Inicio Opinión La Serpentina | Datos esperanzadores

La Serpentina | Datos esperanzadores

Buena noticia es la que dio a conocer la directora del registro civil del estado, GRECIA VILLEGAS, confirmando que por fin, los matrimonios en Nayarit, superan a los divorcios, bendita unión

0

Pues ayer escuché a la Directora del Registro Civil del estado, a la abogada GRECIA MONSERRAT VILLEGAS CARRILLO, dar a conocer una noticia esperanzadora, y digo esperanzadora porque teníamos tiempo oyendo que los divorcios eran superiores a los matrimonios, en cuanto a las cifras estadísticas del registro civil.

Incluso hubo momentos en que los divorcios eran cercanos al 60 por ciento de los matrimonios, es decir, que por cada 100 parejas que decidían en pleno amor unir sus vidas para siempre, luego cerca de 60 de estas enamoradas parejas, terminaban peleando y exigiendo la separación.

Pero deberíamos preguntarnos, el motivo por el cual nos alegra el dato de que hay menos separaciones de parejas unidas en legal matrimonio, y por supuesto que la hay, una de ellas, quizá deba ser considerada la principal, es nada más y nada menos que a menor número de matrimonios disueltos, menor número de niños que vivirán con la incertidumbre de tener un nuevo papá o una nueva mamá, que en esencia sería un padrastro o madrastra, términos que aunque se leen o se oyen un tanto despreciables, es la realidad de la vida.

Y es que aunque se ha querido disfrazar en el caso de las nuevas parejas, por parte especialmente de las mujeres que se unen o toman otra pareja luego de divorciarse, que su nuevo “amor”, compañero, amigo, o bebé, como hoy se estila llamar a los cercanos sentimentalmente, es el “nuevo papá”, del pequeño o pequeña, o varios niños si es que los hubo en el anterior matrimonio, esto es un completo eufemismo, es decir, es una gran mentira.

Esta mentira, de que el nuevo hombre de una dama recién separada de su marido, vía el divorcio, es el padre de los niños que dejó el marido verdadero, la saben a la perfección, tanto la nueva pareja de la dama, como los hijos de ella, y de hecho, también la mujer en forma ilusa, le gusta saber que ya tiene un suplente del marido que ella tenía y que decidió dejarlo, o bien, él decidió dejarla.

Pero los hijos son como dije, quizá la razón principal para que un matrimonio no se disuelva, pues las consecuencias para ellos, siempre serán no muy positivas, tampoco quiero decir que serán siempre malas o negativas, de ninguna manera, la vida y el destino son muy raros en cada caso en particular.

Pero por supuesto que un hijo o hija, siempre tendrán más seguridad en su vida infantil, adolescente o juvenil, viviendo con sus padres verdaderos, que viviendo con los padres postizos.

Y claro que hay estadísticas bastantes crueles que nos dicen que muchas de las violaciones a pequeños y pequeñas, ocurren en el hogar, y lamentablemente en no pocas ocasiones son realizadas por los padrastros, los que pomposamente las mujeres dejadas, abandonadas, divorciadas, separadas, o de alguna otra forma, que ya no viven con el esposo con el cual se casaron, insisten en que sus hijos de ellas, no de ellos, les llamen papás.

Pero existen otros factores de riesgo, que nada tienen qué ver con los hijos, los hijos son quizá el eslabón más delgado, el que más sufre, pero por supuesto que la misma pareja sufre cuando se disuelve el enlace matrimonial.

Claro, no queremos hablar de esos matrimonios que sólo se hacen por conveniencia, las parejas que se casan porque en un acostón fortuito, ella quedó embarazada, y entonces la dama le exige al que la fertilizó que se tienen que casar porque si no es así en su casa la “matan”, claro esto de que la matan, es hablando en sentido figurado, lo que ella quiere decir que se le vendrá el mundo encima, y entonces ocurre lo que siempre ha ocurrido, matrimonios a la ligera tan sólo por salvar “el honor”, término que hace años, valía, y permitía que una relación que se hizo para salvar la honra de la mujer, fuera duradera, pero hoy, nuestros nuevos contrayentes traen otra visión de lo que es el matrimonio, y entre otras cosas, consideran que debe probarse, en algunos casos, para saber si se está con la mujer o con el hombre adecuado.

Y como es un hecho, que nadie en las relaciones de noviazgo, nadie saca su verdadero yo, entonces a la hora de vivir en santa y sana unión, salen los defectos, y viene el divorcio.

Por eso concluyo mi columna de hoy, reiterando que es muy buena noticia la que dio la directora del registro civil, de que por fin, los matrimonios superan a los divorcios…hasta mañana

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Salir de la versión móvil