Peloteo | Maestra

0
123

Por Heriberto Murrieta

Aquí nos tocó vivir. Un momento, ¿vivir o sobrevivir? La frase suele estar acompañada de resignación. ¿Vivir en la Ciudad de México es una fortuna o una mala jugada del destino?, ¿una desgracia o una nueva oportunidad en cada amanecer? Hasta para desarrollarse hay que tener orden. Pero en este lugar hemos crecido sin control, a destajo. Por eso nos apretujamos. No cabemos. Copamos todos los espacios y hacemos crecer la mancha urbana, al tiempo en que aumentan la inseguridad y la desigualdad social. Un error monumental de los gobiernos dio como resultado una metrópoli rebasada por sus problemas. En definitiva, esta ya no es la urbe romántica donde transcurre la novela maestra “Las batallas en el desierto”, de José Emilio Pacheco. Aquí estamos, no queda de otra que acoplarnos.

Con olfato periodístico y toque humano, la incansable Cristina Pacheco se metió en todos los rincones de donde nos tocó vivir para conocer a su gente, sus sentimientos y su forma de ganarse la vida. Micrófono en ristre, allá iba Cristina con su curiosidad. Doctores, boleros, panaderos, bomberos, mecánicos, transportistas, locatarios, traductores, carniceros, organilleros, cerrajeros, magos, floristas, meseros, curtidores, costureros y plateros fueron entrevistados con sagacidad y empatía por la experimentada reportera guanajuatense. Hombres y mujeres que salen a la calle a buscar el sustento para sus familias. 

Sus reportajes mostraban el esfuerzo, el ingenio y el sacrificio diario de una clase trabajadora que nunca se rinde. Periodista inteligente, amena conversadora, durante muchos años tuvo otro programa en el que charló con personalidades de distintos ámbitos. 

Cristina Pacheco, orgullo de la televisión pensante y del entrañable Canal Once, deja un recuerdo de respeto, profesionalismo, talento y una enorme calidad humana. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí