Volantín | 5 años después; obras fracasadas y promesas incumplidas (Tercera parte)

0
568

Por Salvador Cosío Gaona

Para nadie es un secreto que el proyecto del Tren Maya es un capricho más de Andrés Manuel López Obrador y que mientras más resistencias encuentra, el presidente más se empecina en no detener su marcha. “El Tren va porque va”, y al tratarse de uno de los proyectos emblemáticos de la Cuarta Transformación, con el que AMLO esperaría estar algún día en los billetes mexicanos, no se ve posibilidad alguna de que se detenga su construcción pese a que ha sido altamente criticada.  

 Los actos de soberbia y desdén por parte de López Obrador hacia otros Poderes de la Nación, diversos al que encabeza, han estado a la orden del día, y no en pocas ocasiones  se ha jactado que su gobierno ya se ha vuelto “experto en la carrera de obstáculos”. Su desafío no solo va en contra de las autoridades judiciales, y de los pueblos indígenas, sino de los organismos y asociaciones que los apoyan y de los defensores del medio ambiente que también se han pronunciado en contra del proyecto. 

 Entre 2022 y 2023 el gobierno federal ha expropiado 15,678 hectáreas para la construcción del Tren Maya “por causa de utilidad pública”, aunque el presidente López Obrador siendo presidente electo prometió que no sería necesario expropiar.

Son 28 decretos publicados en el Diario Oficial de la Federación:  27 de ellos que le otorgaron 631 hectáreas y 5,092,931 metros cuadrados en total a FONATUR Tren Maya, y otro que dio 5,785 hectáreas a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y 9,261 a la Secretaría del Medio Ambiente, dentro de la reserva de la biósfera en Calakmul.

 El decreto publicado el pasado 23 de junio, que da a Sedena el control del ejido Plan de San Luis en Calakmul, Campeche, es para realizar  construcción de las vías férreas del Proyecto Tren Maya, y “obras complementarias relacionadas con las actividades castrenses en general”.

 El Indaabin, se refiere en el decreto, emitió un dictamen valuatorio el 16 de febrero de 2023 y  determinó que el monto de indemnización sería de 602 millones 996 mil pesos. 

Es la primera expropiación a favor del Ejército en relación con el Tren Maya, pues anteriormente todas se habían hecho en favor de la empresa creada para la administración del proyecto, FONATUR Tren Maya S.A. 

Lo anterior se debe a que Defensa Nacional está encargada de construir los tramos 5, 6 y 7 de la obra, los cuales corren de Cancún a Playa del Carmen, de Tulum a Bacalar y de Bacalar a Escárcega, respectivamente. 

 Las 27 expropiaciones en favor de FONATUR Tren Maya combinan territorios ejidales y 83 inmuebles de la propiedad privada, que se encuentran distribuidos en los municipios de Othón P. Blanco en Quintana Roo y Escárcega y Calakmul en Campeche. 

Además de los decretos de expropiación, en 2022 se publicaron las declaraciones de Utilidad Pública, que son documentos previos a las expropiaciones mediante los cuales se determina que un bien inmueble es necesario para el beneficio público.

Durante su campaña, López Obrador declaró que el proyecto del Tren Maya no afectaría a ningún ejido, ni al medio ambiente. Sin embargo, han ocurrido las expropiaciones, y críticas de grupos ecologistas porque la obra avanza en distintos tramos sin los permisos ambientales correspondientes.

 Sobre 2021, en el sistema de Transparencia hay una respuesta de Fonatur en que su área jurídica respondió que hasta abril de ese año habían destinado 84 millones 858 mil pesos para la compraventa de tierra a particulares, con el objetivo de avanzar en la “construcción del derecho de vía” del Tren Maya.

El impacto ambiental del Tren

Una parte del territorio expropiado el pasado 23 de junio se encuentra en la reserva de la biósfera de Calakmul, en Campeche. Este territorio es la mayor reserva de bosque tropical en México y es hogar de una de las especies animales más icónicas de nuestro país, el jaguar.

De acuerdo con el documento oficial de la operación, la zona que está dentro de la reserva de la biósfera será expropiada para Semarnat, para la “ampliación de programas de restauración, conservación y mejoramiento de la Reserva de la Biósfera de Calakmul, que contribuirá al ordenamiento ecológico”.

 Para llevar a cabo obras como el Tren Maya, las secretarías necesitan publicar una manifestación del impacto ambiental, lo cual dejaría claro hasta dónde afectaría la obra a las especies locales y al medio ambiente. Sin embargo, la SEDENA reconoció en mayo de 2022 que la MIA apenas se encontraba en proceso de elaboración, con la obra ya en marcha.

Animal Político consultó a Hipólito Mendoza, Maestro en Ciencias en Producción Animal Tropical de la Universidad Autónoma Chapingo, quién explicó que todas las construcciones tienen un impacto medioambiental. Sin embargo, a su parecer, la construcción del Tren Maya tiene algunos factores a su favor, ya que permite establecer pasos de fauna y la reforestación de los laterales.

En comparación con la construcción de la carretera de Escárcega a Xpujil y Chetumal, consideró, el Tren Maya tendrá un menor impacto en el medio ambiente ya que el tráfico de las máquinas impacta menos que el de vehículos, especialmente porque algunos tramos del tren serán eléctricos.

Cuando se realizan estas expropiaciones “se debe de tener en cuenta el valor biológico, cultural y social que se encuentre”, explicó Mendoza.

“No es lo mismo expropiar una propiedad donde el dueño sea un propietario que tiene un rancho, o una superficie ejidal donde los dueños son los ejidatarios, o una reserva ecológica donde los dueños son los gobiernos federales, estatales o municipales”. 

Es necesario que equipos interdisciplinarios realicen el avalúo de los territorios y que se realice la manifestación del impacto ambiental. El éxito de estas expropiaciones, de acuerdo con Mendoza, dependerá de si se involucra o no a las comunidades locales y se les hace partícipes del proyecto para que mejoren su situación socioeconómica.

Maria Luisa Albores, secretaria del Medio Ambiente, declaró en la conferencia matutina del 26 de junio, enfocada en los avances del Tren Maya, que están “en la creación de áreas naturales protegidas que coadyuvan también a lo que es la conservación y el cuidado ambiental,” y que el proyecto “cuida dos mil 249.71 hectáreas y promueve la conectividad entre áreas naturales protegidas con sitios especialmente habitadas por el jaguar.”

Además, el presidente aseguró en la conferencia del 5 de mayo que las expropiaciones se han realizado de acuerdo con la ley, y que han pagado las indemnizaciones y el precio justo con el avalúo de la propiedad.

Por otro lado, grupos ambientalistas y habitantes de las localidades están preocupados por los impactos al medio ambiente esperados con el progreso de la obra. El biólogo Omar Irám Martínez Castillo, de la asociación U’yoolche de Felipe Carrillo Puerto, explicó anteriormente que le preocupa la fragmentación de la selva,  porque el tren la divide en dos, y  esto afectaría la reproducción de los animales. 

Esto, además de que la tala de árboles supera los3.4 millones de árboles removidos del trayecto. En 2018, como presidente electo, López Obrador aseguró en una entrevista con Carmen Aristegui que en el desarrollo del proyecto no se talaría un solo árbol. 

 Opinión.salcosga@hotmail.com

@salvadorcosio1 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí