7.7 C
Tepic
viernes, mayo 24, 2024
InicioNayaritCrónica | De eclipse, camarones y moños rojos

Crónica | De eclipse, camarones y moños rojos

Fecha:

spot_imgspot_img

Por Asunción Villaurrutia

Aquel 11 de julio de 1991 cuando por primera vez en México se cubría un fenómeno astronómico, Jacobo Zabludovsky junto con Talina Fernández en el programa de noticias 24 horas anunciaban el siguiente eclipse solar observable en nuestro país sería el 8 de abril del 2024. La cita se antojaba futurista pero este lunes llegó la fecha y entró por el Oceáno Pacífico para luego tocar tierra, convirtiendo a Tecuala en Punto de Partida junto con algunos otro municipios como Acaponeta y Huajicori en Nayarit para luego avanzar a otras ciudades vecinas, destacando Mazatlán, Sinaloa,  hasta cruzar la Unión Americana y Canadá.

Este lunes, la espera había terminado. Apenas eran las cinco de la mañana y el equipo de National Geographic y astrónomos llegados de la Ciudad de México, con la misma destreza que habían dado cuenta de los camarones de los botaneros tecualeños, ahora ajustaban su equipo fotográfico y telescopios para la jornada cósmica esperada por más de tres décadas.

Y a esa misma hora, comerciantes de tacos de canasta, atole y repelente para los moscos; turistas locales y foráneos; reporteros de medios de comunicación dejaban la cabecera municipal tecualense  tras el anuncio de Novillero 22 kilómetros, agave y sorgo era lo que destacaba en el camino rural que avisaba los troncales a San Felipe Aztatán, Río Viejo, Paso Hondo, Palmar de Cuautla, Ejido y Playa Novillero donde se cuentan trece cruces lo que habla de su peligrosidad, pero también de un lugar de visita obligada, El Paraíso, el único botanero del mundo sin moscas. Su blindaje con mosquiteros lo garantiza.

Alrededor de las nueve de la mañana, la fila de motocicletas, vehículos y camiones con placas del estado sede, de Jalisco y la Ciudad de México arribando a la playa era interminable. La gente llegaba buscando dos cosas:  un estacionamiento y dónde hacerse de unos lentes con iso o hechizos. Cada quien se la arregló como pudo. La Policía Municipal llegaría cuando ya casi todo mundo estaba en su lugar y los más puntillosos se quejaban de los lentes anaranjados que estaban obsequiando. “Están igual de chapulines que el candidato”, referían los más exigentes.

Y cuatro minutos antes de las diez, hora del Pacífico comenzó a oscurecerse la mañana y eso se reflejaba en el ánimo de la gente de origen asiático, norteamericano y mexicanos que se concentraron cerca de las maxiletras de Novillero. En los restaurantes y ramadas se anunciaban: camarones eclipsados con frijolitos y hartos totopos aceitosos. La hora se acercaba y unos buscaban cerveza para tenerla a la mano, los danzantes de la Delegación Ixtapalapa buscaban desesperados medio litro de gasolina para su danza prehispánica con fuego; los aficionados al café buscábamos con ansia un poco del aromático; los periodistas a quien entrevistar y sino, se entrevistaban unos a otros; las esperanzadas, unos calzones rojos porque se oía que augurarían diez años de pasión según Doña Karla del Mercado Municipal que se emocionaba por la llegada del “eclís”. Hay que protegerse de arriba abajo y sobre todo abajo, advertía

Cual deudores de la CFE, nos fueron quitando la luz a partir de las nueve con cincuenta y seis minutos encontrando el punto más negro de las once horas cinco minutos a las once horas con once minutos. Y se hizo la obscuridad y los gritos no se dejaron esperar: Oh my God!, Mon dieu! Cháaaaale. No manches! La torre de Babel pero en horizontal sobre la arena de la playa era el escenario perfecto para el par de bailarines que al fin habían conseguido líquido flamable, los etílicos su cerveza; las devotas de San Antonio, sus choninos colorados y los amantes del café, el elixir de la vida para comenzar el día, un día especial e inolvidable, este ocho de abril del dos mil veinticuatro al que ya no llegó ni Jacobo Zabludovsky ni Talina Fernández, y la fecha para anunciar que el próximo 30 de abril, será el próximo eclipse solar que se verá en nuestro país…o sea que tenemos una cita dentro de veintiocho años.

Más artículos

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí