7.7 C
Tepic
viernes, junio 14, 2024
InicioOpiniónVolantín | En Jalisco ganó Lemus (Parte II)

Volantín | En Jalisco ganó Lemus (Parte II)

Fecha:

spot_imgspot_img

A manera de continuación de la colaboración que en este mismo espacio se publicó el pasado lunes 3 de junio y que por motivos de premura se fue con varias imprecisiones, es menester, una vez transcurridos los días y el propio Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), actualizar la información respecto de lo ocurrido.

De entrada, hay que decir que el Programa de Resultados Preliminares (PREP) de México cerró en Jalisco con el 86,3% de actas capturadas para la elección de la gubernatura, informó el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPCJ) el lunes.

Tras la jornada electoral del domingo, donde se eligieron más de 20.000 cargos públicos en todo el país, el estado de Jalisco, donde se votó por la gubernatura, ya tenía encendidos los focos de alerta debido a que la votación fue muy cerrada.

En Jalisco, el PREP, una herramienta del Instituto Nacional Electoral (INE) que procesa y publica los resultados preliminares, cerró el lunes a las 10:40 p.m. hora local. El cierre fue certificado ante notario público, y los integrantes del Comité Técnico Asesor del PREP (COTAPREP).

Mientras que aún se aguardan los resultados finales que se van a computar a partir de hoy miércoles, la candidata a la gubernatura por la coalición ‘Sigamos Haciendo Historia’, Claudia Delgadillo, desconoció los resultados del conteo rápido que presentó el IEPCJ.

“A la ciudadanía le queremos decir que tengan la tranquilidad de que vamos a defender su voluntad y la haremos valer hasta el último momento”, aseguró Delgadillo en un comunicado difundido el lunes a través de X.

Pero es cuestión de horas para que se oficialice el triunfo de Pablo Lemus Navarro, quien fue favorecido con el Voto Útil de la ciudadanía jalisciense que emitió un voto diferenciado que le favoreció al abanderado del Movimiento Ciudadano.

En Jalisco, el 41,89% de los votos se registran para el candidato a gobernador del Movimiento Ciudadano, Jesús Pablo Lemus Navarro, de acuerdo con el PREP, mientras que Delgadillo, representante del partido oficialista, tiene el 38,09%.

En un mensaje difundido en sus redes sociales, Lemus Navarro se auto proclamó ganador de la elección el domingo y lo reiteró el lunes.

 Evidentemente se puede interpretar que los jaliscienses calificaron y aprobaron el gobierno, los seis años de Enrique Alfaro Ramírez y decidieron que el movimiento naranja puede tener un sexenio más para seguir propiciando el crecimiento de este Estado.

Así pues, el color naranja seguirá siendo el distintivo de Jalisco ahora en la figura de Pablo Lemus Navarro, quien tiene experiencia en la administración pública después de haber sido alcalde de las dos principales ciudades de Jalisco, Zapopan y Guadalajara, y habrá que exigirle resultados y desearle éxito en su desempeño por el bien de los jaliscienses que le dieron su voto de confianza nuevamente ahora para cumplir esta nueva faena.

Ahora bien, en lo que se refiere a la jornada electoral dominical, ya habíamos advertido en este mismo espacio que sería un INE inexperto el que coordinaría las elecciones del pasado 2 de junio, y los riesgos que ello representaba, y lamentablemente el desempeño del Instituto Nacional Electoral bajo la égida de Guadalupe Taddei, a la que ahora ya se le reconoce como “Tarddei”, nos dio la razón con su muy deficiente accionar, su tortuguismo, con las miles de inconsistencias y con una elección que ahora sabemos será impugnada por la candidata de Fuerza y Corazón por México, Xóchitl Gálvez, quien no obstante haber reconocido la misma noche del domingo que los números no le favorecían, tras el cúmulo de irregularidades detectadas tanto por su equipo como por los propios ciudadanos, ha decidido defender sus votos y pelearlos en los tribunales.

Elementos para impugnar el proceso sobran, pero eso ya se verá conforme a los alegatos que presenten en su momento los abogados de Gálvez. De hecho, bastaría con revisar las casi 40 ocasiones en que el propio INE emitió alertas al presidente Andrés Manuel López Obrador para ordenarle se abstuviera de entrometerse en la elección; y fueron las mismas veces que el órgano electoral fue ignorado.

La inexperiencia, -le voy a llamar así al desempeño del INE porque corresponderá a los abogados de Xóchitl evidenciar las presuntas trampas, delitos y toda clase de tropelías en que pudo incurrir el órgano electoral-, ha propiciado que el proceso esté manchado. Pero en ese sentido, habrá que esperar que los procesos judiciales primero se interpongan y luego caminen, aunque desde ahora se ve cuesta arriba que le den la razón, aunque si realmente se aplica la ley, se podría echar abajo la elección.

El tema es que a la consejera presidenta del Instituto Nacional Electoral de México, le ha quedado grande la silla que de manera tan eficiente y pulcra ocupó Lorenzo Córdova Vianello, quien durante nueve años no hizo otra cosa que perfeccionar el accionar del órgano electoral hasta llevarlo a convertir en una máquina sino perfecta, muy adecuada y funcional.

Mientras que, como lo dije anteriormente, Taddei llegó prácticamente con hacha en mano a destruir todo lo que por tantos años se logró edificar.

Taddei, salió un par de veces en cadena nacional el domingo para emitir su mensaje a la nación;

En el primero de ellos, pidió a los partidos, a las coaliciones, los funcionarios, los medios, y al candidato y las candidatas asumir los resultados con prudencia, mesura y responsabilidad, luego de que Gálvez y el líder del partido Morena aseguraran que ganaron las elecciones sin ningún conteo.

Taddei añadió que “la grandeza de una democracia no se mide solamente por la participación, sino también por la capacidad de los actores de respetar las reglas del juego y aceptar los resultados con madurez y responsabilidad”.

Una muy temblorosa Taddei salió más tarde a dar los resultados de la elección. Cantó un contundente triunfo de Claudia Sheinbaum y concedió a Morena mayorías calificadas en las Cámaras.

Parecía que todo había terminado cuando más tarde Xóchitl Gálvez reconoció el triunfo de Sheinbaum, pero algo cambió y la elección a la presidencia de la República tendrá que pasar por tribunales.

Será prácticamente titánico -por no decir imposible- que Xóchitl pueda lograr revertir una ventaja de alrededor de 18 millones de votos, pero dice en dicho que, “de lo perdido lo encontrado”, y vamos a ver para qué le alcanza.

@salvadorcosio1

Más artículos

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí