Opinión

“La muda del habitante al ciudadano”

Por Mariana C. Zayas

Octubre 23, 2021 | 10-23 am

Estimado lector, el pasado artículo compartí un par de reflexiones acerca de la importancia que radica identificar nuestra función como ciudadanos en el espacio, un espacio social, colectivo, público, que cada día exige que seamos más conscientes de nuestras acciones y más responsables de nuestros actos.

Suscríbete

Y recibe diariamente la versión
impresa digital a tu correo

El artículo de hoy se titula “La muda del habitante al ciudadano”, según las últimas estimaciones realizadas por la organización de las Naciones Unidas se estima una población mundial de 7 mil 800 millones de habitantes, de los cuales el Banco Mundial señaló en el 2020 que el 56% vive en las ciudades, ese porcentaje se espera que aumente en los próximos 30 años, hasta llegar a un 68%, aunque las áreas urbanas cubren menos del 3% de la superficie de la tierra, son responsables de generar aproximadamente el 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), además consumir grandes cantidades de recursos hídricos, energía, de generación de residuos sólidos, además del alto consumo de recursos naturales.

Antes de esta nueva normalidad, seguramente les paso una vez por su mente la idea de que, lo que pasaba en China no repercutiría en nuestro país y la realidad es que la Pandemia mostró que gracias a nuestra tecnología y a nuestros sistemas de transporte y comunicación, los problemas de un lugar remoto del mundo pueden viajar con tal rapidez ocasionando serias repercusiones.

No estamos solos, habitamos un planeta lleno de vida y de diversidad biológica, no estamos solos y debemos ser conscientes de ello, la sustentabilidad, la sostenibilidad son términos que se acuñaron hace 60 años, que están dirigidos a preservar y cuidar los recursos naturales por generaciones, para que los futuros habitantes encuentren un mejor mundo.

La pregunta es: ¿Qué hemos hecho para lograrlo? ¿Qué compromisos hemos realizado con nuestro entorno? ¿Cómo debemos actuar para mejorar las condiciones en las que vivimos?, el mundo requiere que seamos más conscientes y reflexivos, nos necesita despiertos e informados, unidos y consolidados.

¿Por qué la muda del habitante al ciudadano? El habitante es aquel ser se encuentra presente en el espacio, que lo adecua de acuerdo a sus necesidades y posibilidades sobre todo para su resguardo y protección, en el habitar derivan todas las actividades que realizamos en el espacio, pero si a ese verbo lo hacemos un verbo más activo y más dependiente del ser humano que del  espacio empezamos a crear relaciones físicas con el entorno, no sólo con nuestra presencia, sino, con nuestra conciencia.

En ese despertar pasamos de ser habitantes a ser ciudadanos del entorno “el fundamental carácter del habitar es disponer y preservar” no sólo habitar y ocupar un lugar en el espacio, sino encontrarle sentido a nuestra función dentro del espacio.

¿Cómo dejar de ser un habitante y convertirse en ciudadano? No es una tarea fácil requiere de seres humanos reflexivos, que hagan vínculos con el espacio, a través esas experiencias es como podemos rescatar nuestra conciencia, generando lazos, creando identidad con el ó los espacios, para lograr con ello el cuidado y la preservación del mismo.

¿Tú que eres? ¿Un habitante o un ciudadano?, el simple hecho de sentirnos dudosos, ya nos hace conscientes y ese es el primer paso, es probable que hoy haya comenzado la muda.  

Más de Opinión


Síguenos

Visita nuestras redes sociales y mira las noticias mas actuales

Edición Impresa

Descarga nuestras versiones impresas en formato PDF

NayaritVallartaSocialesSeguridad

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

Meridiano.mx