Un caótico viernes sorprendió a la de por sí poco sonriente ciudad de Tepic. La capital nayarita colapsó con el inesperado secuestro de unidades dedicadas al servicio público, utilizadas para cerrar las principales vialidades de la ciudad, conforme al guión de un radical plan de protestas orquestado por la dirigencia del Sindicato de Trabajadores al Servicio de los Poderes del Estado, Municipios e Instituciones Descentralizadas de Carácter Estatal de Nayarit (SUTSEM) y la Sección 49 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que reclaman el pago del aguinaldo.

Instalados frente a palacio de gobierno, desde temprana hora algunos grupos se movilizaron en busca de los camiones de recolección de basura. En algunas colonias los cerros de desechos sólidos quedaron intactos, ya que las unidades se trasladaron para cortar la circulación de algunas zonas de las avenidas México e Insurgentes, las principales arterias de la capital del estado.  

Las largas filas de automóviles en el Centro Histórico y principales avenidas de la ciudad complicaron la circulación vehicular propia de los días previos a la Navidad. Fue, pues, el viernes negro para automovilistas y peatones, atrapados en laberintos interminables.

La amenaza de escalar las protestas por parte del SUTSEM mantiene en jaque a la ciudad y a los tepiqueños que hacen compras de temporada. Los comerciantes también han sufrido las consecuencias pues podrían impactar en el anhelado aumento de sus ventas.

La Secretaría de Finanzas no logró reservar el recurso a lo largo del año en espera de los fondos U080 provenientes de la Federación que se espera lleguen en los próximos días. 

El secretario  de Administración y Finanzas del gobierno estatal, Julio César López Ruelas, reiteró que el gobierno del estado se encuentra a la espera precisamente de un recurso del Programa de Apoyo a Centros y Organizaciones de Educación U080, un fondo de alrededor de mil 200 millones de pesos, por el cual el gobernador Miguel Ángel Navarro Quintero realizó gestiones de forma insistente ante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, recurso que se espera sea dispersado durante la próxima semana. 

“Con los trabajadores todo, con dirigencias que en lugar de ayudar complican a Nayarit las cosas, nada (…) les vamos a pagar de ya, no por su presión sino porque no nos habían adelantado la federación el recurso (…) en estos días, yo diría cuestión de días, porque ya está autorizado todo, incluyendo el magisterio”, señaló el funcionario a Meridiano de Nayarit durante una entrevista. 

Hasta el momento, el Gobierno del Estado de Nayarit ha dispersado más de 870 millones de pesos para el pago de una parte del aguinaldo y otras prestaciones de los trabajadores del estado, las cuales se comprometieron a cubrir en su totalidad el día de ayer, 22 de diciembre. De acuerdo con López Ruelas se necesitan alrededor de mil 400 millones de pesos para pagar las prestaciones pendientes y la segunda quincena de diciembre a finales de mes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí