Con una contundente demostración que le reubica como el número 1 en la clasificación de la Asociación de Tenistas Profesionales, el serbio Novak Djokovic —a horas de la madrugada en tierras nayaritas— obtuvo su décimo campeonato del Abierto de Australia y su vigésimo segundo torneo de Gran Slam, empatando con ello a Rafael Nadal, quien, esta ocasión, debido a una lesión más, no pudo llegar a las rondas finales del torneo.

Aparentemente, la victoria de Nole sobre el griego Stéfanos Tsisipas [quien, por segunda ocasión, se quedó en la orilla de ganar un Gran Slam] no habría sido tan contundente, pues si bien, la obtuvo en tres sets consecutivos, el 6-3, 7-6, 7-6, no refleja esa gran diferencia que subrayaban, una y otra vez, los comentaristas durante la transmisión. La madrugada del día anterior, una tenista eslava, la bielorrusa Aryna Sabalenka había ganado su primer Gran Slam al vencer a la kazaja Yelena Rybákina, después de perder el primer set…

Después de este primer gran torneo del año, se han dado algunos cambios en las clasificación de la ATP. El más significativo, sin duda, el regreso al primer lugar, de Novak Djokovic, pero también, la caída de Rafael Nadal al sexto puesto, por detrás de Carlos Alcaraz [quien, sin jugar, bajó al segundo lugar], Stéfanos Tsisipas [quien subió un lugar], Casper Ruud [quien bajó un puesto] y Andrey Rublev [quien pasó del sexto al quinto lugar].

Asimismo, en la WTA, los resultados del Abierto de Australia, han modificado la clasificación, además de mostrar, de nuevo, que las jerarquías en el tenis femenino no tienen la misma consistencia que las de los varones. A pesar de su poco brillante participación en este torneo, la polaca Iga Swiatek [¡otra eslava!], se mantiene en el primer lugar de la clasificación, muy por encima de Anya Sabalenka, quien, con su triunfo, ha llegado al segundo lugar en dicha tabla, desplazando a Ons Jabeur y recorriendo un lugar hacia abajo a Jessica Pegula y Caroline García, mientras María Sakkari fue desplazada por Coco Gauff del sexto puesto y la finalista Yelena Rybakina entró al selecto grupo de las diez primeras, desde el lugar 25 que ocupaba antes del inicio del torneo.

Con estos primeros movimientos del año, se puede prever que, en la rama varonil, Djokovic se consolidará en el primer lugar y superará a Rafa Nadal en Grandes Torneos ganados; que Carlitos Alcaraz la tendrá difícil para recuperar ese primer lugar que alcanzó el 2022; que Rafa sufrirá para mantenerse entre los mejores y ganar torneos importantes [Roland Garros será su prueba de fuego], mientras, en la rama femenil, los cambios en la clasificación parece que seguirán a la orden del día y la atención estará centrada en Iga Swiatek, para ver si se logra consolidar como la mejor tenista del mundo por segundo año consecutivo.

En el futbol europeo, una “semana de copas” [en algunos casos, combinadas con los torneos de liga].

En la Liga Inglesa, se jugaron: la cuarta ronda de la FA Cup, en la que destacan, el triunfo del City sobre el Arsenal, los triunfos del United y del Tottenham y la derrota del Liverpool y; los partidos de ida de semifinales de la Copa de la Liga, en los que el Manchester United puso un pie en las finales al vencer al Nottingham Forest 3-0 y el Newcastle obtuvo una pequeña ventaja [1-0] sobre el Southampton…

La Liga, por su parte, combinó Copa y Liga. En la Copa del Rey, se disputaron los partidos de cuartos de final, de los que surgieron los cuatro semifinalistas: el Barcelona, que venció 1-0 a la Real Sociedad; el Real Madrid, que venció 3-1 al Atlético de la misma ciudad; el Osasuna, que venció 2-1 al Sevilla y el Athletic de Bilbao, que derrotó 3-1 al Valencia. En el torneo de liga, el Sevilla, después de un inicio terrible, va mejorando su posición en la tabla, mientras en la parte alta, el Barcelona y el Madrid siguen adelante sin acabar de convencer: los catalanes porque así como dan un gran partido, dan otro en que dejan mucho que desear; los merengues, porque no han sido capaces de alcanzar un buen nivel después del regreso del mundial.

En la Ligue 1, el PSG sigue ocupando la primera posición, pero no logra despegarse —como en otros torneos— de sus perseguidores…

En Alemania, no deja de llamar la atención que el Báyern —al parecer, como otros equipos “grandes”— sigue padeciendo el síndrome postmundial. Esta semana, por tercera fecha consecutiva, solo pudo alcanzar un empate ante el Eintrach Frankfurt y tiene ya muy cerca a sus perseguidores: el Unión Berlín a un punto, el Leipzig a dos y el Borussia Dormund y el Friburgo a tres.

En la Serie A, parece que, ahora sí, se le hará al Napoli revivir las glorias de la década de los ochentas, del Nápoles de Diego Armando Maradona, algo en lo que se conjuga la buena marcha del conjunto napolitano y sus contrataciones exitosas, con el mal paso de los equipos de la Italia septentrional, con todo y el nuevo castigo a la Juve —esta vez por reportar ganancias falsas—. Por lo pronto, la escuadra napolitana, le lleva 13 puntos de ventaja a su más cercano perseguidor, el Inter.

En la MX —aunque el torneo apenas lleva cuatro fechas— los equipos “del norte” [Monterrey, Tigres y Santos] siguen en lo alto de la tabla [estos últimos compartiendo lugar con dos de los “grandes” [Pumas y Chivas], mientras que el América, con su goleada en casa a los cañoneros de Mazatlán, se acerca y el campeón Pachuca se colocó ya en el primer lugar por su mejor diferencia de goles.

En la NFL, tuvimos el fin de semana de los campeonatos de la Conferencia Nacional y de la Conferencia Americana.

Las lesiones del mariscal de campo y de sus dos suplentes en el equipo de los 49’s de San Francisco, aunada a una muy buena actuación del mariscal de campo, del equipo defensivo y ofensivo de las Águilas de Filadelfia, a lo que habría que agregar aún el apoyo increíble de su afición, hicieron posible que, salvo en el primer cuarto, la final de conferencia se decantara de un solo lado y terminara con un marcador 31-7.

En cambio, la final de la Conferencia Americana sí que valió la pena, por lo disputado que resultó, más allá de errores de un lado y otro que parecían inclinar la balanza hacia los Chiefs o hacia los Bengals. Y fue precisamente un error del equipo de Cincinnati el que le permitió, finalmente, a los Jefes ganar el campeonato de la Conferencia y acceder al Super Bowl LVII, con todo y un Mahones disminuido y la ausencia de sus mejores receptores…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí