7.7 C
Tepic
martes, junio 25, 2024
InicioVallarta y BahíaAbuso sexual infantil, México en el ominoso primer lugar

Abuso sexual infantil, México en el ominoso primer lugar

Fecha:

spot_imgspot_img

Por Lidia Núñez Cota

¿Por qué hablar del abuso sexual infantil?, ASI, preguntamos a la autora de esta investigación periodística La bestia que devoras a los niños, María Antonieta Flores Astorga donde aborda el tema de cómo aplasta y aniquila la inocencia de miles de niños, calladamente en todos los rincones del mundo. Y la respuesta se vuelve contundente, el ASI es un problema global, en manos no de una, no de dos, de cientos de redes de la delincuencia organizada que están engrosando sus arcas, comercializando a los menores, por muchas vías.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, afirma que México ocupa el primer lugar en abuso sexual infantil, entre 33 países. También como productor de material de abuso sexual infantil.

Y no es que nuestro país sea una tierra de pederastas. Lo que pasa es que en México se ha encontrado un campo fértil para vender, traficar, abusar y maltratar a los menores, creándose con ello, un ambiente de normalización. A los pederastas se les hace sencillo secuestrar, maltratar, manipular a los menores, hasta convertirlos en víctimas de su propio deleite y aprovecharlos luego como mercancía. Todo, porque hay un entorno de impunidad generalizada.

Todo empieza con el engaño. Los niños callan, los padres voltean a otro lado, mientras esos depredadores sexuales no descansan. Con la escasa, o nula supervisión de los padres, sin filtros adecuados, miles de niños los están convirtiendo en víctimas, seduciéndolos a través de internet.

Que, en el kínder de Sonora, o de un rincón de la Ribera de Chapala, maestras desalmadas, hayan abusado de los más pequeños, esos que apenas saben articular una oración, no se dio por generación espontánea, no. Las retorcidas mentes como la de esas mujeres que hicieron de sus alumnos, juguetes sexuales, no se esconden en pueblos como ese de San Nicolás de Ibarra, de menos de dos mil habitantes, tampoco. Aparecen en escuelas de todo el país, atacando la inocencia de los menores, continuadamente, hasta que alguien prende la mecha, y lo denuncia. Y peor aún, lo que captaron maestras y cómplices en sus video cámaras, no se quedó ahí, anda pululando por los bajos mundos, como un producto comercial más, del negocio de la pederastia.

Los menores, primero, no saben defenderse, segundo, nadie les habló jamás en casa de que había que impedir que alguien tocara su cuerpo, sea el padre, la maestra, el maestro, el tío, nadie. Ese tabú de hablar de sexo, persiste y así las prácticas se perpetúan.

¿Por qué el ASI, es terrible, aterrador, espantoso? Por todo lo que se desprende después, que puede llevar al desquiciamiento total, al aislamiento social, de los menores. Porque esa experiencia los marca para siempre, acompañándolos todos los días, como una segunda naturaleza.

Hay en este libro, una guía para que los padres sepan, cómo detectar si su menor está siendo víctima del ASI, y de qué hacer cuando lo descubren. Qué hacer cuando tú, usuario de internet, te has dado cuenta de páginas de MASI, dónde denunciar, cómo denunciar y, sobre todo, cómo apoyar a esos pequeños que cayeron en la trampa de esos depredadores.

Los traumas que provoca el abuso sexual infantil, en la psique infantil, pueden resultar fatales, al sumirlos en la depresión, en la tristeza, alterándolo todo, dejándoles desajustes difíciles de arreglar, y que, a tientas, los niños tratan de entender. 

La autora nos invita a no tener miedo de abordar este tema del ASI. Una información útil para todos, padres de familia, maestros, toda la sociedad.

Más artículos

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí