Publicidad

Opinión

EN PICADA, INVESTIGACIÓN Y BECAS AL EXTRANJERO

Volantín

Por Salvador Cosío Gaona

Septiembre 16, 2021 | 11:21 pm

Menos personal dedicado a la ciencia, menos becas al extranjero y menos acuerdos de cooperación internacional, son resultado de los tres años de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, siendo que el presupuesto y el número de proyectos de investigación apoyados tuvo una caída de 56 por ciento.  

Suscríbete

Y recibe diariamente la versión
impresa digital a tu correo

De acuerdo con información del Tercer Informe de Gobierno del presidente López Obrador, en 2019, el gobierno federal apoyó mil 734 proyectos de investigación a través del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), pero el año siguiente sólo 758 tuvieron financiamiento público (56% menos); y hasta junio de 2021 apenas suman 108 proyectos.

En el cuadro estadístico “Actividades de fomento científico y desarrollo tecnológico”, se explica que los proyectos científicos apoyados hasta 2019 provenían de “los Programas de Fondos Mixtos, Fondos Sectoriales, de Estímulos a la Innovación, de Infraestructura y de Atención a Problemas Nacionales”.

Dichos fondos fueron parte de los fideicomisos desaparecidos a partir del decreto de extinción del presidente López Obrador desde abril de 2020, y mediante el cual obligaba a las instituciones que tenían fideicomisos a su cargo, entre ellos el Conacyt, a “abstenerse de ejercer o comprometer recursos públicos federales con cargo a los fideicomisos” a partir de esa fecha, es decir, ya no podían utilizar los recursos.

Un mes después, la directora del Conacyt, Elena Álvarez Buylla, informó a la Cámara de Diputados que había comenzado la extinción, aunque el proceso concluyó hasta el 11 de octubre, cuando fueron publicadas las reformas a la Ley de Ciencia y Tecnología en el Diario Oficial de la Federación.

El impacto ocurrió en lo inmediato, pues “cada fondo sectorial que el Conacyt tenía con distintas dependencias eran administradas a través de esos fideicomisos y tras la extinción de fideicomisos se dejaron de emitir convocatorias de todos ellos. La ecuación es muy simple: si se reduce el número de convocatorias habrá menos proyectos”, explica David Romero, investigador del Centro de Ciencias Genómicas de la UNAM e integrante de la Red ProCiencia.

El también expresidente de la Sociedad Mexicana de Bioquímica, aseguró que mientras antes de 2019 había 36 convocatorias al año, en esta administración disminuyó a 10 convocatorias, y éstas sólo fueron a través del nuevo mecanismo llamado Programas Nacionales Estratégicos (Pronaces).

De hecho en la estadística del Informe de Gobierno también se observa la caída en el número de proyectos registrados. Mientras en 2019 hubo 28 mil 866 proyectos registrados, en 2020 bajó a 27 mil 268 y en 2021 van 18, 400.

Los fideicomisos funcionaban para financiar proyectos y becas plurianuales, lo que evitaba depender sólo de asignaciones del presupuesto anual. Aunque el Conacyt no ha informado el monto final de los 65 fideicomisos extintos, sólo el Fondo Conacyt-Secretaría de Energía tenía 13 mil 189 millones de pesos hasta el primer trimestre de 2021, de acuerdo con los informes de la Secretaría de Hacienda, y estaba enfocado en promover acciones para la transición energética, incluyendo la formación de capital humano a través de becas a estudiantes de maestría y doctorado.

En esto último también hubo una caída, sobre todo en los posgrados al extranjero, pues mientras en 2018 hubo 3 mil 313 becados, en 2019 hubo 2 mil 722, es decir 591 menos. Para 2020 bajó a 2 mil 168 y en 2021 registraron 2 mil 521, el menor número entre los últimos nueve años.

Aunque la pandemia también pudo tener impacto en esto último por las complicaciones en trámites migratorios, o cierre de escuelas para clases presenciales, “al menos estarían registrados” y tener clase en línea, explica David Romero, por lo que la pandemia no sería la única explicación.

Además, el número de convocatorias para estudios en el extranjero también ha disminuido, como se reportó en julio pasado. Y la convocatoria de este año, por ejemplo, fue lanzada el 24 de agosto, pese a que las clases en el extranjero inician en septiembre.

También en la actual administración prácticamente se han dejado de hacer convenios de cooperación Internacional, pues mientras en 2018 hubo 63, para el primer año del actual gobierno bajó a 3. En 2020 hubo 4 y 1 en lo que va de 2021.

Entre 2019 y 2021, México tiene 5 mil 383 personas menos haciendo trabajo científico y tecnológico, pues mientras en 2018, el último año de gobierno de Enrique Peña Nieto hubo 38 mil 635 integrantes del personal científico, en 2021 hay 33 mil 343.

Hay que recordar que el presidente López Obrador acusó corrupción en los fideicomisos en diferentes áreas, aunque hasta el momento su gobierno no ha mostrado las pruebas de desvío en cada uno de los que decidió extinguir desde el 20 de octubre de 2020, a través de un decreto que reformó 17 leyes para desaparecer los fideicomisos que lo mismo apoyaban las becas estudiantiles que al cine nacional, deportistas de alto rendimiento o afrontaba las catástrofes naturales, entre otros. 

Su decisión, como ya se dijo, está impactando directamente también a más de 300 estudiantes de maestría y doctorado en el extranjero que recibían recursos de uno de dichos fideicomisos a través de una beca, y que les representó la única oportunidad de hacer estudios fuera del país, pues ni ellos ni sus familias podrían solventar ese gasto. 

Se trata del fideicomiso Conacyt-Sener, que hasta el primer trimestre de este año tenía una bolsa de 13 mil 189 millones de pesos, de acuerdo con los informes de la Secretaría de Hacienda, y estaba enfocado en promover acciones para la transición energética, incluyendo la formación de capital humano, como es el caso de los estudiantes de maestría y doctorado. 

Según el decreto, el Conacyt tenía de plazo hasta el 30 de junio de 2021 para que transfiriera los recursos a la Tesorería de la Federación, es decir, que dichos montos estuviesen disponibles para gastarlos en lo que el gobierno federal decida, pues ni siquiera están etiquetados en el Presupuesto de la Federación. 

Sin embargo, hay 120 jóvenes estudiando en el extranjero con base en este fideicomiso, de los cuales, 42 están próximos a cumplir el plazo de tres años de doctorado y en espera de la respuesta para ampliar su estancia debido a que la pandemia atrasó sus proyectos de investigación; mientras que 204 más ya concluyeron sus estudios, pero el Conacyt no les ha hecho el trámite de liberación. 

En las disposiciones de las becas está previsto la ampliación del periodo de cada doctorado o maestría, que va de los 3 a 5 años, sobre todo por “causas de fuerza mayor”, por eso es que creían que en medio de la pandemia, el Conacyt aprobaría la extensión de su beca, pues los laboratorios estuvieron cerrados y la movilidad dentro de las ciudades europeas fue restringida de manera estricta, lo que obviamente impactó en el desarrollo de sus proyectos de investigación.

Pero hasta el momento siguen sin tener respuesta. No saben ya cumplido el plazo de desaparición del fideicomiso, el Conacyt reservó recursos para pagar la extensión de sus becas o no. Si lo considera como compromiso establecido o como compromiso nuevo. Esto porque según el decreto de extinción de los fideicomisos, cada institución no debía contraer ‘nuevos compromisos de pago’. 

Con información de Animal Político

Opinion.salcosga@hotmail.com

@salvadorcosio1 

 

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Más de Opinión


Publicidad

Síguenos

Visita nuestras redes sociales y mira las noticias mas actuales

Edición Impresa

Descarga nuestras versiones impresas en formato PDF

NayaritVallartaSocialesSeguridad

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

Meridiano.mx