Por Oscar Verdín Camacho

Layín deja a Hilario “R” en segundo plano.

El ex presidente municipal de San Blas, Hilario, es la formalidad que necesita identificarse ante los tres jueces que integran el Tribunal de Enjuiciamiento.

Pero el personaje superior es Layín, ése que este martes se ha presentado al Centro Regional de Justicia Penal con cachucha, playera azul, un short de playa y sandalias. La gorra debe quitársela en el interior de la sala.

Si en otras circunstancias seguramente no se le hubiera permitido ingresar con esas prendas a la sala donde se desarrolla su juicio oral, ahora tiene la justificante de que, ha citado, recientemente fue operado y necesita usar ropas cómodas.

Aun así, el atuendo ha generado comentarios sobre si debería manifestarse al respecto el Tribunal.

En el segundo día de juicio instaurado por los probables delitos de ejercicio indebido de funciones, peculado y fraude, a propósito de la venta en agosto del 2016 de más de 45 mil metros cuadrados de lo que fue la aeropista de San Blas, por 12 millones 415 pesos y cuyo monto no ingresó a las cuentas municipales, rindieron testimonio dos funcionarios de la Auditoría Superior del Estado de Nayarit (ASEN) y un perito en topografía de la Fiscalía General del Estado (FGE), entre otros.

A preguntas de un agente del Ministerio Público, los primeros hablaron del trabajo de auditoría efectuado en el 2017 que confirmó el problema con la citada venta, la entonces denuncia de un grupo de regidores, luego de la ASEN, y la omisión del Ayuntamiento de San Blas a rendir informes que se le requerían.

De hecho, fue la notaría 36 quien proporcionó a la ASEN documentos sobre el caso, previamente solicitados.

Al ser cuestionado por la defensa particular, uno de los auditores respondió no recordar dónde fue inscrita la escritura pública.

Por su parte, el perito topógrafo explicó que el predio El Puyeque consta de más de nueve hectáreas, dentro de las cuales se encuentra la parte de terreno en controversia, mientras que en otras áreas hay oficinas de gobierno y deportivas.

Durante un receso para acondicionar el equipo técnico y poder proyectar un plano y fotografías de la ex aeropista, Layín se acercó a este reportero, en uno de los pasillos, sin que se tocara el tema que lo mantiene ahí.

Él mismo está de acuerdo en que Layín supera a Hilario.

– Yo soy portador del bien -dice.

Y pone un ejemplo: si rato antes lo trasladó un taxista al Centro Regional y le cobró 70 pesos, él le dio un billete de 500 y se quitó el cubrebocas para que lo identificara: “¡tenga, de su amigo Layín!”

El ex alcalde del puerto ha estado pendiente de las notas de quien esto escribe, que ha dado cobertura a su expediente penal. Sólo hay un dato en el que no está de acuerdo y que fue plasmado en un trabajo publicado en el mes de agosto, cuando se indicó que acudió al Centro Regional sin bigote, sin sombrero, sin camisa azul, sin botas, y en cambió llegó de tenis, cachucha, pantalón de mezclilla y camisa deportiva de manga larga color plomo.

– Jefe, yo nunca me he quitado el bigote, lo que pasa es que traía puesto el cubrebocas.

Como fue citado ayer en este espacio, la Fiscalía General del Estado ha solicitado al Tribunal de Enjuiciamiento una condena de 23 años.

* Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí