7.7 C
Tepic
lunes, abril 15, 2024

Víboras

Fecha:

spot_imgspot_img

PARTIDO EN DOS, ESTÁ EL PAÍS: EN BUENOS Y MALOS

Definitivamente este país está dividido en dos: en buenos y malos, pero depende quién categorice, para saber en qué bando estás ubicado.
Lamentablemente eso no sucedió hace mucho tiempo. Apenas fue en la campaña del 2018 cuando ganó Andrés Manuel López Obrador, que advertimos que éramos buenos o malos. Conservadores o liberales.

ME EQUIVOQUÉ GACHAMENTE

Pensé –equivocadamente– que el lopezobradorismo traería los cambios que positivamente necesitábamos para transformar el país. En verdad le creí. Fui –por mucho– tiempo una persona que creyó en su palabra, que ahora sé que es la plata que más vale.
En su palabra creí. Pensé que verdaderamente metería a la cárcel a los expresidentes; como creí en su palabra de “primero los pobres” y luego que a lo largo de estos años han ido creciendo en número y de que fue capaz de inundarlos, en su tierra Tabasco, ya se me cayó de donde lo tenía.

¡CARAY!

Pero más se me vino al suelo cuando supe que la dichosa refinería no iba a refinar un litro hasta años después de que él ya no fuera presidente.

NO CUMPLIÓ SU PALABRA

Cuando supe que estaba en marcha un plan para militarizar al país, me detuve a pensar: “qué no era este el hombre que pensaba junto con todo su séquito de acompañantes meter a los militares a los cuarteles”. Ahora entiendo que se rajaron, como vulgarmente se dice.

JUNTANDO CASCAJO

Tarde me di cuenta que López Obrador anduvo juntando cascajo, para completar sus planilla, para reunir alcaldes o gobernadores, no importando de dónde provinieran, el chiste era que le garantizaran el triunfo.

CARO LO VA A PAGAR

Sin embargo, va a pagar caro haberse desviado del que, creíamos, era su propósito original. Esos mismos presidentes y gobernadores, cuando ya se sepan que no tienen el yugo del “mandamás”, van a voltearle bandera.
Recuerden el viejo dicho que me enseñó mi abuela Petra Navarro: “La chiva siempre tira al monte”, y –créanme– nunca se equivocaba.

EL EQUÍVOCO

Creo, para mí, ha sido un desacierto monumental haber dejado de construir el aeropuerto de la Ciudad de México. Nuestro país requiere de infraestructura y eso lo sabe don Carlos

Más artículos

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí