El Chiste del Dinero. Deudas por… ¿aburrimiento?

0
421

Por Judith Chávez

Cuando surge el deseo de comprar solo porque estamos aburridos, hambrientos, un poco tristes o de plano “sin nada que hacer”, pero no tenemos dinero en efectivo ¿Cuál es nuestra primera opción? Salir a comprar con la tarjeta de crédito, ¿cierto? No somos conscientes que estamos sacrificando nuestro ingreso futuro para pagar ese “algo” que nos hará sentir bien por un instante, pero que bien puede esperar hasta contar con el dinero para pagarlo sin deuda. Si esto te sucede frecuentemente, haz un alto, ponte en modo reflexivo y responde: ¿vale la pena la deuda?

Hay un dato que debes tener siempre en tu mente: la cantidad de dinero que suman tus deudas: con el banco, en la tienda departamental, por el préstamo personal, los abonos chiquitos de la oficina, etc. ¡Todas! La suma de tus deudas no debe exceder del 30% de tu ingreso mensual (sea poco o mucho). Lo ideal es que aprendamos a utilizar el crédito a nuestro favor, por algo que nos agregue valor, que nos generen más dinero o, hacer crecer nuestro patrimonio.  Cuando nos damos cuenta de las deudas son por la ropa que ya nos queda, los zapatos desgastados, las comidas en restaurantes, la cerveza con los amigos, etc., nos crea una especie de “cruda moral”. La sugerencia es que, cuando te cruce la idea comprar a crédito, tomate tu tiempo y hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Es absolutamente necesario en este momento?
  • ¿Cuál es el sentimiento o la emoción que me hace pensar en comprar?
  • ¿Puede esperar hasta pagarlo en efectivo?
  • ¿Cuánto pagaré el próximo mes, si sumo una compra más a la tarjeta?
  • ¿Puedo presupuestarlo en el siguiente mes?

No es que esté mal comprar para pagar en abonos, de hecho, los créditos correctamente aplicados, tienen el propósito de ser una fuente de financiamiento para alcanzar metas o, cumplir con algún propósito mayor a lo cotidiano, sin embargo, el crédito mal manejado puede generarnos sentimiento de culpa, de enojo, de preocupación, desesperación, ansiedad, conflictos familiares e incluso, llevarnos a la depresión. Así que debemos tomarlas con respeto y un alto grado de responsabilidad.

Por cierto ¿sabes cuanta deuda adquiriste en el Hot Sale

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí