Por Oscar Verdín Camacho

Este martes escuché contar a un hombre que trabaja en la entrega de gas, la importancia del equilibrio cuando se carga un cilindro en los hombros.

No se trata sólo del peso del tanque, sino de ubicarlo en el equilibrio mientras se avanza por piso firme o escaleras.

La explicación conduce a una imagen que vemos todos los días, cuando repartidores de gas para tanques estacionarios que se ubican en techos de una o más plantas suben y bajan por escaleras metálicas, jalando una larga manguera, pero sin usar casco de protección.

En ocasiones se ha cuestionado acerca de ello, respondiéndose que diversas empresas no proporcionan el casco, herramienta crucial ante una eventual caída de importante altura. Y vaya que todos los días suben y bajan de techos decenas de veces.

Ante la evidencia, resulta necesario que sea atendida por autoridades del trabajo. Son muchos los trabajadores que se exponen diariamente.

Por el contrario, trabajadores de una empresa de telefonía siempre usan casco al encontrarse en diversa altura, y es que, indicaron, podría no aplicar el correspondiente seguro en caso de una caída.

* Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí