Inicio Opinión Volantín | ‘La Mañanera’ pone en riesgo a periodistas

Volantín | ‘La Mañanera’ pone en riesgo a periodistas

0

Por Salvador Cosío Gaona

Cada vez son más los organismos, instituciones, agrupaciones y diversos sectores de la sociedad civil que se suman a la defensa de periodistas que son víctimas de la estigmatización que se hace de ellos desde la tribuna de la conferencia Mañanera, que es dirigida -ventajosamente- por el presidente Andrés Manuel López Obrador, que tiene como objeto de su odio y mayor desprecio a periodistas y columnistas de la talla de Carlos Loret de Mola, Enrique Krauze, Denise Dresser y Ciro Gómez Leyva, habiendo resultado ya estos dos últimos afectados directamente; Dresser, quien ahora mismo es víctima de ataques y agresiones, y Gómez Leyva, quien estuvo a punto de morir a finales del año pasado debido a un atentado directo cuando viajaba en su camioneta. 

 En el caso particular de la politóloga Denise Dresser, algunas organizaciones se unieron el pasado lunes para firmar un comunicado en donde expresamente condenan la campaña de desprestigio, amenazas, actos de hostigamiento y violencia digital en contra de la periodista y de sus hijos e hija.  

 Desde el 4 de abril del presente, CIMAC y ARTICLE 19 han monitoreado el incremento de ataques sistemáticos hacia la cuenta personal de Twitter de la columnista. Estos ataques comenzaron después de que ella publicara un meme referente a las últimas declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador acerca de sus hijos, Andrés Manuel López Beltrán, y José Ramón López Beltrán quienes recientemente fueron señalados en investigaciones del medio Latinus, Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, y Reforma por supuestos conflictos de interés y tráfico de influencias..

Tras estas publicaciones, la periodista recibió, durante casi cuatro días consecutivos, mensajes intimidantes y amedrentadores con connotación misógina y sexista; además, se hizo pública información personal de su familia como imágenes no autorizadas de sus hijos. De acuerdo a SocialTIC, el doxxing es la práctica de buscar, recopilar y publicar información personal, privada y/o sensible sobre alguien sin su consentimiento, con la intención de exponer y dañar a esa persona. Los mensajes en su contra no solo desacreditan su trabajo como periodista, sino que son actos intencionados que buscan causarle daño y vulnerar su intimidad, privacidad y dignidad en el espacio digital, tal como se expone en el artículo 20 Quáter de la La Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

 Denise Dresser destaca por su larga trayectoria como defensora de derechos humanos, activista y periodista crítica de los actos de corrupción y abuso de poder de múltiples administraciones y partidos políticos. A pesar de ello, ha sido sujeta  de agresiones por ejercer su derecho a la libertad de expresión. En particular, durante la gestión del presidente Andrés Manuel López Obrador, los ataques en su contra se han incrementado de manera alarmante. 

 Durante el año 2022, ARTICLE 19 registró 176 menciones en las que se vertieron comentarios estigmatizantes en las conferencias matutinas hacia medios de comunicación, periodistas y organizaciones de la sociedad civil de las cuales, al menos 44 configuraron ataques contra la prensa. En este mismo sentido, conforme al propio registro de la periodista, desde el año 2020 y hasta abril ha sido vulnerada en este espacio matutino al menos 97 ocasiones.  

En el informe Palabras Impunes: estigmatización y violencia contra mujeres periodistas 2019 – 2022 elaborado por Comunicación e Información de la Mujer A.C. se señala que este incremento se debe a la estigmatización del periodismo, a través del uso de un podio como las conferencias matutinas para difundir día a día un discurso que estigmatiza a periodistas sin ningún tipo de filtro, abre la puerta a una permisividad que, cuando se extiende y permea a otros grupos, puede trascender a insultos y amenazas, y llegar a agresiones letales, y cuyo fin es la exposición masiva para desviar la atención del mensaje hacia la mensajera y destruir su reputación.

 Recientemente la UNESCO,  la Relatoría sobre la Promoción y Protección del Derecho a la libertad de Opinión y la Relatoría Especial sobre la violencia contra la mujer, sus causas y consecuencias han señalado que las mujeres periodistas enfrentan un obstáculo estructural.

Según los registros de ambas organizaciones, el crecimiento de las agresiones contra la prensa en la esfera digital le convierte en un espacio hostil particularmente para las mujeres periodistas. En México, las periodistas siguen siendo víctimas de una violencia constante con efectos desproporcionados que buscan agredirlas tanto por su género como por su profesión. La intimidación y el acoso en línea generan un clima de censura contra ellas, lo que limita su capacidad para informar sobre temas relevantes y necesarios para la sociedad.

Asimismo, la violencia digital en contra de las periodistas tiene impactos diferenciados debido a que las personas agresoras hacen referencia a la vida personal de las comunicadoras de una forma condicionada por el sexo, así como a sus familiares cercanos, lo que provoca que sus seres queridos se alejen ante los riesgos que enfrentan. 

 Además, cabe mencionar que la periodista también fue víctima de un ataque verbal en la vía pública al salir de su domicilio, lo que refleja que la violencia y hostilidad verbal por parte de las personas en el poder no se limita al ámbito digital, sino que también se manifiesta en el espacio físico.

Ante las publicaciones de Denise Dresser que desataron la campaña de desprestigio y actos de hostigamiento en su contra, cabe destacar que la periodista siempre ha referido a cualquier persona o funcionario público bajo una lógica de rendición de cuentas y no personal de quienes ostentan cargos públicos o tienen relación con figuras políticas de poder como el presidente Andrés Manuel López Obrador y sus hijos Andrés Manuel López Beltrán y José Ramón López Beltrán. El objetivo de la crítica es contribuir al derecho al acceso a la información de la ciudadanía sobre el uso discrecional del erario público, lo cual tiene un impacto positivo en la construcción de gobernanza y en el fortalecimiento  de los derechos de la ciudadanía.

 En ese sentido, hacemos referencia al Principio 11 sobre la Libertad de Expresión que señala que los funcionarios públicos están sujetos a un mayor escrutinio por parte de la sociedad. Por lo tanto, permitir e incitar el escrutinio público hacia una periodista mediante el uso de recursos y bajo una figura de poder que representa privilegios como la legitimidad, credibilidad y cierta inmunidad ante la sociedad, pone en riesgo no sólo la labor periodística de Denise Dresser y su libertad de expresión, sino la seguridad e integridad de su familia. La cual está regulada en el artículo sexto constitucional que norma  el derecho de acceso a la información pública, el de libertad de expresión e información, piedras angulares de buscar, recibir y difundir información y llave para garantizar otros derechos. 

 Es importante destacar que, ante los ataques digitales, los canales de reporte deben ser atendidos y mejorados por parte de las plataformas como Twitter; desde estas, se deben facilitar las posibilidades técnicas para silenciar, bloquear y reportar, además de gestionar los casos. Esta atención oportuna y la adaptación de sus reglas de comunidad al contexto e impacto que generan son claves para crear entornos seguros para las mujeres en el espacio digital.

Por lo tanto, exigen:

Al gobierno federal que cese inmediatamente las narrativas y declaraciones estigmatizantes en contra de la periodista Denise Dresser, que la coloca a ella y a sus hijos en una posición de mayor riesgo.

Al Sistema Nacional de Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, en el ámbito de sus competencias, realice una investigación exhaustiva de las agresiones descritas en contra de la periodista y tome medidas para evitar la perpetuación del hostigamiento en las redes sociales. Asimismo, brinde el apoyo necesario para que pueda ejercer su labor sin temor a sufrir agresiones y represalias, tanto a ella como a su familia.

A la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, que emita una recomendación sobre los ataques y agresiones digitales dirigidos hacia  la periodista Denise Dresser y a sus hijos abordando los temas de libertad de expresión, violencia digital y de género y los efectos negativos de las campañas de desprestigio hacia las mujeres periodistas.

Al gobierno federal cumplir con la recomendación realizada por el Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre reconsiderar la sección de Quién es quién en las mentiras de la semana realizada en las conferencias matutinas del presidente Andrés Manuel López Obrador por considerarla un espacio que estigmatiza y descalifica el trabajo de la prensa, lo cual pone en peligro al gremio periodístico y agrava su situación de riesgo.

 El comunicado está firmado por ‘Comunicación e Información de la Mujer A.C.’, ARTICLE 19 México y Centroamérica, SocialTIc, Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) y VitaActiva.

 Opinión.salcosga@hotmail.com

@salvadorcosio1 

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Salir de la versión móvil