Por Julio Casillas Barajas

EL SALVADOR,  EN CAPILLA

Un  listado internacional tiene en cuenta la clasificación de vulnerabilidad de la deuda que registra cada país, datos que se basan en cuatro métricas: los rendimientos de los bonos del gobierno, el diferencial de swap de incumplimiento crediticio a cinco años, el gasto por intereses como porcentaje del PIB y la deuda pública como porcentaje del mismo indicador. En este momento, El Salvador es el país que mayor riesgo tiene de incumplir su deuda soberana este año a nivel global. Según explican los expertos,  dicho país se ha visto comprometido por el colapso de los precios de las criptomonedas y,  en especial del bitcoin, que se legalizó como divisa de curso legal hace un año. En este caso, el país centroamericano ocupa el primer lugar por su alto gasto de intereses y la deuda total del gobierno, que abarcan 4,9% y 82,6% del PIB salvadoreño, respectivamente. Si se compara con una nación saludable o suficientemente fuerte para afrontar las crisis como EE.UU., se evidencia una brecha extensa debido a que los costos de intereses federales fueron de apenas 1,6% del PIB en 2020.

A REVISAR LOS CONTRASTES

Los mercados emergentes se enfrentan al aumento de la deuda, la desaceleración del crecimiento y la subida de los rendimientos. Rusia y Sri Lanka incumplieron. El Salvador podría estar a solo seis meses del default, teniendo en cuenta que pronto  se le vencerá su bono soberano por US$800 millones y aún no es suficientemente seguro sobre si logrará salir de dicho lío financiero. Otros países latinoamericanos que también están con un alto riesgo de incumplimiento son Argentina, en el séptimo puesto, Brasil (11), Costa Rica (16), Ecuador (19), República Dominicana (21) y México (25). A nivel global, las economías con las mayores probabilidades de default detrás de El Salvador son Ghana, Túnez, Pakistán, Egipto y Kenia. Únicamente hay dos países europeos presentes en el ranking mundial: Ucrania, por el conflicto bélico con Rusia, y Turquía, por la crisis económica que afronta el país.

RUSIA Y SRI LANKA, LOS PAÍSES QUE YA ENTRARON EN DEFAULT ESTE AÑO

En mayo de 2022, la nación del sur de Asia, Sri Lanka, dejó de pagar su deuda por primera vez. El gobierno del país recibió un período de gracia de 30 días para cubrir US$78 millones en intereses no pagados, pero finalmente no canceló. Entre tanto, hace poco más de dos semanas, Rusia también incumplió el pago de deuda por primera vez desde 1918. Al final, expiró el período de gracia de unos US$100 millones en intereses. Del total, 97,192 pesos son por el endeudamiento interno, mientras que lo restante es deuda contratada en el extranjero.

LA REALIDAD MEXICANA EN NÚMEROS

Conforme a los estudios financieros, en el último año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la deuda per cápita, es decir, la deuda por habitante en México, aumentará nuevamente, de acuerdo con la última investigación del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP). Para el 2024, de acuerdo con las proyecciones del Paquete Económico, la deuda per cápita aumentará 6.8% en comparación con lo previsto para este año. Así,  cada habitante pasará de tener una deuda de 118,780 a 126,818 pesos el siguiente año. Al inicio del sexenio de López Obrador, en el 2019, la deuda per cápita era de 109,818 pesos. De tal forma que la deuda por habitante se incrementó en 15.5% durante el actual sexenio. En el 2019, la deuda per cápita era de 109,818 pesos por habitante.

Con esta visión, las niñas y los niños estarían heredando obligaciones sin que exista una fuerte inversión en su educación, medio ambiente y cuidados para hacerles frente sin sacrificar su bienestar, indicó el CIEP.

De acuerdo con el desglose, de los 126,818 pesos que deberá cada habitante el siguiente año, 97,192 pesos son por el endeudamiento interno, mientras que lo restante es deuda contratada en el extranjero.

ENDEUDAMIENTO HISTÓRICO

El CIEP recordó que, para el siguiente año, la Secretaría de Hacienda proyectó un endeudamiento histórico de 5.4 % del Producto Interno Bruto (PIB), así como un Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), la deuda en su medida más amplia, de 48.8 por ciento.

El tema del déficit y la deuda es algo que se ha cuestionado desde la entrega del Paquete Económico 2024, el pasado 8 de septiembre, a lo que la Secretaría de Hacienda ha contestado que será algo de una sola vez e, incluso, durante su comparecencia ante el Senado, Rogelio Ramírez de la O, titular de la dependencia, aseguró que el siguiente gobierno contará con margen.

NECESARIAS REFORMAS URGENTES

En este sentido, la organización destacó nuevamente la importancia de implementar una reforma fiscal integral, la cual debe revisar los compromisos ineludibles con el sistema financiero, organismos, empresas y gobiernos subnacionales. Por un lado, los ingresos públicos para 2024, equivalentes a 21.3 % del PIB, serían 0.1 % del PIB superiores a lo observado en el 2018, cuando se recaudó 21.2 % del PIB. Aún así, no se propuso una reforma fiscal.

Por otro lado, los gastos presupuestarios para 2024, equivalentes a 26.4 % del PIB, serían 3.2 % del PIB superiores a lo observado en 2018, cuando se ejerció 23.2 % del PIB. Aún así, no se revisaron gastos ineludibles”, aseveró la organización.

La verdad es que el sexenio actual acabará sin haber impulsado una reforma fiscal, esto en sincronía con la promesa de gobierno de no aumentar ni crear impuestos. En su lugar, implementaron diferentes modificaciones fiscales para fortalecer la recaudación, como la eliminación de la compensación universal, la reforma fiscal penal, además de realizar una mayor fiscalización al rubro de grandes contribuyentes.

VEREMOS Y DIREMOS.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí