Inicio Opinión 2024: vulgarización de la derecha radicalizada

2024: vulgarización de la derecha radicalizada

0

Por Ernesto Acero C.

Rumbo a 2024, se percibe un problema serio para la democracia. El proceso democrático se cancela al momento en que la simulación democrática se manifiesta en términos caquistocráticos. De esto ha dado cuenta Michelangelo Bovero, entre otros. Todo empeora cuando la oposición de derecha se vulgariza y se radicaliza y a la vez se hunde en la pobreza argumentativa, como ocurre en México.

Lo que Bovero analiza para el caso italiano con Berlusconi, puede aplicarse en otras regiones del mundo. ¿De qué habla Bovero en el caso de Italia? La democracia italiana es como un árbol vacío, acabado por las termitas caquistocráticas; ha degenerado en una democracia aparente que se va a pique, está hundiéndose. La democracia italiana se encuentra sujeta a una patología monstruosa (la caquistocracia, el gobierno de los peores), en la que es inexistente la distinción y separación entre el poder económico, el poder político y el poder ideológico (el control de los medios de información y persuasión, para el despliegue de los modelos mercadotécnicos).

Si la caquistocracia italiana finalmente ha logrado multiplicarse, habrá que reconocer que la democracia ha dado paso a un modelo antidemocrático recurriendo a la vía aparentemente democrática. La crisis es real, con Berlusconi o sin él, pues el  berlusconismo puede aparecer en cualquier momento en cualquier parte del mundo.

Michelangelo Bovero describe lo que él mismo denomina cascada de efectos perversos que afectan la democracia. Alude a la esterilización y la idiotización de las fábricas mediáticas del consenso. En esa nueva condición, en el que el poder ideológico (la mercadotecnia es su expresión más vulgar y utilitaria) es controlado por quien detenta el poder económico, el poder ideológico y el poder político en una sola Trinidad Demoníaca, “el elector tiende a ser escogido, creado, plasmado” desde lo alto. De esa manera, las elecciones dejan de ser expresión democrática y derivan en simple rito legitimador. Por eso Bovero ha señalado que puede haber elecciones sin democracia, como ha ocurrido también en nuestro país, en algunos períodos de la historia, lo que constituye una amenaza para el futuro.

Controlar los medios de información y persuasión, puede construir liderazgos carismáticos carentes de carisma, esto es, liderazgos telecráticos. Esa es una de las rutas que puede llevar al hundimiento de la democracia, de hecho a la antidemocracia y a la aparición de liderazgos totalmente ajenos a la democracia. Bovero descubre en la caquistocracia, “líderes” poderosos, arrogantes y descarados de manera grotesca. Es la selección al contrario en un modelo aparentemente democrático, en el que en lugar de elegir a los mejores (la aristocracia), elige a los peores, la caquistocracia.

¿Es posible que los electores sean manipulados para elegir a los peores, o para que los peores elijan a sus electores? Es posible, nos dice Bovero al analizar el modus operandi de la caquistocracia (la antinomia de la aristocracia, el gobierno de los mejores) y las condiciones que requiere en la esfera social. La caquistocracia puede prosperar en un escenario que debe y puede recrear y propiciar.

La democracia solamente puede avanzar exitosamente como un modelo de convivencia en la medida en la que los ciudadanos son educados, en la medida en la que el ciudadano es un ciudadano ideal, como lo establece Bobbio. La democracia ideal tiene en su centro al ciudadano ideal.

En realidad las desigualdades llevan a situaciones tremendamente complejas. El ciudadano educado respecto de ser libre tiene como contraparte al ciudadano no educado, figura esta última que en su análisis nos lleva a otras figuras perversas, como escalones que descienden al infierno de la antidemocracia.

Existe un más allá profundo, más alejado del ciudadano no educado, ciudadano susceptible de ser elegido por sus gobernantes dada la presencia de control de los medios de información y persuasión, en manos naturalmente de quienes ya detentan el poder económico y que concentran el poder político.

En el segundo escalón se localiza al ciudadano corrupto, que da certidumbre a la sociedad caquistocrática dada su ambición por hacer carrera política o de atesorar bienes. Abajo, en otro escalón se ubica al siervo contento, el ciudadano felizmente sumergido en los mitos dominantes del consumo, sujeto a los pequeños placeres vulgares a los que tiene acceso en el escenario del consumismo.

La etapa final a la que desciende el ciudadano no educado, es la del esclavo fanático, gustosamente exige «criminalizar el disenso», ejecutar planes represivos, perseguir, castigar a los ciudadanos educados respecto de su libertad.

La caquistocracia, dice Bovero, se genera y prospera en la República de los Siervos. La caquistocracia (el gobierno de los peores), con el control del poder político, el poder económico y del poder ideológico, es un maligno sustantivo de la antidemocracia, o dicho sea con mayor claridad, de la democracia aparente.

Popper, en su definición de la democracia, ya aludía a la necesidad de ejercer controles sobre el poder político. Controles y límites necesarios para evitar que la democracia derive en dictadura, en gobiernos autoritarios como ocurrió en la Alemania nazi.

Surgen serios problemas cuando los contrapesos no existen y estos son reemplazados por quienes se mueven en aras de repartirse el pastel. En un caso así, lo que procede es la autocontención, la autocrítica, cosa que no resulta tan sencillo como plantearlo.

La caquistocracia, los gobiernos telecráticos, concentrando el poder económico, el poder político, están en condiciones de controlar también el poder ideológico que deriva del control de los medios de información y de persuasión. Eso nos lleva a concluir en lo necesario que resulta revertir la tendencia hacia la concentración del poder político, económico e ideológico, en una elite caquistocrática. Lo que vemos rumbo a 2024 es una oposición carente de propuestas y de contenido ideológico.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Salir de la versión móvil