7.7 C
Tepic
domingo, junio 23, 2024
InicioOpiniónComo eran de esperarse, la campañas de ataque

Como eran de esperarse, la campañas de ataque

Fecha:

spot_imgspot_img

En las campañas electorales, los ataques no necesariamente quitan votos a aquellos a los que van dirigidos. Eso es lo que hemos visto. Esos ataques son la materia prima de la que están hechas varias campañas, pero son reveladoras. Esos ataques eran de esperarse. Se dirigen en el plano nacional, al Presidente Andrés Manuel López Obrador. Localmente, se dirigen al Gobernador Miguel Ángel Navarro Quintero. Solamente que esos ataques pueden resultar harto contraproducentes para quienes los pagan.

Cuando los ataques se dirigen a figuras públicas que han dado buenos resultados, el tiro sale por donde no debe. Así, los ataques contra ambos mandatarios, van a tener efectos contrarios a los que esperan los que los orquestan. En ambos casos, en el del Presidente y en el del Gobernador, aquellos que han sido afectados por el combate a la corrupción, contra los privilegios, reaccionan de manera virulenta.

En el estado, las campañas llenas de ataques eran de esperarse. Las campañas electorales son el mejor escenario para tirar la piedra y esconder la mano. El gobierno navarrista ha desplegado desde el inicio de la administración estatal, una campaña para recuperar el patrimonio de los nayaritas. Esa campaña se refleja en la recuperación de cientos de miles de metros cuadrados de terrenos que habían sido robados por medio de tráfico de influencias, con prestanombres y otras mañas.

Dudo que el Gobernador se espante con los ataques en pleno proceso electoral. Esos ataques son como corderos vestidos de oveja, son como miel que oculta la hiel de los odiadores, de los que ahora lloran al verse despojados de sus privilegios o de aquellos bienes de los que se apropiaron de manera indebida.

La constitución, en el ámbito de la radiodifusión y las telecomunicaciones, prohíbe la “publicidad o propaganda presentada como información periodística o noticiosa”. Ahora, vemos como por diferentes medios se dirigen ataques que nos presentan como “información periodística o noticiosa”. No hay tontos que se la crean. Es la ley burlada por los fariseos que además se quejan de ser víctimas, son cocodrilos que lloran.

Los ataques ya eran de esperarse. Han estado presentes en la escena pública desde que se empezó a recuperar para el pueblo nayarita, el patrimonio del que había sido despojado. Los ataques contra funcionarios públicos, contra el gobierno, contra entes autónomos como la Fiscalía, así como contra sus políticas públicas, han estado presentes en la escena pública desde antes de las elecciones.

Ahora esas campañas han arreciado y seguramente que van a manifestarse como expresiones enloquecidas al final de la presente administración, al cambio de gobierno. Eso lo sabe el gobernante nayarita; seguramente se va a asegurar de que exista continuidad de gobiernos anticorrupción. Al Gobernador Navarro Quintero lo han acusado de cuanto han imaginado, pero el mandatario no se ha amedrentado porque sabía que estaba haciendo lo que él mismo denominó un “Gobierno Suicida”.

Los ataques están a la orden del día, y van desde referirse a cuestiones gubernamentales hasta meterse con la sagrada vida privada. No obstante, creo que los que pagan los ataques contra todo lo que se relacione con el gobierno navarrista, van a fracasar. Por eso los ataques van contra Morena y aliados. Los resultados van a ser contrarios a los que esperan los odiadores de MANQ y de AMLO.

Una y otra vez, esos ataques proyectan la identidad de los que los pagan. Los ataques se dirigen contra un gobernador que “quita propiedades de manera arbitraria”. Obviamente, los ataques han sido pagados por los que han sido afectados por las acciones contra la corrupción que dirigen las fuerzas conjuntas del Gobierno del Estado, de la Fiscalía General y del Poder Judicial de Nayarit.

El Gobierno del Estado que preside el doctor Navarro Quintero, la Fiscalía encabezada por el abogado Petronilo Díaz-Ponce y el Poder Judicial con la Magistrada Presidenta Aracely Ávalos Lemus, constituyen una fuerza conjunta contra la corrupción, contra la impunidad. No se trata de una campaña personal del Gobernador, ni contra nadie, ni movida por razones personales. Se trata de una Fuerza Institucional Conjunta contra la corrupción, contra el saqueo del que fue objeto el estado y sus ciudadanos, durante años. Esa campaña, además, tiene el pleno apoyo de los nayaritas bien nacidos.

Los ataques contra el Gobernador Navarro y contra lo que representa, solamente se van a traducir en un más firme apoyo a sus acciones de gobierno. La firmeza de convicciones se verá favorecida con los ataques que provienen de los que equivocadamente creían que el gobierno era de su propiedad.

Una runfla de pillos, una bola de osados aventureros y gaznápiros asociados, se habían quedado con el gobierno, con los entes “autónomos”, con el presupuesto públicos. Así endeudaron endiabladamente al estado, se robaron terrenos en Bahía de Banderas, en Tepic, en diversos lugares. Se habían repartido al estilo Coahuila, todo, absolutamente todo. Pero eso se acabó. Y los ataques solamente van a un cierre de filas accionados por los nayaritas bien nacidos.

Más artículos

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí