Por Óscar Verdín Camacho

Un Tribunal de Enjuiciamiento encontró culpable a Roy, quien fuera secretario de la Contraloría estatal, del delito de amenazas agravadas y le impuso una condena de 10 años más seis meses de prisión, así como el equivalente a 65 días de multa.

A su vez, César, ex secretario del ex contralor, fue sentenciado a 16 años y 120 días de multa por los delitos de amenazas agravadas y falsificación de documentos en general.

Roy y César también fueron condenados a cumplir una reparación del daño equivalente a seis millones 974 mil 640 pesos, que es el valor de un terreno en el fraccionamiento Colinas del Rey, en Tepic, de tres mil 229 metros cuadrados.

Por su parte, la votación unánime de los tres jueces del Tribunal fijó a Carlos y Maura una pena de seis años y 60 días de multa, respectivamente, por el delito de falsificación de documentos.

Finalmente, a Heleodoro se le impusieron nueve años, 80 días de multa y la suspensión de sus funciones como abogado por un tiempo de siete meses y 15 días, por los delitos de falsificación de documentos y el cometido por abogados y patronos.

La audiencia de individualización de la sanción se efectuó a lo largo de este viernes en el Centro Regional de Justicia Penal en Tepic, en la causa penal 762/2019, y transcurrido un juicio oral que inició el 27 de febrero.

Cabe insistir que el fallo no está firme porque se trata de la primera instancia; es decir, seguramente en los próximos días se presentarán recursos de apelación para que la sentencia sea analizada por la Sala Penal, integrada por tres magistrados del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y que podrían modificarla.

Salvo Roy, que se encuentra en prisión a raíz de  otras causas penales, los demás sentenciados siguen el expediente en libertad, cumpliendo con medidas cautelares como presentarse a firmar de manera periódica.

El asunto versa sobre lo siguiente:

Que en septiembre del 2012, una persona que recién había adquirido el citado terreno recibió amenazas por parte de dos sujetos –aparentemente de la Procuraduría General de Justicia en la época de Édgar Veytia- y en base a ello tuvo que desprenderse del inmueble, que quedó a nombre de César y que supuestamente vendió a un millón 10 mil pesos, aunque en realidad no recibió pago alguno.

El terreno lo había mostrado tiempo antes a su amigo, y después compadre, el entonces secretario de la Contraloría.

De igual forma, se precisó que el mismo día de la operación notarial se produjo otra, en la que César concedió un poder a Roy respecto al inmueble.

Transcurridos seis años, finalmente el agraviado denunció los hechos ante la Fiscalía General del Estado (FGE).

Es aquí donde posteriormente César, según fue explicado, cuyo abogado era Heleodoro, presentó un documento de revocación de poder pero fue asentado –se insistió en el fallo- una fecha atrasada, lo que lo convirtió en un documento falso.

El escrito está firmado por Carlos y Maura como testigos.

La lectura de la sentencia inició un minuto antes de las cinco de la tarde y concluyó una hora después aproximadamente.

Durante las tantas horas de audiencia desde el 27 de febrero, fue notorio un repetido choque especialmente entre Heleodoro y el juez presidente del Tribunal.

Y este viernes no fue la excepción.

En el uso del micrófono al iniciar la audiencia, Heleodoro recordó que el 27 de febrero había dicho lo que iba a pasar “y ya se cumplió la primera hipótesis. Fui sentenciado. Con el respeto (…), impongan la pena que quieran imponer porque lo vuelvo a manifestar, no espero mucho de ustedes.”

Luego, el juez percibió algún comportamiento fuera de lugar del sentenciado y su abogado, a lo que los conminó a comportarse con respeto, a no burlarse, recordando que en anteriores ocasiones se les había apercibido en ese sentido.

* Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí