Breverías | El negocio de la vanidad

0
2961

Hay muchas maneras de hacer dinero explotando la vanidad de los demás. Hace tiempo, un impresor local asistía anualmente a una especie de convención para cándidos y provincianos empresarios, de donde regresaba con una gran placa metálica que reconocía a su negocio como el primero en calidad y satisfacción del cliente en todo el estado. Lucían en la pared casi una decena de esos premios. A mí, que por esos ayeres representaba a uno de sus clientes más importantes, nadie me pidió calificar sus servicios. Fue mejor que nadie lo hiciera, porque sólo podía dar fe de su habilidad excelsa para ponerle ceros a las facturas. Y a la  firma organizadora de los encuentros empresariales lo único que le importaba era la cantidad de ceros de los cheques que le entregaran sus premiados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí