La violencia intrafamiliar se ha convertido en una dolorosa realidad que asola el estado de Nayarit, dejando una cicatriz profunda en la sociedad. Un problema que no discrimina géneros ni edades, y que ha despertado la urgencia de una acción colectiva. Los informes recientes de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana (SSPC) y la Secretaría de Salud arrojan cifras impactantes que deberían movilizar a la comunidad hacia la toma de medidas inmediatas.
La magnitud del problema es evidente en el crecimiento significativo de llamadas de emergencia y hospitalizaciones relacionadas con la violencia familiar. Estos números trascienden las frías estadísticas para manifestarse como una crisis que exige una respuesta social urgente.

Según el informe sobre violencia contra las mujeres, incidencia delictiva y llamadas de emergencia 9-1-1, emitido por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública de la SSPC, el año 2023 concluyó con dos mil 310 casos con carpeta de investigación en comparación con los mil 63 registrados en el 2021, pleno apogeo de la pandemia por Covid. Esto representa un alarmante aumento del 117.31 por ciento en las denuncias presentadas.

En cuanto a las llamadas de auxilio, se registraron 9 mil 958 en el 2023, un ligero aumento del 8.71 por ciento con respecto al 2021, año marcado por el encierro de una crisis sanitaria global. A pesar de que el promedio nacional de llamadas de auxilio por cada 100 mil habitantes disminuyó en un significativo 17.57 por ciento, Nayarit no sigue esta tendencia positiva, ya que la cifra aumentó un 5.85 por ciento en comparación al 2021, colocando a la entidad en el décimo lugar nacional con el promedio más alto.

El Boletín Epidemiológico del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica revela una cifra aún más preocupante, 882 hospitalizaciones causadas por la violencia familiar en el cierre del 2023, marcando un aumento del 15.6 por ciento en comparación con el año anterior. Es importante señalar que el 89.11 por ciento de las víctimas hospitalizadas fueron mujeres, aunque, desafortunadamente la edad no está especificada en el informe.

Estos datos reflejan una realidad que no puede ser ignorada. La sociedad nayarita enfrenta una crisis de violencia intrafamiliar que va en aumento, afectando no sólo a las víctimas directas, sino a toda la comunidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí