Publicidad

Opinión

Tokio 2020 2.0. Los Juegos Paralímpicos

Publicidad

Por José Luis Olimón Nolasco

Septiembre 07, 2021 | 08:48 am

Hace apenas unas horas, ha tenido lugar la ceremonia de clausura de los Juegos Paralímpicos Tokio 2020…

Suscríbete

Y recibe diariamente la versión
impresa digital a tu correo

Impresionante, en verdad, la “simbólica” del final de unos juegos —olímpicos y paralímpicos— sui generis: amenazados en su realización, objeto de resistencia y de protestas por el riesgo que representaban para una nación que había manejado de manera casi ejemplar la pandemia de la Covid-19 y que, sin embargo, alcanzó —dentro de las limitaciones derivadas de las condiciones para su realización— momento inolvidables y memorables, como los minutos finales de la clausura de estos juegos a los que he denominado Tokio 2020 2.0, porque muestran uno de los esfuerzos más loables de inclusión de ese 15% de la población mundial que padece alguna discapacidad.

En verdad, conmovedor el momento del arrío de la bandera paralímpica —esa bandera blanca con tres elementos en rojo, azul y verde, los colores más presentes en las banderas de todo el mundo, cuyo sentido dinámico representa el lema paralímpico “Espíritu en movimiento”— y, más aún, la interpretación de What a wonderful world —esa hermosa canción compuesta por Louis Armstrong— con Gohei Nishikawa al piano y la interpretación de Atsushi Okuno en un primer momento, con la intervención, en un segundo tempo también de Yuina Koshio con su voz y Kimi con un muy estético lenguaje de señas, posteriormente, un coro infantil y, finalmente un “solo de piano” mientras se extinguiera el fuego y se cerraba el pebetero que albergó a la flama olímpica y paralímpica que permaneció encendido con energía “verde”…

Es probable, que quienes lleguen a leer estas palabras paralímpicas no hayan sido testigos presenciales del desarrollo de estos juegos. Probablemente, en un momento u otro, se habrán enterado —al igual que yo— de las medallas que los miembros de la delegación mexicana iban cosechando poco a poco; que nuestros representantes paralímpicos sí fueron capaces de alcanzar preseas de oro y plata y que a pesar de ser una delegación de 60 atletas obtuvieron un total de 22 medallas [7 de oro, 2 de plata y 13 de bronce] y ocuparon, como delegación, el 20° lugar entre todos los países participantes de acuerdo con la clasificación que toma como criterio las medallas de oro obtenidas y el 18° de acuerdo con el número de medallas totales.

De las 22 medallas obtenidas, 10 se consiguieron en pruebas de natación, 8 se en pruebas de atletismo, 2 en judo, 1 en levantamiento de pesas y 1 en Tae kwon do, lo cual, de alguna manera, se puede considerar “normal” ya que 42 de los 60 atletas —29 mujeres y 31 varones— compitieron en atletismo y natación. Desde ese punto de vista, se puede considerar que la participación más destacada se dio en judo, ya que los dos judocas —una mujer y un varón— que formaron parte de la delegación, obtuvieron sendas medallas de bronce.

Reconociendo que la expresión “las comparaciones son odiosas” tiene algo de verdad, no dejan de ser ilustrativas, incluso cuando lo que se compara no sea del todo comparable. Por ello, me atrevo a mencionar algunas.

Es obvia la gran diferencia que se puede descubrir en la “productividad” de los atletas mexicanos olímpicos y paralímpicos, un fenómeno que no es nuevo, pero que no deja de dar qué pensar.

En otro orden de cosas, siendo, sin duda alguna, loable la participación de nuestros atletas en estos juegos, es pertinente revisar la participación de las delegaciones paralímpicas que han representado a nuestro país desde los Primeros Juegos Paralímpicos realizados en Heidelberg, Alemania, inmediatamente después de los XX Juegos Olímpicos Múnich 1972…

Hasta la fecha, en las 13 ediciones de los Juegos Paralímpicos, las y los atletas mexicanos han obtenido un total de 311 medallas [104 de oro, 92 de plata y 115 de bronce] y ha sido en los juegos de Arhem, Países Bajos en 1980 con 42 medallas, Toronto 1976 con 39 y Nueva York, Estados Unidos y Stoke Madville, Reino Unido 1984 con 37 medallas, en los que mayor número de medallas se han obtenido y los juegos de Barcelona 1992 con 11 y Atlanta 1996 con 12, aquellos en los que el número de medallas obtenidas fue menor, además, de los ya mencionados juegos de Heildelberg 1972 en los que nuestra delegación no obtuvo ninguna medalla.

Una última comparación que vuelve a mostrar que también en el deporte paralímpico “hay niveles”: los países que más medallas obtuvieron en “Tokio 2020 2-0” fueron: China con 207 medallas; Gran Bretaña, con 124, el Comité Olímpico Ruso con 118 y los Estados Unidos con 104…

Los Juegos Olímpicos y Paralímpicos Tokio 2020 han concluido…

Ahora, la “mirada deportiva” se enfoca hacia París 2023 en materia olímpica y paralímpica y hacia el París San Germain en el “deporte de las multitudes”, con la esperanza de ver “magia sobre el césped” desplegada por el “tridente” Mbappé, Neymar y Messi y, quizás, verle alcanzar, finalmente, la anhelada Copa de la UEFA Champions League.

Veremos y diremos, como decía Don Alberto Casillas Larios…

Publicidad

Publicidad

Más de Opinión


Publicidad

Síguenos

Visita nuestras redes sociales y mira las noticias mas actuales

Edición Impresa

Descarga nuestras versiones impresas en formato PDF

NayaritVallartaSocialesSeguridad

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

Meridiano.mx