El 21 de junio sucede el Solsticio de Verano, un fenómeno astronómico que anuncia el comienzo de los meses más cálidos del año. Este evento, conocido también como el día más largo del año, se produce cuando el sol alcanza su máxima declinación, proyectando su luz sobre la máxima latitud geográfica de la tierra.

Durante el Solsticio de Verano, las horas de sol se extienden a aproximadamente 15, en comparación con las 11 o 13 horas que se experimentan durante otros meses del año. Esta prolongación de luz solar permite disfrutar de más tiempo al aire libre y aprovechar al máximo las actividades fuera de casa.

Pero, al tener más hora de luz solar es necesario tomar las precauciones adecuadas ya que la onda de calor que ha azotado al hemisferio norte trae consigo varios problemas a la salud de las personas, desde un simple agotamiento hasta un golpe de calor, además de las diversas reacciones que puede uno tener en la piel.

Recordemos que el Solsticio de Verano ha sido celebrado y venerado a lo largo de la historia en diversas culturas, tiene una relevancia especial para aquellos que siguen de cerca los ciclos astronómicos y conectan con la naturaleza. A lo largo de los siglos, esta fecha ha sido venerada en diversas civilizaciones y ha dado lugar a celebraciones y rituales especiales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí