La Serpentina | Mujeres de acero

Sin que se conmemore el 8M, siempre habrá motivos para reconocer a esas mujeres que pueden parecer frágiles, pero son de acero

0
797

Me queda claro que las únicas que pueden disentir públicamente de una mujer, es otra mujer;  de igual forma,  las únicas que pueden afrentar, criticar,  o vilipendiar a las mujeres, son las otras mujeres, tal y como ha venido sucediendo en muchos hechos históricos, por supuesto que no estos diciendo ni creo que esto deba ser así.

Ayer por ejemplo, pase al filo del mediodía por el Congreso del estado en donde por cierto había un evento en el interior, obvio, relacionado con la conmemoración del 8M, pero fuera del recinto legislativo,- para hablar con finura-, estaba un reducidísimo grupo de mujeres, no creo que haya pasado de más de 6 señoras, bueno de damas para no hacer distingos de situación civil, traían un aparato de sonido conectado a un también pequeño carro marca Nissan, submarca Tsuru, -como dicen las tarjetas de circulación de los vehículos-. Y desde ese aparato de sonido, o bocina para que se entienda mejor, lanzaban toda suerte de improperios de muy mal gusto contra la diputada presidente de la actual legislatura de Nayarit.

Miren, en algo que parece un exceso o abuso del uso de la libertad de expresión, ahí, a escasos cuatro metros de la propia presidenta del congreso, quien se encontraba como ya lo dije, dentro del recinto, le lanzaba acusaciones infundadas de todo tipo, obviamente sin ningún sustento, tan solo por citar una de tantas insolencias que con estentórea voz expresaban, citaré que la acusaban de gastarse todo el presupuesto del poder legislativo en ella, digo, algo que desde todos los puntos es imposible, ni legal, ni personalmente es posible que esto ocurra con las muchas restricciones e instancias que existen para supervisar los recursos públicos.

Claro que se notó que las cuatro o cinco mujeres que ejercían en forma excesiva su libertad de expresión, traían consignas personales contra ALBA CRISTAL ESPINOZA PEÑA, por cierto debo de concluir diciendo que durante el tiempo que estuvieron gritando improperios personales contra la señora ALBA CRISTAL, nunca nadie las detuvo o les pidió que tuvieran respeto por el evento que se estaba celebrando en el interior, no sé si esa forma de ejercer la libertad de expresión sea la correcta, pero así ocurrió.

Pero para cambiar un tanto la temática, quiero decirles que las mujeres, sea o no su día, siempre merecen y merecerán el reconocimiento a su trabajo, lucha, actividad, y maternidad; seguramente ustedes se preguntarán porqué a su maternidad, y es que luego de cargar dentro de su vientre por 9 meses, eventualmente menos y cuando es más, regularmente es porque se ha perdido el llamado producto, que no es otro más que un nuevo ser ; bueno, luego de cargar con una nueva creatura por 9 meses, en no pocas ocasiones también cargan con esta creatura durante gran parte de su vida, algunas son madres solteras, otras más son madres cuyos maridos las abandonan, sea en forma legal por medio de un divorcio, o sea en forma pragmática, cuando en una pareja, el hombre, el macho alfa decide buscar nuevas aventuras sexuales, y dejar a su compañera de años, con dos o tres hijos, y vuelve a la carga la madre de acero, la que no dice “yo también me voy y dejó a los hijos a su suerte”.

La madre que pide caridad en alguna esquina céntrica, a veces junto con sus pequeñitos que tienen que divertirse o mejor dicho, pasar el tiempo, mientras la señora madre, espera la compasión del prójimo.

Luego tenemos a las mujeres que enferman y tienen una dura lucha contra un padecimiento que las lleva a creerse inútiles, a desear no más existencia; a todas estas mujeres, les digo que siempre habrá quien las ame, que siempre tendrán el cariño de los hijos a los que con tanta abnegación cuidaron y amaron, ¿ no es acaso un logro para las mujeres que sin que nos lo pidan, las amemos por la gratitud, admiración, y reconocimiento que siempre les tendremos?, ¡¡ Por supuesto que sí !!.

Por cierto y a propósito de mujeres de acero,  ayer recibí la información de parte alguien que durante años fue mi compañera en Meridiano, que su madre la señora OLGA ALDACO,  quien es fiel lectora durante toda la vida de esta humilde columna, tuvo la desgracia de enfermarse de un padecimiento que entre otras cosas le afectó la movilidad de parte de su cuerpo, conocí a la señora ALDACO, hace muchos años, quizá más de 20, y también a su esposo, ambos personas sumamente amables y bondadosas, que hoy sufren los embates de la edad también, pero aparte de saludar a mi fiel lectora, le digo que tenga paciencia, y fe además, y siga luchando animándose y sabiendo que está rodeada de hijas que con su amor, harán empequeñecer esa enfermedad…¡¡ Dios es poderoso !!… hasta mañana

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí