Volantín | Desesperación y caos genera ya acuerdo de AMLO con Biden

0
525

Por Salvador Cosío Gaona

Sí podía saberse que traería demasiados problemas aceptar el muy aciago acuerdo para admitir 30 mil inmigrantes por mes procedentes de Estados Unidos en territorio mexicano. Y cuando no han transcurrido siquiera los primeros 30 días, ya se reportan complicaciones en la frontera norte de México. La agencia de noticias EFE, ha informado que a  una semana de las nuevas políticas migratorias de Estados Unidos para cubanos, haitianos, nicaragüenses y venezolanos, crece la desesperación en la frontera así como las críticas al presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, por su complicidad.

 Migrantes de estos países consultados por EFE en Tijuana coincidieron en que ha sido complicado entender qué va a pasar con ellos o cómo acceder al nuevo programa con el que Estados Unidos promete acoger a 30.000 personas de estas naciones al mes, pero deportará de inmediato a México al resto.

 Los extranjeros argumentaron que no son claras las políticas y protocolos que tienen que seguir para ver si sus casos son viables.

 En tanto, Migrantes en albergues, como Romina, originaria de Venezuela y madre de dos niños, denunciaron confusión, “pues son muchas las cosas que se dicen aquí, pero no han informado qué hay que hacer”.

“La misma gente comenta cosas, que hay que meterse al internet, que hay que regresar a nuestro país y desde allá solicitar el asilo, pero la verdad es que en la condición en que estamos no le he movido y quisiera mejor informarme bien porque ando con mis dos niños”, relató.

PROBLEMAS CON EL IDIOMA

Jessica, migrante de Haití, afirmó que está enterada de estas nuevas políticas, pero no ha hecho la solicitud porque no consigue justificar un patrocinador que se haga cargo de ella en Estados Unidos, uno de los requisitos que se pide tras el anuncio de Washington de la semana pasada.

“Ya vi todo lo que tenemos que hacer, nos dijeron que hay que entrar a una aplicación, pero no cumplo ese requisito y por eso no he podido hacer el trámite”, lamentó.

Nicole Ramos, abogada de la organización Al Otro Lado, dijo a EFE que ese y otras limitantes, como el idioma, para la comunidad haitiana, son barreras que han tenido estas personas, pues la aplicación oficial no está todavía en creole y eso crea dificultades.

 Entre las barreras y la incertidumbre, organizaciones como Al Otro Lado realizan jornadas informativas con la comunidad haitiana.

“Les estamos explicando principalmente sobre la aplicación CBPONE, en la que tienen que solicitar una cita, las cuales serán limitadas a siete por semana, sabemos que no está en creole y otros grupos también les están traduciendo las versiones de inglés y español para que los haitianos puedan aplicar”, dijo la activista.

 Ramos explicó que todas las personas en la frontera pueden solicitar su cita, pero “esto no garantiza que van a recibir el asilo”.

En otras regiones de la frontera, en los estados del noreste mexicano, Médicos Sin Fronteras (MSF) atiende a cerca de 18.000 migrantes que están “a la deriva” por las políticas migratorias, que consideran “inhumanas” tanto de Estados Unidos como México.

 La región vive un flujo migratorio récord, como refleja la detención de 2,76 millones de indocumentados en la frontera de Estados Unidos con México en el año fiscal 2022.

La polémica sobre el rol de México arreció esta semana después de la Cumbre de Líderes de América del Norte, en la capital mexicana, donde el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, agradeció a López Obrador por acceder a recibir a los migrantes deportados por EE.UU.

Un día después de la cumbre, decenas de migrantes, en su mayoría de origen venezolano, nicaragüense y cubano, fueron detenidos por elementos de la Patrulla Fronteriza en El Paso, Texas, y trasladados a Ciudad Juárez.

 Elementos del Instituto Nacional de Migración (INM) de México los llevaron al albergue “Leona Vicario”, en el norte de Juárez.

Según reportes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés), tan solo en noviembre se registraron más de 53.000 detenciones en el sector de El Paso.

 Además, autoridades de Ciudad Juárez reportaron 20.000 migrantes en diciembre, una situación que pone en jaque a la urbe, donde los albergues se encuentran rebasados en su capacidad.

 Cabe recordar que el jueves de la semana pasada, México aceptó recibir hasta 30,000 migrantes al mes expulsados por Estados Unidos, provenientes de Cuba, Nicaragua, Haití y Venezuela. Pero los analistas alertan que esto presionará el mercado laboral mexicano, por lo cual el gobierno deberá crear condiciones para fomentar la creación de nuevas plazas y así absorber la llegada de personas en edad de trabajar.

 En noviembre, los agentes fronterizos estadounidenses encontraron con 82,000 migrantes de esas nacionalidades en la frontera con México, según datos del gobierno.

 El gobierno de México aceptó recibir a migrantes que entraron de forma ilegal a Estados Unidos a un ritmo de 30 mil por mes, lo que implica 360,000 migrantes durante el año. 

“Lo anterior tiene implicaciones negativas para el mercado laboral mexicano, por lo que será clave que el gobierno propicie condiciones que permitan la creación de empleos y de esta forma se pueda absorber la llegada de personas en edad de trabajar. Cabe recordar que en México la tasa de informalidad es elevada y se ubica en 55.17% y el 7.59% está en condiciones de subocupación y en conjunto representan 62.76% de los ocupados en México o cerca de 37 millones de personas” indicó un análisis del Grupo Financiero Banco Base. 

 La entrada de 360,000 migrantes al año equivale al 47.8% de los empleos formales registrados en el IMSS creados en 2022. En 2022, se lograron crear casi 750,000 empleos formales en el país, la tercera mejor marca desde que se tiene registro. Por lo cual, absorber la llegada de personas en edad de trabajar representa un reto para el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador. 

 El embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, anunció que su gobierno enviará 23 millones de dólares adicionales a sus socios en México, Centroamérica y el Caribe para apoyar a los migrantes en casos de emergencia, así como fomentar su integración. Además, adelantó que el gobierno estadounidense buscará ampliar el número de refugiados que recibe, víctimas de persecución.

 En noviembre de 2022, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social firmó un convenio con el Instituto Nacional de Migración para integrar al mercado laboral a los migrantes en retorno, tanto extranjeros como nacionales, el cual busca los siguientes objetivos:

Promoción de la inclusión laboral en favor de la población que busca trabajo.

Sensibilización y concertación empresarial a efecto de que conozcan los mecanismos de acceso y los procesos a seguir para promover la contratación de población migrante.

Promoción y difusión de vacantes disponibles (más de 80 mil disponibles) con la población migrante para que las empresas cubran sus necesidades de personal.

Fortalecimiento de la relación con dependencias de los tres niveles de Gobierno, Organismos Internacionales y de la Sociedad Civil que impulsan los procesos de inclusión laboral.

 Por cierto, uno de los más preocupados con esta medida resultó ser  el Coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, quien recordó que el Senado es el encargado de revisar la política exterior del Gobierno federal y alertó que ese acuerdo migratorio de aceptar mil migrantes diarios o 30 mil al mes,  nos convierte en la práctica en un Tercer País seguro, lo que puede derivar en fuertes crisis tanto económicas y sanitarias para los estados y municipios receptores de estos migrantes.

Un “tercer país seguro” implica que México se convierta en destino de personas migrantes, por lo que las personas que llegan a los Estado Unidos, pasando por territorio mexicano, podrían ser devueltas a nuestro país donde deberán ser objeto de asilo con todo lo que ello incluye como servicio de alimentación, salud y seguridad, entre otros.

 El zacatecano alertó el riesgo de que los gobiernos en México estatales y municipales de las fronteras “no tenga capacidad económica para albergar o alimentar a tanta persona que esté en espera de ser aceptado en EU”.

“Representa cerca de 400 mil migrantes al año y estados y municipios no tendrán la capacidad económica, social, de vivienda salud para albergar a tanta persona, eses es un tema delicado”, advirtió.

 Opinión.salcosga@hotmail.com

@salvadorcosio1 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí