su identidad, se hospedaron en un cuarto de hotel para consumir alcohol y drogas, pero ya en la madrugada su amigo lo empezó a acariciar: “Al principio me saqué de onda pero después me dejé llevar por el momento y sostuvimos relaciones sexuales, no siento vergüenza porque yo no soy homosexual, el bato me caía bien y ya me había hecho dos o tres paros, me había invitado a comer y me compartía de su botella de licor y de su motita”.

Edgar Ulises añadió que, este tipo de encuentros se repitieron en tres ocasiones: “Siempre nos hospedábamos en el mismo cuarto y estuve tres veces con él en la intimidad, pero te repito, no soy homosexual, yo lo que no quería era tener broncas con él y por eso accedía, porque yo sabía que era un tipo violento y la verdad le tenía miedo, pero un día me dijo que ya no quería tener sexo conmigo y me corrió, por eso ahora ando aquí en la calle pidiendo la moneda para comprar mi botella de licor”.

Enseguida, Edgar Ulises aseguró que sentía un gran cariño por su abusador: “No lo odio porque siento que lo quiero, siento un poco de cariño por mi compa porque era un buen amigo, cuando llegué de Puerto Vallarta, sin dinero, me invitaba a comer y me compartía sus cosas, pero un día me dijo que me fuera a vivir con él y yo no quise porque como te digo, yo no soy homosexual”.  

Al cuestionar al entrevistado si estaba dispuesto a denunciar a su agresor sexual, Edgar Ulises Jacobo respondió: “No, porque no quiero broncas, aguanto la carrilla, total las cosas ya pasaron, no me gustó lo que me hizo pero a veces lo extraño, era buen amigo, tengo mucho que no lo veo, por eso poco a poco trato de olvidarlo y con el Tonayan lo estoy logrando, cada día que pasa es menos lo que siento por él”, comentó finalmente Edgar.

Más artículos

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí