Por Silvia Camarena Orozco*

Mi madre acostumbraba comprar Lágrimas y Risas primero; y si había un poco dinero de más, el Memín Pinguín. Ahí en los diálogos de los personajes y entre colores sepias aprendí a distinguir y luego a ligar las consonantes y las vocales que me enseñaban en la escuela primaria Miguel Alemán.

En cuanto crecí un poco más, mi madre me mandaba a comprar todos los días a la tienda de la esquina en la Durango, al pan en la Abasolo y todos los jueves sin falta saliendo de la escuela, casi volaba hasta los portales para alcanzar su revista favorita antes que se agotara.

Después, acompañaba a mi padre al café Imperial. Antes llegábamos con doña Aurora. Los banquillos de aseo de zapatos, los niños dando grasa y los señores con el periódico del día es la imagen que perdura en la memoria.

Mi padre compraba Los Supermachos y después Los Agachados y se convirtieron en parte de mis lecturas en el hogar dejando de lado las historias melodramáticas de Yolanda Vargas Dulché. Los personajes de Rius volvieron fácil la comprensión de los textos e incrementaron mi curiosidad y mi interés por los libros.

 Me gustaba el olor de las revistas, el olor de la imprenta de mi barrio en la calle Durango, el olor de la panadería a partir de las 4 de la tarde, el olor a café tostado cuando los dos árboles del traspatio se llenaban de frutos y mi madre pacientemente los secaba y doraba en el comal. Pocos años más tarde sentía el mismo placer al abrir los libros que mi hermano me enviaba de la capital o en las bibliotecas cuando iba a realizar algún trabajo escolar.

En esos días no pensé que alguna vez me convertiría en periodista, editara una revista en mi propia casa y que se vendiera en el puesto de doña Aurora. Tampoco imaginé encontrar editoriales más grandes donde realicé algunos trabajos especiales que me dejaron entrar a esos mundos encantadores de la impresión profesional.

Tal vez parte de disfrutar mi trabajo, casi religiosamente con café y pan, estuvo siempre relacionado con los olores, los colores y las imágenes de mi niñez y adolescencia.

……

*Comunicadora

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí