7.7 C
Tepic
jueves, mayo 23, 2024
InicioOpiniónTres clásicos

Tres clásicos

Fecha:

spot_imgspot_img

De nuevo, los eventos deportivos de la semana y, más específicamente, del fin de semana ocuparon un amplio espectro, entre los cuales se pueden mencionar los éxitos recientes de los tres equipos que encabezan la Liga MX ―Monterrey, América y Toluca― cuando solo restan 5 fechas por jugar; el invicto mantenido por el Bayer Leverkusen después de 26 jornadas disputadas y su ventaja de 10 puntos sobre el Bayern de Múnich, de 14 sobre el Stuttgart que ocupa el tercer lugar en el actual torneo de la Bundesliga y de 20 puntos sobre el equipo que hace un año estuvo a punto de obtener el campeonato y que aún sigue vivo en la UEFA Champions League: el Borussia Dortmund; el paso suficientemente firme del Real Madrid, la debacle reciente del Girona [que acumula derrotas cada vez que juega de visitante] y la impresionante revitalización del Barcelona que se mantiene vivo en la Champions y con esperanzas remotas pero vivas en la Liga.

Sin embargo, esta vez sin salir de la “miscelánea”, me quiero referir a tres clásicos que se llevaron a cabo en la semana: el denominado clásico de clásicos o clásico nacional del futbol mexicano, a saber, América vs Guadalajara o Chivas vs Águilas; el clásico tradicional del futbol inglés que este domingo revivió de manera un tanto inesperada en el encuentro de cuartos de final de la FA Cup y el que se está convirtiendo en el nuevo clásico de la ATP: Carlos Alcaraz vs Jannik Sinner.

En cuanto al clásico de clásicos del futbol mexicano, hay que decir que muy pocas veces ―si es que hubo alguna― se pueden gozar o sufrir en tan poco tiempo, tres clásicos de clásicos. Esta vez, esto fue posible gracias a que coincidieron en menos de dos semanas los dos encuentros de octavos de final de la Copa de Campeones de la CONCACAF [por algunos denominada peyorativamente “Chafachampions”] que disputaron el equipo de la capital y el equipo tapatío estando en juego el pase a los cuartos de final y el partido correspondiente a la fecha 12 del Clausura 2024.

El primero de estos clásicos nacionales fue muestra de una notable superioridad de las Águilas en territorio chiva, que se materializó en un 3-0 contundente que dejó la eliminatoria muy cerca de su definición.

Sin embargo, una semana después, en el segundo clásico de clásicos, la oncena tapatía recuperó la dignidad, ofreció un primer tiempo que reanimó a su afición y en el que en 32 minutos se acercó a un solo gol de empatar el marcador global. Pero ese empate no llegaría porque, apenas iniciado el segundo tiempo, un autogol de Alan Mozo lo alejó y nueve minutos después, un gol de Alejandro Zendejas lo convirtió en algo inalcanzable que no les dejaba otra esperanza que la de, al menos, alzarse con el triunfo, ese que llegó apenas tres minutos después con el gol conseguido por Roberto Alvarado.

El tercer clásico de clásicos ―el de la Liga MX―, disputado de nuevo en el Akron de Guadalajara, se inició con el interrogante ¿volverán las Águilas a mostrar su superioridad como lo hicieron diez días antes? ¿Las Chivas serán capaces de derrotar dos veces en cuatro días a quienes le habían humillado apenas diez días antes en su propio campo? Al final, ni las Águilas volvieron a mostrar su superioridad como lo habían hecho diez días antes, ni las Chivas pudieron vencer por segunda vez en cuatro días. El tercer clásico terminó con un empate a cero goles, con un primer tiempo en que el América estuvo a punto de anotar y con un segundo tiempo para el olvido…

El clásico-clásico [sic] del futbol inglés fue, a lo largo de muchos años, el que enfrentaba al Manchester United y al Liverpool. Este clásico vino a menos en la época de la Premier League debido a que el Liverpool se alejó de los grandes escenarios ingleses y europeos, mientras el Manchester United se mantenía ―bajo la batuta de Sir Alex Ferguson― en el aparador inglés y europeo.

El domingo pasado, sin embargo, en el legendario Old Trafford ―ese estadio bautizado como “el teatro de los sueños”, se llevó a cabo un partido que bien se podría calificar como de ensueño porque mostró que los clásicos ―aunque parezca una verdad de Perogrullo o, dicho más técnicamente, una tautología― son clásicos, que tienen un ADN singular, poco común y que, este domingo, hizo posible disfrutar a lo largo de 120 minutos del clásico inglés que terminó “a la Premier”, es decir, en el último minuto con un cuarto gol de los Red devils cuando todo parecía indicar que ese encuentro de la FA Cup se definiría en penales. Se podría decir que el Liverpool fue superior la mayor parte del tiempo, sobre todo a partir de la remontada que consiguió al final del primer tiempo, pero también, que gue incapaz de reflejar en el marcador dicha superioridad y que el equipo local, apoyado por su afición, arriesgó con una serie de cambios ofensivos que le permitieron, en un primer momento, empatar en el minuto 87, volver a empatar en el 112 y alzarse con el triunfo en el 120+1.

El tercer clásico al que me referiré esta ocasión es ese que está emergiendo en el tenis varonil y que tiene como protagonistas al español Carlos Alcaraz y al italiano Jannik Sinner, quienes, a la fecha ocupan los lugares 2 y 3 de la clasificación de la Asociación de Tenistas Profesionales [ATP] con 8,805 y 8,310 puntos respectivamente, solo por detrás de Novak Djokovic que ocupa el primer lugar con 9,725 puntos.

Pues bien, aunque no fue la final, sino la semifinal, el partido Alcaraz vs Sinner despertó una gran expectativa, sobre todo porque el italiano llegaba a esta semifinal con 32 triunfos en 34 partidos disputados y con cinco títulos obtenidos en los últimos cinco meses, mientras el español llegaba con 6 triunfos, 3 derrotas y ningún título en el año 2024, lo que hacía prever un triunfo de Sinner y, muy probablemente, su ascenso al segundo puesto en la clasificación ATP.

Esta previsión pareció irse cumpliendo con el contundente 6-1 del primer set a favor de Sinner, pero se fue alejando en la medida que el tenista murciano fue mejorando su juego, mientras el tenista lombardo empezaba a fallar sus primeros servicios y sus tiros de derecha, además de mostrar molestias en una de sus piernas.

La superioridad de Alcaraz fue siendo cada vez mayor, hasta tornarse abrumadora y materializarse en el 6-3 del segundo set y en el 6-2 del tercero.

 

Más artículos

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí